Adiestradores caninos: 6 consejos para encontrar al mejor

Hoy en día son cada vez más los propietarios que se preocupan por el bienestar y la educación de sus perros. Por eso, cada vez hay más gente que demanda los servicios de un buen profesional canino. Aunque esto puede parecer una tarea sencilla, no siempre lo es. Escoger a un buen profesional es esencial para educar correctamente a nuestro peludo y para resolver un problema de comportamiento que nos resulte molesto o inapropiado. De lo contrario, las consecuencias sobre su bienestar y la relación que mantenemos con nuestro perro podrían ser desastrosas.

En este artículo describimos algunas claves importantes a la hora de escoger un buen profesional para nuestro perro.

1. Acudir al profesional adecuado.

Según lo que estemos buscando, deberemos recurrir a un tipo de profesional u otro. Si lo que queremos es enseñar una serie de ejercicios u órdenes de obediencia básica, un adiestrador canino nos podrá ayudar. También podemos buscar un adiestrador para enseñar a nuestro perrete algunos deportes y disciplinas caninas como agility, OCI (obediencia clase internacional),…

Pero si estamos buscando a un profesional que nos ayude a solucionar un problema de conducta o que nos guíe en cómo educar a nuestro perro para que tenga un comportamiento adecuado en el día a día, debemos acudir a un etólogo y a un educador. El etólogo clínico podrá diagnosticar el problema de nuestra mascota y plantear el tratamiento a seguir. Por su parte, el educador podrá llevar a cabo el programa de modificación de conducta correspondiente.

2. ¿Qué técnicas emplea para enseñar al perro o corregir problemas?

Este es uno de los puntos clave. Hace unas décadas el adiestramiento, la educación canina y la modificación de conducta se basaban en métodos tradicionales que empleaban castigos positivos (es decir, la aplicación de estímulos aversivos que desaparecían cuando el perro hacía lo que esperábamos).

Sin embargo, hoy en día hay evidencias científicas de sobra para NO emplear estos métodos. Las consecuencias para el bienestar físico y emocional del perro son terribles: miedo, frustración, dolor, conductas agresivas,… que van a socavar el vínculo que tenemos con él.

Tanto el adiestramiento como la educación de nuestro perro deben basarse en el uso de refuerzos positivos, ya que éstos aumentan las probabilidades de que vuelvan a realizar la conducta que deseamos. Se trata de reforzar las conductas positivas y tratar de minimizar los errores y las conductas negativas para prevenir futuros problemas. Por lo tanto, asegúrate de escoger a un profesional que use técnicas respetuosas con tu compañero, respetando siempre su bienestar. Además, el profesional debe estar actualizado en sus conocimientos y técnicas de trabajo, pues la ciencia avanza a diario y técnicas basadas en castigos y estímulos aversivos están totalmente obsoletas.

3. La experiencia es un grado.

Cuanto mayor sea la experiencia del profesional, más probabilidades tendrás de acertar. Un adiestrador, educador o etólogo con experiencia, será capaz de identificar mejor los problemas, anticiparse a ellos y aplicar técnicas adecuadas para trabajar con tu perrete. Cada can es un mundo, y el profesional debe adaptarse a cada situación, a cada perro. Cuanta más experiencia tenga, más recursos conocerá para poder aplicar en la educación o el adiestramiento.

4. Honestidad y sentido común.

Debes huir de aquellos que te aseguran “remedios” o soluciones rápidas y sencillas. El adiestramiento, la educación canina y la modificación de conducta requieren tiempo y trabajo.

El proceso de aprendizaje por el que pasará tu perro es algo progresivo. Nuestros peludos no son máquinas, por lo que no aprenden de un día para otro. No importa si hablamos de enseñar un ejercicio nuevo al perro o de modificar una conducta problemática, en ambos casos necesitaremos trabajar y dedicar un tiempo importante.

Por tanto, un buen profesional debe advertirte que será necesario invertir tiempo, y trabajo diarios para lograr los objetivos esperados.

5. Hacerte partícipe en el proceso.

Quien convive día a día con el perro eres tú, por tanto, debes implicarte en su adiestramiento y educación. De nada sirve que alguien adiestre a tu perro por ti si no te enseña cómo mantener ese adiestramiento y esa educación.

Un buen profesional no solo enseña al perro a realizar un ejercicio, a comportarse de una determinada manera o le ayuda a gestionar una determinada situación; también implica al propietario, le enseña a enseñar a su compañero, a cómo ayudarle a gestionar situaciones difíciles. De esta forma, el vínculo entre el perro y tú se verá reforzado y tu perro aprenderá a confiar en ti.

6. Hacer que el perro disfrute.

Si las clases de adiestramiento o educación transcurren en un ambiente positivo, donde se intercalan el juego y las sesiones de trabajo, y además el perro recibe recompensas en forma de cariño, juego, comida,… será quien más las disfrute.

Nadie mejor que tú podrá valorar si tu compañero disfruta en compañía del profesional. Y esto es otra de las claves fundamentales, ya que si no existe respeto y confianza mutua será más difícil y costará más que el perro aprenda. Un buen profesional conseguirá que tu compi se lo pase genial en las clases a la vez que va aprendiendo los distintos ejercicios y conductas que le estáis enseñando.

Como ves, la elección de un buen profesional es esencial. Debes escoger al profesional más adecuado según lo que desees para tu perro: adiestramiento, educación o tratamiento de problemas conductuales. Asegúrate de que sea un profesional con experiencia, conocimientos actualizados y, sobre todo, que base su trabajo en técnicas respetuosas con el bienestar de tu perro y que te haga partícipe del trabajo que queda por delante. De esta forma, todos disfrutaréis más de las clases y tanto tu peludo como tú aprenderéis juntos.

Adetcan logo

Borja Ros Villanueva, veterinario y etólogo en Adetcan.\

Adetcan es un proyecto formado por dos veterinarios etólogos y educadores caninos que prestan servicios de asesoramiento, prevención, diagnóstico y tratamiento de problemas de conducta en perros y gatos. El servicio es a domicilio. Estamos en Santiago de Compostela pero trabajamos en toda Galicia.

¿Qué temas te interesan?
En Barkibu queremos conocer los intereses de nuestros PetLovers. Ahora puedes decirnos qué temas te gustaría que tratase nuestro equipo de veterinarios en próximos artículos. Haz click en el botón para sugerir un tema: