El presidente de Francia adopta a su perro, di no a la compra de animales

Hay quienes piensan que los que tienen dinero compran un perro y los que no lo adoptan. Si conocéis a alguien con esa retorcida manera de pensar compartid con él esta historia.

Hay un nuevo inquilino en el Elíseo, la versión francesa de la Casa Blanca. Se trata de Nemo, un precioso cruce de grifon con labrador negro de dos añitos que acompaña al presidente Macron allí a donde va. El presidente francés no lo ha comprado, a acudido a la sociedad protectora de animales de Tulle y lo ha rescatado, llevándolo a vivir con su familia a su casa.

El mandatario francés ha adoptado a un labrador negro

Nemo, nombre que le ha puesto el presidente en honor a la obra de Julio Verne, es un perro juguetón y cariñoso que ya se ha acostumbrado a disfrutar de los lujos y comodidades de su nueva vida. Estad atentos al telediario cuando retratan las apariciones de Macron, porque es fácil verlo acompañado del encantador Nemo cuando se encuentra dando una declaración en el Elíseo.

Que los presidentes franceses disfruten de la compañía de perros adoptados no es algo nuevo. El de Hollande se llama Philae, otro precioso labrador negro que a día de hoy sigue haciéndole compañía. Existen multitud de historias y de anécdotas de los presidentes galos con sus compañeros. Hay dos muy especiales, una por divertida y otra por emotiva.

¿Casualidad? Hollande también comparte su vida con un labrador negro

La primera es la que le sucedió a Hollande y a Bruni, ¿sabías que los perros que vivían con el matrimonio arrasaron con los muebles de su salón en el año 2012? La reparación les costó 6.000 euros. Otra historia, mucho más bonita, es la del presidente Miterrand. Su perro y fiel amigo le esperó a la puerta de la iglesia mientras se celebraba su funeral, quizás esperando a que saliera de allí por su propio pie.

Macron y Nemo nos recuerdan que la única opción sensata para llevar a un perro a nuestro hogar es la adopción. Salvarás una vida e introducirás en tu vida a un ser cariñoso y lleno de amor. Por cierto, no solo los presidentes franceses cuentan con una larga tradición perruna, también los americanos. Ya que sacamos el tema, ¿sabes cuál es el único presidente de Estados Unidos que no ha llegado acompañado por un perro a la Casa Blanca? Sí, Donald Trump. Que cada uno saque sus propias conclusiones.

¿Qué temas te interesan?
En Barkibu queremos conocer los intereses de nuestros PetLovers. Ahora puedes decirnos qué temas te gustaría que tratase nuestro equipo de veterinarios en próximos artículos. Haz click en el botón para sugerir un tema: