¿Cómo puedo solucionar la afonía de mi perro de forma natural?

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

Hay varios motivos por los que una perra o un perro puede tener afonía. Algunos desgraciados operan a sus peludos y les quitan las cuerdas vocales para que no ladren, pero, en otros casos, esta afonía se debe solo a una garganta hinchada por culpa de una laringitis. En este artículo te explicaremos cómo curar la laringitis en perros, qué hacer si tiene la garganta irritada y qué remedios caseros son los mejores para la afonía en perretes.

Lo que sí que te pedimos es que intentes usar los menos remedios caseros que puedas, sobre todo la primera vez que intentas recurrir a ellos, si tu perrete aún es una cría o si es muy mayor. El motivo es que un peludo no habla, por lo que no sabrás si está mejor o solo se están camuflando los síntomas de una enfermedad peor. Si es un cachorro o un ancianito, su sistema inmune estará debilitado, por lo que siempre es mejor pedir consejo profesional de un veterinario.

Qué darle a un perro si tiene inflamada su garganta

Es tentador pensar que si un perrete tiene afonía bastará con un remedio casero como darle miel, algo calentito, limón o jengibre, pero, ¿son estas buenas soluciones contra un problema canino de garganta? Empecemos por la miel. En principio, darle un poquitín del miel puede llegar a ser beneficioso. Este producto es un antibiótico natural, es decir, combate las bacterias que le pueden estar provocando la laringitis.

Sin embargo, la miel contiene mucho azúcar, un producto que puede llegar a hacerle mucho daño a tu perrete, sobre todo si es diabético. Es por ello que antes de darle miel a tu colega, consúltalo con tu veterinario. El limón también es bueno contra las bacterias, como el jengibre, pero los peludos no suelen aceptar bien los ácidos. Además, el limón puede llegar a ser tóxico para ellos, provocándoles vómitos y reacciones peores.

En cuanto a tomar algo caliente, tampoco te lo recomendamos. Ellos son muy sensibles a las altas temperaturas, por lo que se puede hacer daño en la garganta, que ya de por sí está mal. Es decir, puede ser peor el remedio que la enfermedad. En resumen: puede que la miel le ayude un poco, pero como te pases, el azúcar que contiene le puede hacer también mucho daño.

Mi perro tiene la garganta hinchada, ¿qué hago?

Ahora que sabemos que no es buena idea ofrecerle remedios caseros típicos de humanos, tenemos que saber por qué puede tener la garganta irritada. Al comienzo de este artículo te hemos hablado de algunas causas: una barbaridad cometida contra sus cuerdas vocales y una laringitis. Esta es una enfermedad común que no es otra cosa que una inflamación de la garganta. Normalmente está causada por bacterias o por un virus. Si la tiene, también tendrá fiebre y necesitará antibióticos.

Que ni se te ocurra darle antibióticos para humanos o le freirás el hígado y los riñones. Solo un veterinario puede recetarlos y en la dosis adecuada. Además de por estos motivos, tenemos que pensar en otras causas que le impidan respirar bien causándole una obturación. Podemos estar hablando de un nodulito, de un cáncer benigno o de uno maligno.

Pero no te asustes, las causas más típicas de afonía son una infección de la laringe o un golpe que se ha provocado corriendo como un loco por ahí. Quizás se ha hecho una herida o se le ha inflamado la zona. En estos casos, lo mejor es poner una consulta a nuestros veterinarios online y también visitar a un especialista.

Cómo curar la laringitis y la afonía de los perros

La cura ya la sabes: ve al veterinario, pero hay muchas cosas que puedes hacer en casa. Para empezar, evita que se den situaciones que le puedan hacer daño en la garganta. Evita cambios bruscos de temperatura o que se quede tumbado en una zona de corriente. Una buena alimentación, rica, variada y llena de nutrientes es la mejor manera de que su sistema inmune pueda resistir el ataque de virus y bacterias.

Que beba toda el agua que necesita al día de forma natural, le permitirá tener la garganta hidratada y sin sequedades, lo que ayuda mucho. Si notas que hace mucho frío en la calle y lo necesita porque es un perro pequeñito, abrígalo.

Esperamos que este artículo te haya servido para no recurrir a remedios caseros, a acudir al especialista y a prevenir las causas que provocan afonía. Recuerda que cuentas con nuestros veterinarios online para todo lo que necesites.