¿Cómo superar la muerte de un perro por eutanasia? Estoy deprimido

Our team is formed for veterinarians, ethologists, and animal health content experts.

La depresión por la muerte de un perro o un gato muy querido es algo que puede ocurrir y que sucede. En este artículo te vamos a contar cómo poder soportar la pérdida de tu perro, pero si realmente crees que estás deprimido, lo mejor que puedes hacer es buscar y conseguir ayuda profesional.

Muchos cuidadores creen que con buscar frases de autoayuda para superar la muerte de un perro es suficiente, que solo es un 'animal' y que no debes sentirse tan mal por su pérdida. Pero los que llevamos toda la vida conviviendo con perros y sabemos que han sido parte de nuestro día a día, vemos en ellos a seres importantes que hemos amado y que nos han amado, que tanto te pueden provocar la mayor de las alegrías como de las penas.

A día de hoy, hay muchos profesionales de la psicología concienciados en esta cuestión, que entienden que la muerte de un perro puede ser un golpe muy duro para muchas personas. Búscalos en tu ciudad, te darán consuelo emocional y también las herramientas psicológicas para poder seguir adelante.

Recurre también a grupos de apoyo. En nuestras redes sociales encontrarás a muchas personas que han pasado por lo mismo que tú y te ayudarán. Ofrece mucha perspectiva escuchar a gente cuyo perro ha muerto hace unos años y que ya ha conseguido rehacer su vida. No te tortures viendo películas sobre el amor de un perro a su dueño, no te hará bien.

¿Es bueno superar la muerte de mi perro adoptando otro?

No lo hagas inmediatamente. Tómate un tiempo de luto. Los perros son seres a los que dedicar tiempo y dedicación, es algo así como una relación amorosa. Tu cariño tiene que ser para él, no uno de sustitución de otro perro. Solo cuando estés preparado para volver a entregarte a otro ser vivo,ve a la protectora de tu ciudad y adopta.

Este tiempo varía en función de la persona. En nuestro caso, esperamos mes y medio tras la muerte de Ein. Fue un amigo muy fiel de mi hija y quisimos esperar hasta que la viéramos emocionalmente lista para querer a otro. No nos interesaba que entendiera la vida de un perro como algo de quita y de pon, sino como vidas de seres importantes en la vida de cada uno.

Mi perro murió y lo extraño, ¿qué puedo hacer?

Lo primero que tienes que hacer es comprender que todos esos sentimientos de pena no son negativos y no has de rechazarlos. Adoptar a un perro significa salvarlo, darle un hogar y cariño. Implica el compromiso de cuidarlo cuando está enfermo, de alimentarlo y de estar ahí si las cosas se tuercen.

Atesora todos esos sentimientos y compártelos con familiares y amigos. Tu perro se ha ido físicamente, pero sigue en tu corazón. Este primer paso es esencial: entender que tu perro ha sido bueno para ti y que tú has sido bueno para él. En el caso de que hayas tenido que recurrir a la eutanasia porque tenía una enfermedad incurable, no te sientas mal. Era lo único que podías hacer.

La pérdida de una mascota muy querida se soluciona desde el corazón y desde la reflexión, comprendiendo esto. Una vez lo hayas hecho, es importante que añadas a tu vida cosas buenas. Es fundamental que empieces con una rutina de deporte y de alimentación saludable

Para superar la muerte de tu perro, mejora tus rutinas

La vida saludable ayuda al cuerpo a producir felicidad. Las grasas, el sedentarismo y la obesidad nos convierten en seres tristes y amargados. No es una cuestión de estilo de vida, sino química. El cuerpo necesita lo que necesita para que podamos estar más positivos. Así que come bien, haz deporte y bebe mucha agua.

El momento en el que sabrás que has superado la muerte de un perro por eutanasia o por enfemedad es que pensarás y lo recordarás con cariño. 'Superar' no quiere decir olvidar, sino quitarle un significado peyorativo al recuerdo y tenerlo en tu cerebro como algo querido, entrañable y que te define.

Una vez llegado a este momento, ya estarás listo para volver a la protectora de animales para adoptar a un nuevo perro. Hacerlo así hará que vuestro nuevo encuentro sea mucho más agradable.

Para terminar un par de consejos: no llames a tu nuevo amigo como a tu anterior perro, no te pongas triste a su lado pensando en él y transmítele solo todo el cariño del mundo. Si ni con estos consejos eres capaz de seguir adelante, busca ayuda profesional