Enfermedades comunes en hurones y sus síntomas

Los hurones son unos animales fantásticos pero muy sensibles. Antes de adoptar uno de estos bonitos seres, tienes que conocer las enfermedades que pueden tener y cómo identificar los síntomas de una posible patología.

Antes de empezar a contarte cuáles son las enfermedades más comunes de los hurones, queremos darte unos consejos de carácter general. Tienes que ser muy cariñoso con tu nuevo amigo porque tiende a sufrir estrés. El estrés suele estar asociado a cambios repentinos en su vida, como por ejemplo: una mudanza.

Tendrás que tener un laxante para tu hurón a mano, pues es frecuente que se formen bolas de pelo en su tracto digestivo al lamer su pelaje para acicalarse. Estos animales corren también el riego de deshidratarse, por lo que necesitan tener agua fresca siempre al alcance de sus patitas. Son también muy curiosos, lo que les puede llevar a sufrir algún que otro accidente, como tragar objetos que le pueden hacer daño. Antes de adoptar a tu hurón te recomendamos que te intereses por su historial genético, porque puede ser propenso a padecer cáncer, algo bastante común en su especie.

Tras estos consejos, analicemos qué síntomas indican que pueden tener alguna de las enfermedades más comunes que se conocen en hurones.

Mi hurón se rasca mucho las orejas, ¿qué puedo hacer?

Este síntoma revela una de las dolencias más típicas en hurones: sarna ótica. Tranquilo, no es nada grave y tan solo hay que administrarle un tratamiento antiparasitario. Consulta a nuestros veterinarios sobre el tratamiento que necesita.

A mi hurón le pica todo el cuerpo y no para de rascarse

Si no se rasca solo las orejas, sino todo el cuerpo, estamos hablando de sarna sarcóptica, una enfermedad producida por un ácaro. Tampoco es muy grave pero te obligará a desinfectar toda la ropa que haya tocado y consultar con tu veterinario.

A mi hurón se le cae mucho el pelo, ¿está enfermo?

Si además de picarle todo el cuerpo se le cae mucho el pelo puede que tenga pulgas. Si solo se rasca en una zona entonces no serán pulgas, serán garrapatas. Para quitárselas hay que tener mucho cuidado y asegurarse de que la cabeza de la garrapata no ha quedado adherida a su cuerpo.

Si a la caída de pelo se le suma que la piel se le vuelve mucho más fina y notas que aumenta su agresividad, quizás se trate de un adenocarcinoma, que exige una extirpación de las glándulas que lo provocan.

Mi hurón está muy delgado y no para de toser

Si además de estos dos síntomas notas que su piel se ha vuelto amarillenta pide una cita ya con nuestros especialistas, el motivo es que puede tener alojados gusanos en su corazón. Si tiene dirofilaria immitis necesita un tratamiento urgente.

En caso de tratarse de tos acompañado de fiebre y conjuntivitis puede ser un catarro, que puede ser mortal en crías. Es importante vacunar a tu hurón contra la gripe. Si en lugar de ser una tos es una neumonía podemos estar hablando de una enfermedad aleutiana. Como ves, la tos en tu amigo no puede ser tomada a la ligera.

A mi hurón le pasa algo en las piernas, cojea, ¿qué le pasa?

Si de repente tu hurón camina raro tienes que llevarlo al veterinario, pues quizás ha contraído la enfermedad de Lyme, que puede hacerse crónica si no se trata con urgencia. Si además de cojear tiene fiebre, deja de comer y está deprimido se confirmará muy posiblemente este diagnóstico.

Mi cría de hurón tiene diarrea

Con ese síntoma es muy posible que estemos hablando de una colitis producida por una bacteria. El problema de la diarrea en un hurón es que los deshidrata, lo que puede ser letal para ellos. Si la diarrea es de color verde puede tratarse de ECE, no es algo mortal pero necesita administración de antibióticos de manera inmediata.

Mi hurón tiene rojeces y la piel muy seca, ¿es una enfermedad grave?

Los hurones no suelen contagiarse con hongos, pero en ocasiones ocurre que sí y cogen tiña. Si detectas estos cambios en su piel necesitarás desinfectar toda la casa e iniciar un rápido tratamiento con antifúngicos.

A mi hurón se le han hinchado las patas y está muy cansado, ¿qué le ocurre?

Si además de estos síntomas tiene fiebre y marcas en la piel puede que esté padeciendo la fiebre del valle. Esta es una enferemedad grave si se extiende a los huesos y al cerebro, así que ante el primer síntoma pide una consulta con los veterinarios que encontrarás en Barkibu.

Si lo que se le hincha es el cráneo, o presenta una deformación en él, puede ser síndrome de Waardenburg, una enfermedad hereditaria con un alto grado de mortalidad. Como os dijimos al principio de este artículo, antes de adoptar a un hurón necesitas conocer su pasado genético.

Si uno de sus brazos de vuelve más grande, saliva demasiado y le cuesta despertarse tras dormirse, es posible que tenga un insulinoma, un tipo de cáncer que necesita una visita urgente al veterinario.

Mi hurón tiene mocos, le molesta la luz e irritaciones en los labios

En este caso estaremos hablando de moquillo, una de las enfermedades con una tasa de mortalidad más alta que puede tener un hurón. Por fortuna, se puede evitar si lo has vacunado previamente, lo que te recomendamos hacer encarecidamente.

Mi hurón hace movimientos muy violentos

Es posible que tenga la rabia, contacta con los veterinarios de Barkibu cuanto antes.

Estas son las enfermedades más comunes que se presentan en un hurón. A modo de resumen, si pierde peso, si se le cae el pelo, tose, vomita, tiene diarrea o se le inflama o irrita la piel, buscad la ayuda de un veterinario experto en estos preciosos seres vivos.

¿Qué temas te interesan?
En Barkibu queremos conocer los intereses de nuestros PetLovers. Ahora puedes decirnos qué temas te gustaría que tratase nuestro equipo de veterinarios en próximos artículos. Haz click en el botón para sugerir un tema: