8 razones por las que tu perro no es fan del verano

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

La mayoría de nosotros nos pasamos todo el año anhelando el verano: buen tiempo, actividades, playa o piscina, vacaciones... pero tu perro puede que no piense lo mismo.

Estos son algunos motivos por los que seguramente a tu perro no le gusta la estación estival.

1. El calor

Los perros son mucho más sensibles al calor que nosotros. En verano, tanto veterinarios como organizaciones animalistas no se cansan de avisar de los riesgos de dejar un animal al sol todo el día, o lo que es peor: en el coche. *Podría morir en cuestión de minutos por un golpe de calor. *

Si tu perro pasea por asfalto, ten en cuenta también que en las horas de más calor podría quemarse las almohadillas. Prueba a tocar el suelo con tu mano, si está demasiado caliente para ti, también lo está para él.

Si vives (o veraneas) en una zona donde las temperaturas son muy altas, pide consejo a un veterinario sobre cómo proteger a tu perro adecuadamente.

2. Los viajes

Algunos perros no sufren ningún tipo de estrés cuando viajan, pero muchos otros se marean o lo pasan mal cuando van en coche o simplemente cuando cambian de domicilio. Por eso es importante planificar el viaje con antelación, como nos contaba el etólogo Borja Ros es este post.

3. Los fuegos artificiales, petardos y tormentas de verano

Casi ningún perro es inmune a ruidos fuertes como petardos o fuegos artificiales, y en verano se oyen más que nunca. También las tormentas de verano pueden causar estrés a tu perro. *Intenta que el perro esté lo más tranquilo posible siguiendo estos consejos. *

4. Las pulgas y garrapatas

El calor, los paseos por el campo o la playa... Recuerda desparasitar a tu perro correctamente este verano para que no se desespere rascándose. Si tiene garrapatas, nunca tires de ellas directamente, ya que la cabeza podría quedarse dentro. Dile a tu veterinario que te explique cómo actuar en estos casos.

5. Las fiestas en casa

Si tu perro está correctamente socializado, seguramente no le importe que entre gente en casa. Sin embargo, recuerda que al fin y al cabo están invadiendo "su espacio", haciendo ruido... y normalmente en las fiestas hay muchos alimentos que un perro no puede comer. Prepara un sitio tranquilo para él por si quisiera alejarse de todo el jaleo y avisa a todo el mundo que no le den nada de comer, al menos sin pedir tu consentimiento primero.

6. Nadar

A algunos perros les encanta nadar. En el caso de los labradores, por ejemplo, está en su naturaleza. Sin embargo, no todos los perros son grandes fans del agua. No le obligues a entrar en el mar o en la piscina si tiene miedo, debe hacerlo por sí mismo. La primera experiencia lo marcará de por vida, así que debe ser buena.

7. Los hoteles para perros

Si no te puedes llevar a tu perro de vacaciones, otra opción es dejarlo en un hotel para perros. Asegúrate de escoger un lugar adecuado para tu perro, donde reciba los cuidados y atenciones que necesita y haga el suficiente ejercicio. Algunos perros lo pasan mal en los hoteles, en ese caso, consulta con un etólogo cómo gestionar la situación. Y recuerda siempre tener las vacunaciones y desparasitaciones al día, incluyendo la vacuna contra la tos de las perreras.

8. Perderse

En verano normalmente hay mucha gente que entra y sale de casa, y a veces no con el cuidado necesario. Si tu perro tiende a escaparse, has de prestar especial atención cuando tienes invitados en casa o gente que no suele convivir con el animal. A veces también los ruidos de petardos o fuegos artificiales pueden espantarlos. Por eso es imprescindible que tu can tenga el microchip obligatorio, y recomendable que lleve un collar con una chapa identificativa. Si se desorienta, no sólo podría suponerle una situación de estrés muy alto, sino que también podría ocurrir un accidente.

Ten en cuenta todas estas situaciones y el carácter y la salud de tu perro para que las vacaciones sean un tiempo de relax y diversión para todos.