Leishmaniasis - síntomas, tratamiento y cómo afecta a los humanos

La leishmaniasis, o leishmaniosis, es una terrible enfermedad que tu perrete puede contraer y morir por su culpa, pero no os asustéis, se puede prevenir y hay tratamiento para ella. Hoy os vamos a hablar de cómo se contagia, de si puede afectar a los humanos, de cómo se combate y de cómo se identifica en sus fases más tempranas.

¿Qué es la leishmaniasis en perros?

La leishmaniasis es una enfermedad, o más bien un parásito, que invade el cuerpo de tu perro provocándole daños en las vísceras, en la piel y en sus músculos. Son especialmente afectados el bazo y el riñón, la mayoría de las muertes por leishmaniasis se deben a un fallo renal provocado por esta patología. Con estos datos, parece obvio que tienes que proteger a tu perro de ella.

¿Cómo se contagia la leishmaniasis en perros?

Al contrario de lo que mucha gente piensa, los perros no se contagian de leishmaniasis por contacto, por lo que no es necesario que le impidas a tu colega jugar con otro que padezca o haya padecido esta enfermedad. La leishmaniasis se contagia a través de la sangre. Para transportar los parásitos que originan esta enfermedad es necesaria la intervención de un mosquito. Este chupa la sangre de un perro infectado y se la inocula a otro.

¿La leishmaniasis se contagia a humanos?

Sí, pero tampoco por contacto directo. Para que la leishmaniasis nos afecte, un mosquito ha de picar a tu peludo con ella y luego a ti.

¿Cuáles son las síntomas de la leishmaniasis en perros?

La leishmaniasis en perros ataca de dos formas distintas. Si tu perro tiene el sistema inmunitario en un buen estado de salud, esta enfermedad solo le atacará la piel, incluso hay ocasiones en las que aunque tenga el microorganismo en su cuerpo, este no mostrará ningún síntoma. Sabrás que tu peludo se ha contagiado porque se le caerá el pelo, lo tendrá muy frágil, le aparecerán escamas, heridas en el hocico y en las almohadillas de las patas, le dolerá el cuerpo y tenderá a rascarse.

También perderá color y su ánimo empeorará. La leishmaniosis es una enfermedad dura de ver, porque machaca el cuerpo de tu colega, tanto superficialmente como en su interior. Además de estos síntomas cutáneos, estos parásitos afectan duramente a sus órganos, como ya hemos dicho.

Si tu perro está débil en el momento de ser contagiado, la leishmaniosis le atacará por dentro. El primer síntoma que presenta son unas heces oscuras y viscosas, vómitos y diarrea. También sangrará por el hocico y dejará de comer hasta padecer anorexia. Tampoco querrá hacer ejercicio y, desgraciadamente, verás cómo se va apagando poco a poco. Antes de que esto suceda, hay que actuar.

¿Cómo prevenir el contagio de leishmaniasis en perros?

Para evitar que tu coleguita coja la leishmaniasis tienes que hacer lo siguiente. Lo primero es lograr que su sistema inmunitario esté siempre en un estado inmejorable. Recuerda la máxima que tanto repetimos por aquí: un perro feliz es un perro sano. Una buena alimentación combinando comida húmeda, pienso de calidad y recetas caseras es el comienzo, sigue con una buena ración de mimos diarios, paseos y ejercicio. Estas son las claves para que tu perro esté fuerte y contento.

Lo siguiente es respetar el calendario de vacunaciones. Síguelo a rajatabla y vacuna a tu perro contra la leishmaniasis y otras enfermedades. Si haces todas estas cosas, la posibilidad de que se contagie descenderá drásticamente.

Has de tener especial cuidado si vives en una ciudad que suele alcanzar temperaturas altas por la noche y que tiene un río en ella. Los mosquitos que transportan la leishmaniosis adoran las grandes concentraciones de agua y los sitios calentitos, también las épocas del año en las que las temperaturas suben mucho, y la noche, son criaturas nocturas, como los vampiros. _Esta es la razón por la que en verano has de moderar los paseos con tu perro de noche cerca de lagos o pantanos. _

¿Qué puedo hacer si mi perro ha sido contagiado de leishmaniasis?

Si pese a todos estos consejos tu perro contrae la enfermedad, has de acudir cuanto antes a tu veterinario, si tienes dudas, déjanos una consulta online. Si la leishmaniasis es de tipo visceral le atacará sus órganos hasta matarlo, por lo que hay que pararle los pies a la enfermedad ya mismo. La buena noticia es que se ha progresado mucho en la batalla contra la leishmania. Ahora contamos con vacunas, medicamentos y tratamientos que suelen dar resultados positivos.

La mala noticia es que hay muchos perros que resulta que padecen leishmaniosis y son asintomáticos, es decir, tienen el patógeno en su interior pero por su fuerte sistema inmune no desarrollan la enfermedad. Eso dificulta saber si en tu entorno hay un perro que la padezca, propenso a ser picado por un mosquito y luego tu colega por este. Ese es el motivo por el que la prevención es tan importante. Si amas a tu perrete tanto como él te quiere a ti, vacúnalo, mímalo y aliméntalo bien. Así es cómo se gana la batalla contra esta enfermedad.

¿Qué temas te interesan?
En Barkibu queremos conocer los intereses de nuestros PetLovers. Ahora puedes decirnos qué temas te gustaría que tratase nuestro equipo de veterinarios en próximos artículos. Haz click en el botón para sugerir un tema: