Cómo introducir un segundo gato en casa

Convivir con un gato es tan fascinante que muchos de nosotros pensamos al cabo del tiempo en introducir un nuevo felino en casa. Solemos pensar que así nuestro gato se sentirá más acompañado y por eso lo aceptará sin problemas.

Sin embargo, esto no siempre es así, especialmente cuando la introducción se produce de forma directa, sin hacer una presentación previa que permita a ambos animales habituarse uno al otro. Por eso, en este artículo te damos algunos consejos sobre cómo introducir un segundo gato en casa, de forma que se reduzcan las probabilidades de conflicto entre ellos.

Cómo introducir un segundo gato en casa para evitar conflictos

En primer lugar, debemos hacer una habituación al olor de cada gato. Esto lo conseguiremos manteniendo separados a ambos gatos durante los primeros días o semanas, en función de sus reacciones. Debemos mantener a cada gato en una zona de la casa donde tengan disponibles sus recursos más importantes (bandeja, comida y agua, rascador, zona de refugio). A diario, llevaremos a cada gato a la zona del otro sin que se vean, y observaremos sus reacciones.

Mi gata bufa al nuevo gatito, ¿qué puedo hacer?

Si alguno de los gatos bufa o gruñe, es un signo de intolerancia por lo que no deberemos juntarlos aún por el momento. Si tras varios días intercambiando la zona ninguno muestra las conductas anteriores, podemos frotar una toallita o trapo en la región facial de cada gato y colocarla en la zona del otro, sin formarle a olerla, sino dejando que sea el minino quien se acerque a él.

Tras varios días o semanas (al menos, dos) sin bufidos ni gruñidos, dejaremos que se vean a través de un separador. Podemos usar alguna puerta acristalada o una malla mosquitera. Empezaremos a hacer esta habituación a la visión a cierta distancia, introduciendo elementos positivos; por ejemplo, aprovechamos la hora de la comida para ponerles el pienso o unas chuches mientras se ven a través del separador.

Sigue nuestros consejos para evitar que el gato nuevo en casa se asuste

Finalmente, cuando ya se ven con total normalidad a través del separador pasaremos a juntarlos sin él, pero siempre bajo nuestra supervisión, para evitar cualquier conflicto entre los felinos. Cada día iremos aumentando un poquito el tiempo que pasan juntos, hasta que sean capaces de convivir sin ningún tipo de problema durante, al menos, una hora.

Para reducir la tensión y el estrés por la llegada del nuevo gato, podemos usar los análogos sintéticos de las feromonas felinas. Recientemente se empezó a comercializar unas feromonas específicas para casos en los que existe conflicto de agresividad entre gatos. Estas feromonas deberíamos colocarlas unos días antes de la llegada del nuevo miembro de la familia, en los lugares donde más tiempo van a pasar.

Por otro lado, una vez estén juntos, debemos asegurarnos de que tienen recursos suficientes. Como ya hemos ido comentando en otros artículos, debería haber un recurso más que el número de gatos que viven en casa o, al menos, el mismo número. De esta forma minimizamos el riesgo de conflicto entre ellos por el acceso a la bandeja, la comida y el agua, los rascadores, etc.

Introducir elementos para enriquecer el ambiente y que, además, puedan utilizar como zonas seguras. Esto es muy sencillo, ya que nos pueden servir unas simples cajas de cartón, estantes elevados en la pared o muebles altos a los que el gato pueda subir. Los gatos utilizan todo el espacio disponible y el poder esconderse o subir a zonas elevadas les ayuda a sentirse más seguros.

Leishmania en perros: ¿Qué es y cuáles son los síntomas?

La leishmania o leishmaniosis es una enfermedad muy agresiva que afecta especialmente a los perros, pero que también puede darse en gatos e incluso en humanos. Es una enfermedad transmitida por un mosquito (Plhebotomus o flebotomo) y provocada por un parásito microscópico (Leishmania spp). Su diagnóstico es tremendamente complicado.

Cómo acostumbrar a un gato a una nueva casa

Estos son una serie de pasos sencillos para ayudar a que la convivencia entre gatos que no se conocen sea menos tensa desde el principio. El tiempo necesario para lograr que puedan estar juntos sin problemas dependerá de cada gato, su carácter, grado de socialización y del manejo que tengamos con ellos. Ante el mínimo problema entre ellos o la mínima duda sobre cómo proceder, lo ideal es contactar con un especialista en comportamiento para que nos ayude a hacer una adecuada introducción y evitar así que nuestros mininos lleguen a tener problemas de convivencia.

Borja Ros Villanueva, veterinario y etólogo en Adetcan.\
Adetcan es un proyecto formado por dos veterinarios etólogos y educadores caninos que prestan servicios de asesoramiento, prevención, diagnóstico y tratamiento de problemas de conducta en perros y gatos. El servicio es a domicilio. Estamos en Santiago de Compostela pero trabajamos en toda Galicia.

¿Te has quedado con dudas? Pregunta a nuestros veterinarios:

¿Qué temas te interesan?
En Barkibu queremos conocer los intereses de nuestros PetLovers. Ahora puedes decirnos qué temas te gustaría que tratase nuestro equipo de veterinarios en próximos artículos. Haz click en el botón para sugerir un tema: