A mi perro no le gusta el nuevo cachorro, ¿es normal, qué hago?

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

‘¿Un perro adulto puede atacar a un cachorro?’ Pues sí. ‘¿Es normal que mi perro huya del nuevo cachorro que llega a casa, que lo ignore, que esté triste, que lo muerda, lo gruña y lo rechace?’ Pues también. Los perros no son juguetes, son seres muy emocionales, necesitados de cariño y afecto. Son en ocasiones inseguros y a veces ocultan traumas de un antiguo cuidador.

No siempre es fácil que un perro o una perra acepte a los nuevos cachorros que llegan a tu casa. Incluso hay algunos casos extremos en los que la relación es totalmente imposible. En este artículo te vamos a explicar cómo conseguir que tu perro no rechace al nuevo cachorro, pero no es algo fácil. Lo mejor es que te pongas en contacto con nuestros etólogos online para que te ayuden de forma personalizada.

¿Un perro adulto puede atacar a un cachorro?

De nuevo, sí. Es totalmente normal, en según qué situaciones, que el perrete que estaba de primero en el hogar ataque al cachorro como si fueran enemigos jurados. Los motivos son varios, y es tu deber analizar las reacciones de ambos para entender por qué se producen para que se minimicen. De todas formas, recuerda que tú no eres un experto en comportamiento canino, y que si no gestionas bien esta situación, pueden llegar a hacerse daño entre sí o incluso a ti.

En primer lugar tienes que tener en cuenta la edad de ambos, el pasado de tu perro senior y su personalidad. A medida que los peludos se hacen más y más mayores, se vuelven los reyes de la casa, se hacen dependientes de tus mimos, se adaptan a una rutina y van demandando menos y menos actividad. El cachorro, sin embargo, es pura energía, aún no conoce las normas de la casa y quiere explorarlo todo. Esto puede producir un choque entre ambos.

Mi perro huye del nuevo cachorro, ¿por qué lo ignora?

Ante esta situación se pueden dar varias reacciones en función de la personalidad de tu peludo. Algunos perretes reaccionan a dentelladas o ladridos, mientras que otros prefieren rehuir el conflicto, cediendo espacio al cachorro y apartándose a otro lado. Lo que tienes que hacer es establecer tú mismo el espacio existente entre ambos.

Recuerda que aunque la relación se produzca entre ellos, tú eres el ‘alfa’, la persona que manda en la casa y en su día a día. Si te impones y ambos comprenden que tú llevas las riendas, será más fácil la convivencia. Para conseguir esto, recurre al refuerzo positivo, a premiar y no a castigar. Si lo que haces es tirar de la correa, castigarlos y gritarlos, solo lograrás que el ambiente esté más tenso y que los conflictos persistan.

Mi perro está triste por la llegada de un cachorro

Si la reacción del perro que estaba inicialmente no es agresiva y reacciona con tristeza, pierde el apetito, las ganas de beber y se pasa la mitad del día durmiendo, es posible que no es que tenga una reacción agresiva contra el recién llegado, sino que se sienta desplazado. Recuerda que un perro feliz es un perro sano, por lo que es importante que te asegures de que se siga sintiendo parte de la familia.

Para lograrlo, es fundamental que durante los primeros meses establezcas una nueva rutina integradora para los dos. Comparte juegos pero sin forzar el acercamiento, establece tiempos y pasea con ambos. Intenta ser equitativo. En función de cómo veas que se relacionan optimiza esta rutina.

Embedded content: https://www.youtube.com/watch?v=xqm6O6Yaj-Y

Mi perro ha mordido al nuevo cachorro, ¿lo rechaza?

Antes hemos dicho que es mejor que no fuerces la relación y la interacción. En ocasiones, el exceso de energía del perrito puede molestar a tu perrete senior. Si no nos damos cuenta a tiempo, puede producirse este fatal desenlace. También hemos de saber que estas muestras de violencia no siempre son por culpa de una serie de malas interacciones.

Muchas veces no lo sabemos, pero nuestro peludo tiene una herida o una contusión, le molesta algo y reacciona mal si el perrito le toca. Algunas perras desarrollan un instinto de posesión hacia objetos o peluches, como si fueran sus hijos. Si el cachorro lo toca, también pueden enfadarse.

Como ves, la relación entre un perro y un nuevo cachorro no siempre es fácil y así es cómo lo has de entender. Ve poco a poco, con cariño y sabiendo que siempre tendrás de tu lado a nuestros etólogos online. Cuenta con nosotros para que su relación no sea un infierno para ti y para ellos.