Mi perro tiene mocos y se ahoga, ¿qué le puedo dar?

Los perros pueden tener mocos y en algunas ocasiones mostrar síntomas de ahogamiento, como si les costara respirar. Hoy vamos a contarte los motivos por los que tu perro puede acumular mocos, cómo identificar qué le ocurre por el color que presentan las secreciones de la nariz y cómo reaccionar.

El caso más frecuente por el que tu perro puede presentar mocos y síntomas de ahogamiento es porque ha aspirado algo y se le ha quedado atrancado. Si este es el caso, verás que sopla, que se queja, que mueve la cabeza y que bufa. Le saldrán mocos y también un poco de sangre si se está haciendo daño. Si esto es lo que le ocurre, examínale con cuidad la nariz. Si ves a simple vista lo que le está atascando, intenta quitárselo, pero solo si tu perro está tranquilo. Si el objeto está muy al fondo o tu colega está nervioso, visita a un veterinario.

Si a tu perro le cuesta respirar por la nariz y parece que se ahoga, puede que haya aspirado algo raro

A veces, tu perro tiene mocos y presenta dificultades para respirar pero no le ocurre absolutamente nada malo. Tenemos muchas consultas de cuidadores primerizos que nos llaman, preocupados, creyendo que a su perrito les pasa algo. En función de su raza puede que les cueste mucho respirar por naturaleza. Pon tu consulta a los veterinarios online de Barkibu describiendo cómo es tu amigo, porque en ocasiones puede ser necesaria una pequeña intervención quirúrgica para que puedan respirar mejor.

Además de por tener algo atascado o por una cuestión de genética, tu perrete puede tener mucosidad por estar sufriendo una alergia. Para poder identificar qué le provoca esa tos y mocos examina su entorno. ¿Habéis ido a pasear a un parque nuevo? ¿Has cambiado algo en su dieta? ¿Se ha producido algún cambio de estación? Cuando pongas tu consulta a nuestros veterinario da toda esta información, pues ahora toca identificar qué agente en concreto es el que le ha provocado la alergia.

Otra de las causas más comunes por las que le cuesta respirar es por una posible alergia

Por cierto, aunque leas en internet que a tu perrete se le puede dar jarabe infantil o medicamentos indicados para cortar la alergia en adultos, no lo hagas. Los mocos y esa sensación de ahogamiento que tiene por estar congestionado pueden estar ocultando una enfermedad grave. Darle sustancias que no han sido aprobadas por un especialista puede empeorar su estado.

Sabrás que tu perrete está malito de verdad por el color del moco. En esto se parecen mucho a nosotros: moco verde, amarillo o pus son síntomas de una infección. Su cuerpo está librando una dura batalla contra algún virus o bacteria, los resultados de ese combate se expulsan a través de la micción, defecación y también por la nariz. Por eso, si ves que su secreción no es transparente, es amarilla y tiene pus, consulta cuanto antes con un veterinario.

Aunque no siempre se trata de una infección. Ojalá no sea este el caso, pero un moco amarillo puede ser síntoma de un tumor o de un pólipo, es decir, de un grano en su nariz. Seguro que tú también has tenido uno, se trata de un bulto que ejerce presión sobre las paredes internas de los orificios nasales y que le impide respirar. En ocasiones, desaparecen por sí solos, en otras hay que intervenir.

Un tumor ya es una situación mucho peor. Se presenta también como una inflamación que le oprime el hocico por dentro, por eso siempre os recomendamos que, de apreciar un bulto, hay que acudir al médico cuanto antes. Que este consejo también te sirva a ti. Desgraciadamente, los tumores malignos que aparecen en el interior de su naricilla no suelen poder curarse. Si es benigno, bastará con una intervención para retirárselo tras hacerle el examen pertinente.

La mejor manera de evitar que tenga mocos es la prevención

Como todo en lo relativo a la salud, la prevención es siempre la mejor cura. Revisa las fosas nasales de tu amigo de manera frecuente, comprueba que no tenga nada atascado y también el estado de su hocico. Vigila que no tenga heriditas, que no presente problemas cuando intenta respirar y que no lo tenga demasiado seco. Si el moco es transparente, lo más posible es que se trate de una reacción de su cuerpo para expulsar algún cuerpo extraño que tenga alojado dentro. Si la mucosidad tiene color, lo más posible es que se trate de alguna infección o enfermedad.

Recuerda que muchos perros se ponen muy nerviosos cuando tienen algo en la nariz o sangran. Si ves que no eres capaz de quitarle lo que tiene o de frenar con una gasa alguna hemorragia que esté padeciendo, no lo fuerces, porque se estresará. Lo que tienes que hacer en esta situación es poner una consulta a uno de nuestros veterinarios online cuanto antes.

¿Qué temas te interesan?
En Barkibu queremos conocer los intereses de nuestros PetLovers. Ahora puedes decirnos qué temas te gustaría que tratase nuestro equipo de veterinarios en próximos artículos. Haz click en el botón para sugerir un tema: