¿Es bueno encerrar a los gatos por la noche para que duerman o es malo?

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

Cómo conseguir que un gato duerma por la noche es, a veces, una de las hazañas más difíciles a lograr como cuidadores, pero no imposibles. La solución no puede ser encerrarlo, dejar al gato en una habitación a modo de castigo para no escucharlo y desatender sus necesidades.

Piensa en ti mismo: ¿cuándo te cuesta dormir? Pues cuando estás nervioso o tienes algo de ansiedad, cuando estás triste, cuando no estás cansado, cuando te encuentras mal por una enfermedad, tienes hambre, sed o algo te preocupa. Otro motivo de no dormir bien es por no tener implantada una buena rutina en tu día a día.

Encerrar al gato por la noche no es una solución

¿Sabes lo que son los ritmos circadianos? En nuestro cuerpo tenemos un reloj interno. Podemos regularlo a través de la rutina y llevando una vida ordenada, de forma que se sincronice con nosotros y haga que el cuerpo duerma cuando tiene que dormir, tenga ahambre cuando toca, etc.

Es por ello que una rutina estricta es fundamental para vivir felices tanto si somos personas adultas, bebés y también gatos. Es decir, la clave para que un gato duerma sin causar molestias es regular su rutina y su bienestar, no encerrarlo, pues eso solo aumentará su ansiedad. Si en lugar de un gato, hablamos de un perro, la situación es todavía más problemática.

Entonces, ¿puedo encerrar al gato para dormir?

No. Imagínate que te encierran a ti, ¿qué querrás hacer? Pues buscar una forma de ser libre a toda costa, agobiándote si no lo consigues, con los gatos pasa lo mismo.

Mejor sigue nuestros siguientes consejos centrados en asegurarte de que no está malito, que hace todo el ejercicio que necesita, que tiene agua y comida y que es totalmente feliz.

Cómo hacer que mi gato sea feliz en mi piso

Esta es la primera pregunta que tienes que hacerte. Los gatos no son como los perros, no son criaturas que acepten la domesticación. El gato solo será feliz si se establecen ciertas normas que le den a él lo que quiere. En cuanto al piso, necesita elementos que le recuerden que es un animal, que le ayuden a que sus instintos no se atrofien y a que se canse.

Algunos de los juguetes estrellas para lograrlo son los que le permiten trepar de plataforma en plataforma, esconderse en zonas parecidas a cajas y atrapar y perseguir. Todos estos elementos lo mantienen estimulado y lo hacen feliz como él quiere serlo: como gato cazador y acechador.

Tener a mi gato en un piso muy pequeño, ¿es malo?

Incluso aunque estemos hablando de un piso mínimo, siempre que le concedas este espacio que necesita, sabrá adaptarse, pero tienes que dárselo. Un gato no es un peluche, es más bien parecido a un bebé: no puedes suponer o desear que se quede quietecito en un lugar sin molestar. Necesita desenvolverse, crecer y hacer en parte suyo el espacio.

La alimentación de un gato y la rutina es clave

¿Un gatito puede comer comida de gato adulto? ¿Qué comida le doy a un gato de 1 mes, 2 meses o 3 meses? ¿Y a partir del año? Todas estas preguntas tienen que ser respondidas por el especialista. En función de su peso o edad, se le asignará una cantidad y un tipo de alimentación pues cada gato necesita un tipo de comida concreto.

Cuando son adultos precisan de un aporte vitamínico y nutricional diferente a cuando son cachorros, por eso no puedes mezclar sus alimentos. Y siempre que cambies de tipo de comida tendrás que hacerlo poco a poco o le podrás provocar algún problema en la digestión.

Hay varias formas de alimentar a tu gato: dejando que siempre tenga la comida que necesita, solo disponible a unas horas o durante un tiempo limitado. Si estás intentando añadir una rutina más clara a su vida que le quite incertidumbre, lo estimule y lo canse para que duerma mejor, sírveselo por raciones controladas en base a horarios.

Consejos finales: antes de ir a dormir y ¿adoptar a otro gato?

Queremos darte unos últimos consejos finales que a nosotros nos han ido genial:

  • Una hora antes de su hora de dormir (que tiene que ser siempre la misma) juega con él al pilla-pilla, a perseguiros y a otros juegos que lo estimulen. Motívalo a que atrape un objeto, etc. Antes de ir a dormir, dale un pequeño ratito de reposo para que sepa diferenciar la actividad con el momento de prepararse para dormir.
  • Déjale juguetes que le gusten para que pueda ejercitarse durante el día
  • ¿Y adoptar a otro gato? Hacerlo es una buena idea para que ninguno se aburra, pero hazlo solo si tienes tiempo para cuidarlos y atenderlos como se merecen.
  • Si el problema de sueño persiste, consulta con un veterinario y con un etólogo.