Cómo quitarle el estrés a mi perro y calmarlo

Es importante que comprendamos que es fácil que un perro se estrese, que se ponga nervioso o que padezca ansiedad. Nuestros animalitos son seres muy empáticos que nos adoran. Para ellos, su cuidador es el amor de su vida, y si no correspondemos a ese amor desinteresado lo pueden pasar muy mal.

Por ello, hoy te vamos a explicar qué terapia de reducción de estrés en perros has de aplicar en tu colega, cómo calmar a un perro ansioso y cómo desestresarlo. Recuerda que la clave es la paciencia, el cariño y, por supuesto, aprender cómo evitar que tu perro se estrese en primer lugar. Como decirlo es más fácil que hacerlo, haz todas tus consultas a nuestros veterinarios online.

Cómo evitar que mi perro se estrese

Lo primero es comprender por qué un perro se estresa. Tienes que entender que a los peludos les encanta la rutina, adoran poder adelantarse a lo que va a pasar después, saber a qué hora tienen que comer y qué; también les hace felices tener claros los horarios a los que llegas a casa y cuándo los sacas a pasear. Una vida ordenada es la mejor medicina para un perrete.

Sabiendo esto, para evitar que un perro se estrese hay que fijar un calendario de comidas, paseos y mimos. Aunque adoren la repetición constante de tareas, a la hora de comer, les encanta variar su mení entre pienso, latas de comida húmeda o que alimentación natural. Eso sí, siempre que le des comida humana, hazlo con el consejo de nuestros dietistas caninos.

Terapia de reducción de estrés en perros

¿Y cómo se estresa un perro? Si su horario es un lío, si no le haces caso, si le gritas y si vive rodeado de ruidos fuertes que no se espera, se estresará. Lo inesperado y lo que no entiende le genera ansiedad. Si de repente te mudas de casa y te toca vivir en un lugar que no conoce, puede que se estrese. Si cambias de trabajo y, con ello, cambias tus horarios, también, porque no entenderá por qué no estás en casa a la hora de siempre.

Si le cambias su comida de golpe, se extrañará, y suma y sigue. Sabiendo esto, es fácil comprender las pautas para perros con estrés, para conseguir desestresarlos. Lo primero es volver a adaptarlo a una nueva rutina. Eso sí, no te comprometas a un día a día que no puedas cumplir, hazlo con cabeza.

Masajes y pautas para perros con estrés

Lo que sí has de hacer, sobre todo al principio, es cansarlo. Un perro que ha jugado, ha reído y ha disfrutado, va a descansar muy bien y a comer mejor. Así que agotalo. En función de la raza que tenga tu colega, hay una cantidad de energía que tiene que consumir al día. Lo mejor es que vayas probándolo: haz una sesión de juegos de diez minutos, ¿está cansado? ¿No? Pues sube a veinte.

Si haces esto, verás cómo, poco a poco, vuelve a menear la cola, ser feliz y a quitarse el estrés de encima. Estos trucos sirven para la ansiedad de un perrete provocada por un cambio fuerte en su rutina, pero hay otros tipos de ansiedades que también les pueden hacer daño. Muchos perretes se estresan si se les grita mucho o sienten ruidos.

Cómo calmar a un perro con estrés

En primer lugar, acostúmbrate a no gritar a tu perro, no recurras al castigo, sino al refuerzo positivo. Prémialo con algo rico y sano cada vez que haga algo bien, como un trocito de manzana o de plátano, pero no le pegues o le grites si se equivoca con algo. ¿Sabías que hay perros que llegan a temblar y se hacen pis por culpa de los gritos? Pues sí, para que veas lo mucho que les afectan estas regañinas.

Evita también poner música alta o dar golpes en casa, también le estresarán mucho. En caso de que sufra estrés post traumático por ser adoptado tras huir de un hogar en el que lo maltrataban, ten paciencia, no lo busques, deja que él lo haga. No fuerces los mimos, deja que él los busque y establece una rutina que le dé seguridad.

Si sigues estas pautas para desestresar a tu perro, lo conseguirás. Ten paciencia, sé constante, no te rindas, emplea el amor y también a nuestros etólogos online.