Beneficios psicológicos de adoptar y tener un perro para un niño

Como padres, y ante el nacimiento de nuestro primer hijo, es posible que nos preguntemos si es el momento de adoptar un perro, de si el que tenemos ya en casa se llevará bien con nuestro bebé o cómo afectará a su crecimiento la presencia de un perrete en nuestro hogar. Desde Barkibu queremos recomendaros y animaros a que ambos convivan, pues lo cierto es que estudios científicos han probado y demostrado que se producen beneficios psicológicos y físicos en el niño al tener a un perro cerca, a su nuevo mejor amigo y a crecer con él.

Hay varias maneras de afrontar la adopción teniendo hijos. Todo depende de que el niño nazca y ya esté vuestro perro en casa, en cuyo caso, obviamente ya lo tenéis, o de que vayáis juntos a un refugio a adoptarlo. Esta segunda opción es una excelente manera de enseñarle a tu hijo cómo se salva una vida, logrando que en ese primer encuentro se sienta responsable de él. Acudir a un refugio de animales le enseñará que hay gente que abandona a los animales, pero también que hay personas maravillosas que los cuidan y los amparan.

maltrato

Visitar un refugio le enseñará lecciones de responsabilidad, cuidado y respeto

Antes de ir a una protectora, llamad primero y decid que vais con vuestro hijo para adoptar a un perro. Con un poco de suerte tendrán un ratito para explicaros su trabajo, su labor y concienciarle de que es importante cuidar a los animales y a la naturaleza. Eso le hará ser más responsable, madurar, y ser consciente de la importancia de adoptar con cabeza y de dar amor a quienes lo necesitan, a vuestro nuevo perro en este caso. Será una lección que extrapolará a todos los ámbitos de su vida.

Si el perro ya está en vuestra casa cuando llega el bebé es importante que toméis medidas para evitar los posibles celos que puedan producirse por parte del animal. Cabe la posibilidad de que vuestro perro sienta celos si, previamente a la llegada de vuestro hijo, lo tratabais a él como tal, lo que percibe en vuestra actitud o tono al hablarle. Si cuando seáis uno más en casa notáis que su humor cambia, que gruñe o protesta, tomadlo como una advertencia para imponerle normas y marcar las diferencias entre él y el bebé. Si veis que esta situación se complica, no dudéis en consultar con nuestro equipo de veterinarios online, para eso estamos.

pitbull

Si notáis que surgen celos en vuestro perro, pedidnos más información sobre cómo actuar

Sea de un modo o de otro, tu hijo y tu perro están hechos para hacerse inseparables. Un animal estimula el crecimiento cognitivo de un menor pues le hace relacionarse con un ser de conductas no humanas, que se muestra leal a él, que le sigue y le acompaña. En ocasiones resulta difícil que tu hijo aprenda a jugar solo o a entretenerse, pero con un perro se consigue antes, pues al jugar con él disfruta de su propia independencia, también a entender sus propias emociones.

Los perros tienen una hermosa cualidad por la que se han ganado un lugar de honor en nuestras vidas, son capaces de percibir nuestras penas y alegrías, lo que sentimos y lo que nos pasa, anticipándose a nuestras propias acciones y dándonos cariño cuando más lo necesitamos. Esto supone una poderosa educación en empatía, que hará que tu hijo adquiera de manera innata la capacidad de comprender a los demás y de entenderse también a sí mismo.

maltrato

Los perros no solo colaboran en su crecimiento emocional, también físico

A todos estos beneficios psicólogicos se le suman los físicos. Parece mentira, pero ahora no es tan fácil que salgan a disfrutar del parque o del aire libre. Si tu hijo adquiere un vínculo de afecto con el perro que habéis adoptado querrá sacarlo a pasear y correr a su lado, lo que lo empujará a relacionarse con otros niños que hacen lo mismo, ampliando su círculo de amigos y disfrutando de la calle. Pero mucho antes de esto, antes de que tenga diecisiéis o quince años y pueda salir solo con él, su amigo de cuatro patas le hará correr, jugar, dar vueltas, reír y disfrutar haciendo ejercicio. Un perro le descubrirá las maravillas del deporte, descubriendo cualidades de él mismo mientras lo hace.

Es por todos estos motivos por los que os animamos a que adoptéis un perro con vuestro hijo, que le hagáis responsable de él y que disfrutéis viendo cómo ambos caminan juntos por la vida. Del mismo modo que os recomendamos la adopción, no os aconsejamos que lo compréis. No es conveniente que vuestro hijo vea que se le pone precio a la vida, es mucho mejor que reciba a su nuevo compañero de juegos con responsabilidad y sabiendo que le ha salvado de una terrible situación, ¿no os parece?

¿Qué temas te interesan?
En Barkibu queremos conocer los intereses de nuestros PetLovers. Ahora puedes decirnos qué temas te gustaría que tratase nuestro equipo de veterinarios en próximos artículos. Haz click en el botón para sugerir un tema: