Cómo saber si mi perro es feliz o infeliz fácilmente

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

La felicidad es un factor de salud fundamental para un perro. Es por ello crucial que tengas claro si tu perro es feliz, si te quiere y cómo alegrarlo, de forma que nunca esté infeliz. En este artículo te contaremos cómo saber si tu perro está deprimido o si, por el contrario, está encantado de vivir y quiere seguir pasándoselo en grande a tu lado.

De todas formas, y teniendo en cuenta que el bueno humor de tu perro es una forma de saber que está sano, te invitamos a que soluciones todas tus dudas sobre este tema con nuestros etólogos. Si no tienes claro si está feliz o infeliz y quieres saber cómo conseguir que lo esté, pregúntanos. Para eso estamos.

Cómo saber si mi perro me quiere y es feliz

Te parecerá simplista, pero si crees que tu colega está triste, posiblemente lo esté. No hay una regla exacta para saber cuando un perro está de bajona o no. Es un error considerarlos a todos como si fueran un mismo ser. Cada perrete es único y tiene su propia personalidad. Es decir, a medida que pases tiempo con él, sabrás cómo se comporta, qué reacciones tiene, cómo menea el rabo… Y eso te ayudará a conocerlo.

El mejor consejo que te podemos dar es que te esfuerces en entenderlo día a día, y que uses esos datos para saber si está triste o contento. Eso es lo que hacemos con los amigos, ¿no? De todas formas, sí que es verdad que hay una serie de comportamientos que, en líneas generales, se repiten en muchos perretes. Hablemos de ellos.

Mi perro no quiere comer ni dormir, ¿por qué?

Seguro que en lo que te sueles fijar es en lo típico, en si tu colega mueve la cola hacia los lados, ¿verdad? Pero eso no te dirá si en el fondo está feliz o no. Si tu perrete está pasando por una depresión, tiene algo de ansiedad o estrés dejará de comer o lo hará en menor cantidad. Algunos dejan de dormir porque están nerviosos.

Sin embargo, en algunos casos, se esconden y se pasan largas horas dormidos, como aletargados. Si les ocurre esto, preferirán dejar de bajar a pasear o se resistirán, darán unos cuantos pasos y se tumbarán. Todo esto son síntomas de que algo les preocupa, de que están pasando por una enfermedad que los angustia o que te echan de menos, sienten que no se les quiere, etc.

Embedded content: https://youtu.be/tu_JFDBBHWs

Mi perro se aparta de mi lado

Vuestra relación, cercana y cariñosa, está fuertemente vinculada a su felicidad. Un perrete sano y feliz te busca, se frota con tus piernas, agita la cola mientras da brincos a tu alrededor, se alegra cuando regresas a casa… Y si estás viendo la tele se gira para que le frotes la panza o se acomoda muy cerca de ti. En caso de que no sea feliz, preferirá quedarse quieto a su aire.

Además de la apatía generalizada, otros signos de ansiedad, pena o estrés radicarán en justamente lo contrario. Algunos perros que lo están pasando verdaderamente mal la emprenden contra su propio cuerpo. Algunos se muerden las piernas, otros se frotan la cara compulsivamente con la pierna, algunos muerden la pared hasta devorar el yeso o la emprenden contra tus muebles. La excesiva agresividad es también una muy mala señal.

Por qué es importante que tu perro no sea infeliz

Todos estos síntomas que te hemos descrito no solo tienen influencia en su estado de ánimo, también en su salud. La tristeza suele ser el primer signo de que una enfermedad está empezando a gestarse en su interior. Esta puede ir desde un sencillo catarro a un terrible parvovirus, una torsión gástrica o moquillo. Por eso es importante saber qué tienes que hacer para que tu perro siempre esté contento, pues es una manera de cuidar también su sistema inmune.

Rutina. Esa es la palabra clave. Tu perro tiene que poder predecir siempre qué va a ocurrir después. A qué hora le toca pasear, cuándo comer y cuándo dormir y descansar. Eso le aportará tranquilidad. Elige comida de calidad y varíala equilibradamente. Haz también algo más: dedica mucho tiempo a jugar con él fuera de casa. Al pasear a su lado, deja el móvil en el bolsillo, habla con él, mímalo y dedícale tiempo, eso les encanta.

Para rematar, dedica un ratito al día en casa a cepillar su pelo, a tocarlo y a comprobar que no tenga ni bultos ni parásitos. Si sigues estos consejos, tu perrete estará feliz. Mantente siempre pendiente de los signos de infelicidad que te hemos comentado.