Mi cachorro vomita espuma blanca y tiene diarrea, ¿qué hago?

Cuando tu perro es un cachorro hay que ser extremadamente cauto. Al menor síntoma de que puede estar sufriendo alguna enfermedad hay que llevarlo al veterinario. En estas edades tan tempranas no siempre han recibido todas las vacunas que necesitan, por lo que están especialmente expuestos a desarrollar alguna patología. En ese contexto, ¿qué le ocurre si vomita y tiene diarrea? ¿Es una enfermedad grave?

¿Es motivo de preocupación que tu cachorro vomite espuma blanca?

Este tipo de degluciones son relativamente frecuentes en perretes jóvenes. Tu colega todavía no conoce del todo su cuerpo, sus límites físicos e incluso sus propias necesidades. Para saber si estos vómitos son un problema hay que fijarse en qué situaciones se dan.

Tienes que acompañarle en sus primeras comidas y analizar su manera de comer, ¿lo hace demasiado rápido? ¿Engulle como si le fuera la vida en ello? Si este es su caso, es normal que vomite porque su sistema gástrico no está acostumbrado a este ritmo. Lo más normal es que se asuste al vomitar pero que acabe encontrando su propio ritmo de masticar y tragar. Aquí te damos unos consejos de cómo actuar en este caso.

El problema de comer muy rápido es que se atragante y se ponga nervioso. La primera vez que esto le ocurre a tu cachorro resulta un tanto dramático, pero el vómito le ayudará a expulsar esa porción de comida que se le ha quedado atascada, así que tranquilo. En caso de que no sea capaz de expulsarlo así tendrás que echarle una mano y practicarle la maniobra Heimlich. Sigue leyendo y así sabrás cómo realizarla en caso de que sea necesario usarla.

Si tu cachorro vomita una y otra vez puede que tenga algo atascándole en la garganta.

Lo primero que has de hacer es examinarle la boca. Si ves el objeto, intenta quitárselo con la mano, pero solo si está tranquilo, no vaya a ser que te muerda. Si no es posible hacer esto y es un perro pequeño, ponlo boca abajo sujetándolo por la cintura, la gravedad hará el resto. Si tampoco este plan surte efecto, dale un golpe seco en el costado, pero con cuidado, no quieres hacerle daño.

El último recurso es usar la maniobra de Heimlich. En función de su peso, tendrás que levantarlo, poniendo su lomo contra tu espalda y empujando desde su abdomen hacia atrás y hacia arriba para que escupa lo que le impide respirar.

Tu cachorro puede vomitar espuma blanca por hacer demasiado ejercicio

Este caso es similar al anterior. Todavía no conoce su cuerpo y no sabe hasta qué punto puede correr, brincar y dar vueltas sin caer exhausto. Si tras una divertida jornada a tu lado vomita un poco, no te preocupes, es por hacer tanto deporte.

Tu cachorro vomita espuma blanca, pero solo por las mañanas

Si estos vomitos son regulares y siempre en las primeras horas del día, puede que tenga una leve gastritis. Te recomendamos que lo lleves al veterinario cuanto antes. No es algo grave y suele curarse con la ayuda de una mejor dieta, de mayor calidad y unos cuantos días comiendo menos. Si en lugar de ser blancos son amarillos, aquí te decimos cómo actuar.

Si estos vómitos aparecen con fiebre es posible que tenga una infección, por lo que necesitará antibióticos o medicamentos que han de ser recetados por un especialista. Nunca mediques a tu perro sin el consejo de un veterinario, aunque leas en internet que alguien recomienda darle primperan o similares, hacerlo puede empeorar su estado.

¿Pero y si vomita y también tiene el abdomen hinchado?

Aquí empiezan los problemas, pues tu cachorro sí puede estar padeciendo alguna enfermedad severa relativa a su sistema digestivo. Si tiene el abdomen hinchado es que tiene algo ahí que le molesta y le opirme. Este es un caso grave, así que si ves que vomita espuma blanca y ni ha comido rápido ni ha hecho mucho deporte, llévale urgentemente al veterinario, sin perder ni un segundo.

¿Qué pasa si mi cachorro vomita espuma blanca y también tiene diarrea?

Si este es su caso, podemos estar hablando de un caso de intoxicación, la infección de un virus o alguna intolerancia. Si es la primera vez que toma leche es probable que resulte ser alérgico y su cuerpo reaccione así. ¿Se ha encontrado con algún perro nuevo ese día? En este caso, puede haber sufrido el contagio de alguna bacteria, por ejemplo. ¿Ha comido algo extraño o recuerdas haberle visto lamer algo raro? Entonces puede que se haya intoxicado con algo.

Estos son solo algunos de los motivos de sus vomitos y diarrea, pero hay más. Puede ser una reacción a algún medicamento que le hayas dado sin receta, a que está sufriendo estrés por no conocer todavía tu casa o tratarse del síntoma de una enfermedad peor. En cualquiera de estos casos, tienes que acudir a tu veterinario. Primero descarta que se trate de un empacho o de un exceso de ejercicio y luego acude a tu veterinario.

¿Qué temas te interesan?
En Barkibu queremos conocer los intereses de nuestros PetLovers. Ahora puedes decirnos qué temas te gustaría que tratase nuestro equipo de veterinarios en próximos artículos. Haz click en el botón para sugerir un tema: