Cuidados para las almohadillas de tu perro en verano

Con la subida de las temperaturas no sólo tenemos que tener cuidado con los golpes de calor, también debemos proteger las almohadillas de nuestros canes, que son especialmente sensibles durante el verano.

Piensa que las almohadillas son "piel endurecida", como formando un callo. A pesar de este endurecimiento, son también sensibles a heridas, rozaduras, cortes, grietas...

Cómo proteger las almohadillas

Los cachorros tienen las almohadillas más sensibles que los adultos, por eso es frecuente que tengan problemas por culpa del calor, o si nos los llevamos a la montaña por primera vez. Los perros de gran tamaño también son más susceptibles de sufrir lesiones de este tipo, debido al peso que soportan sus almohadillas.

Date cuenta que tu perro no lleva zapatos, y en muchas zonas de calor la temperatura que adquiere el asfalto es muy elevada. Prueba a tocarlo con la mano, si no puedes aguantar durante un rato, probablemente tu perro tampoco.

Intenta evitarlo en la medida de lo posible, o sal a la calle cuando bajen las temperaturas.

También debes tener cuidado en la playa. Aunque el agua del mar y el roce de las arenas puede tener un efecto maravilloso en la salud de nuestros pies, si las almohadillas de tu perro se reblandecen en exceso pueden agrietarse. Ojo también con la temperatura de la arena. Ellos no tienen la opción de ponerse chanclas hasta llegar la orilla.

En la playa también hay conchas y a veces cristales que pueden clavarse. Por lo general, las almohadillas sangran mucho y cicatrizan mal. Si se produce un accidente de este tipo, lo primero es presionar la zona fuertemente con una gasa o una prenda hasta acudir al veterinario. Intenta llevar al perro en brazos si fuese posible.

Productos para las almohadillas

Aunque siempre debemos mantenernos vigilantes, hay productos especializados para tratar pequeñas lesiones, evitar que las almohadillas se resequen e incluso protegerlas antes de largas caminatas o si tienen que salir a la calle y hace mucho calor.

Si tu perro tiene ya alguna lesión, algo que funciona muy bien es el aloe vera natural, que además es muy fácil de conseguir. Sin embargo, debes tener cuidado de que no se lama ya que esta planta es tóxica al ser ingerida por nuestros canes y puede producirles diarrea, oscurecimiento de la orina o pérdida de peso. En tal caso, consulta a nuestros veterinarios.

Por último, ten en cuenta que algunas enfermedades series como vitiligo, lupus erimatoso, leishmania o moquillo entre otras pueden presentar lesiones en las almohadillas. Si pasados unos días de tratamiento las heridas no cicatrizan o empeoran, acude al veterinario para descartar cualquier otro problema.