5 falsos mitos sobre los gatos

Al hablar de animales de compañía, los gatos tienen un papel fundamental. Tanto es así, que cada vez son más las personas que deciden compartir sus vidas con un felino, y por ello el gato es el segundo animal de compañía más habitual.

Sin embargo, este maravilloso animal está rodeado de mitos y falsas creencias que le han perseguido durante mucho tiempo a lo largo de la historia. En este artículo desmentiremos 5 falsos mitos felinos, para seguir demostrando que los gatos son animales enigmáticos pero maravillosos.

1. Los gatos son muy dormilones.

En condiciones silvestres, estos felinos pasan la mayor parte de su tiempo activos por dos motivos: buscar presas para alimentarse y recorrer el territorio en el que viven.

En casa, sin embargo, disponen de alimento todo el tiempo y el territorio que tienen que recorrer es muy limitado. Además cuentan con pocos estímulos a los que prestar atención por lo que, al no tener que invertir mucho tiempo en sus actividades principales, a los gatos de casa “no les queda otra” que dormir o estar inactivos.

Para compensar esto, es fundamental proporcionar un ambiente rico en estímulos y jugar con nuestro gato todos los días; basta con jugar unos minutos varias veces. De esta forma, no solo estará más activo y evitará posibles problemas de obesidad, sino que le daremos la oportunidad de satisfacer ciertas conductas necesarias para él.

2. Los gatos negros dan mala suerte.

Es uno de los mitos más infundados, a pesar de que no tiene ninguna base científica. La buena o mala suerte no tiene que ver con los gatos, y mucho menos con su color.

De hecho, ¿sabías que los gatos negros, y blancos y negros suelen ser más dóciles? No es el único requisito, pero se sabe que estas capas están relacionadas con un temperamento más dócil. Esto se debe a que algunos genes codifican caracteres tanto físicos (en este caso el color del pelo) como conductuales. Un gato negro, procedente de un padre dócil y que es debidamente socializado será un animal tremendamente dócil y cariñoso.

3. Los gatos son solitarios.

Es cierto que no son animales tan gregarios como el perro, pero es falso que no puedan establecer relaciones sociales. A diferencia de su antecesor, el gato salvaje africano, nuestros felinos domésticos son capaces de convivir con otros congéneres. Tanto es así, que forman colonias en condiciones silvestres cuando hay recursos suficientes. De hecho, el tamaño de las colonias depende de la disponibilidad de alimento que haya en la zona. Los machos sí que tienden a ser animales más solitarios la mayor parte del año, pero si socializamos y habituamos desde pequeño a nuestro gatito a convivir con otros gatos, con personas y con otros animales, podrá hacerlo sin problemas, formando parte de nuestra familia.

4. Esos ojos brillantes son el mal.

Otro de los falsos mitos felinos que persiguió a los gatos durante mucho tiempo. Los ojos brillantes del gato en la oscuridad no son más que una adaptación magnífica. Los gatos son particularmente activos en las horas crepusculares y nocturnas. Para poder cazar en condiciones de poca luminosidad, cuentan con una estructura detrás de la retina llamada tapetum lucidum, que hace que las partículas de luz “reboten” nuevamente a la retina para aprovecharlas al máximo. De esta forma, los gatos ven mejor que nosotros (y que los perros) en condiciones de baja luminosidad (en la oscuridad completa no ven absolutamente nada, como nos ocurre a todos). Lo que vemos brillar en los ojos del gato cuando hay poca luz es precisamente el tapetum lucidum.

5. Lo rompen todo en casa.

Mucha gente no se decide a tener un gato como compañero por si le destroza los muebles, las cortinas, las alfombras,… a base de arañazos. Sin embargo, los gatos no son animales “destructivos” a los que les encanta arañar nuestras cosas.

Un gato araña por varios motivos, como el marcaje (una de las formas de marcaje es mediante el arañado, ya que producen feromonas en las glándulas interdigitales), la falta de actividad, etc.

Para evitar que nuestro felino arañe el mobiliario de casa, bastará con proporcionarle uno o dos rascadores y con darle la actividad que necesita a lo largo del día, para reducir su frustración y falta de estimulación.

Como ves, algunos de los mitos más extendidos acerca de los gatos son totalmente falsos. Si estás pensando en compartir tu vida con un felino, preocúpate de conocer qué necesidades tiene y qué cuidados necesita. Infórmate acerca de su comportamiento y las necesidades que debes cubrir para evitar algunos problemas. Pero, desde luego, no hagas ningún caso de falsos mitos felinos, ya que tomar la decisión de no compartir nuestra vida con un gato en base a todos los bulos que existen a su alrededor, nos privará de la oportunidad de convivir con uno de los animales más fascinantes que existen.

Adetcan

Borja Ros Villanueva, veterinario y etólogo en Adetcan.\

Adetcan es un proyecto formado por dos veterinarios etólogos y educadores caninos que prestan servicios de asesoramiento, prevención, diagnóstico y tratamiento de problemas de conducta en perros y gatos. El servicio es a domicilio. Estamos en Santiago de Compostela pero trabajamos en toda Galicia.