Mi perro lamió y mordió un sapo, ¿está intoxicado, qué hago?

La intoxicación en perros por los venenos que un sapo secreta por su piel y membranas es muy común en nuestro país. Estos batracios, también las ranas, expulsan un líquido venenoso cuando se sienten amenazados, precisamente para que no se los coman. Esta sustancia, en líneas generales, pretende tan solo irritar la boca de sus depredadores para que los suelten, pero en algunos casos puede resultar letal, especialmente para tu peludo.

Es por eso que si vives en una finca y sueles dar largos paseos con tu perro cerca de zonas húmedas, tienes que vigilarlo. Tu colega se sentirá atraído por un ruido rítmico producido por el sapo, querrá investigar de qué se trata, se acercará a él y, atendiendo a su instinto, lo lamerá e incluso lo morderá para saber de qué se trata. ¿Qué hacer si esto sucede?

¿Todos los sapos son venenosos? ¿Puede que lo haya lamido y no esté intoxicado?

Tómate este dato como norma general: todos los anfibios son venenosos para tu perro, pues es su mecanismo de defensa natural. Es decir, no pierdas tiempo valorando o buscando si ese sapo en concreto es o no es venenoso y actúa.

Lo primero es examinarlo. La intoxicación por sapos en perros se manifiesta a través de problemas nerviosos y circulatorios. Fíjate en él, ¿de repente se muestra confuso, como si tuviera miedo o no comprendiera dónde está o qué le ocurre? Esta sensación la suele manifestar con pequeños temblores que pueden llegar a convertirse en convulsiones.

Si detectas estos cambios en él, mira su pupila, ¿está dilatada? Como nos ocurre a los humanos, al consumir narcóticos o algún veneno de este tipo, se nos hincha. En algunos casos, la intoxicación por haber lamido o mordido un sapo se manifiesta también con vómitos, una diarrea espontánea o una salivación excesiva. Si le ocurre cualquiera de estas cosas, sácale una foto con el móvil al sapo, recoge a tu perro, mételo en el coche y sal pitando al veterinario. No le hagas daño al sapo, recuerda que él no tiene culpa de nada.

Qué hacer si tu perro lame o muerde a un sapo y se intoxicación

Como te hemos dicho, el sapo suele hacer brotar de su cuerpo un líquido urticante para protegerse. Es por eso que lo primero que tienes que hacer es intentar limpiarle la boca para extraer cualquier posible resto de veneno que quedé ahí. Aquí llega otra pregunta: _¿los sapos son venenosos para los humanos? _Por lo general, no.

Las habilidades de esta criatura le sirven para que sus presas no las devoren, pero no para matar a un humano con el contacto de piel con piel. Esto, por supuesto, es una generalidad que tiene solo en cuenta los sapos más comunes que podemos encontrar en España. Te lo decimos porque, solo si ves que tu perrete está tranquilo, tienes que revisar su boca y ver si tiene algún resto de sapo en ella.

Usa un poco de agua y un trapito si ves que te deja. Ante cualquier síntoma de que puede llegar a morderte porque está convulsionando, desiste.

Tratamiento para la intoxicación por sapos en perros, ¿hay remedios caseros?

Ni se te ocurra buscar un remedio casero para curarle en sustitución de la actuación médica. Lo que tienes que hacer es subirlo a tu coche y visitar a un especialista. Tratará este caso como uno de envenenamiento y con urgencia, pues su vida puede peligrar. Si malgastas minutos vitales en intentar preparar una fórmula que has leído en internet para curarle, puede que tu perro no lo cuente.

Recuerda bien los síntomas que ha tenido tras lamer al sapo, recuerda en qué ubicación geográfica lo ha hecho y enséñale las fotos del animal al veterinario. Estas sencillas acciones le servirán para saber qué tratamiento aplicar. Lo primero será corregir las reacciones que el sapo le ha producido: temblores, convulsiones o vómitos. En caso de haber padecido diarrea, habrá que hidratarlo para que recupere las fuerzas.

Es decir, si tu perro lame un sapo, lo más importante es actuar rápido, ayudar al veterinario a indentificarlo y llegar a la clínica lo antes posible.

Cómo prevenir que tu perro lama un sapo o una rana

Siempre que saques a tu perro a pasear por el campo o cerca de un lago o río, vigílalo, deja el móvil en el bolsillo y estate muy atento a ruidos que pueda escuchar. Si oyes un ‘croar’, evita que tu perro se acerque a él. Lleva siempre contigo agua y un trapito por si tienes que limpiarlo, préstale mucha atención y juega con él, así te asegurarás de que siempre estará cerca de ti.

¿Qué temas te interesan?
En Barkibu queremos conocer los intereses de nuestros PetLovers. Ahora puedes decirnos qué temas te gustaría que tratase nuestro equipo de veterinarios en próximos artículos. Haz click en el botón para sugerir un tema: