Gastritis en perros - Tratamiento, comidas y qué hacer

La gastritis en perros asusta mucho a los Petlovers novatos, que buscan desesperados medicamentos y remedios caseros para controlarla. Sin embargo, es una enfermedad que se suele curar por sí misma en el plazo de unos tres días. ¿Eso quiere decir que no debemos hacer nada para tratarla? Al contrario. Ante los primeros síntomas de gastritis hemos de mantener la calma, suministrar a nuestro perrete toda el agua que necesite, iniciar un ayuno que dure entre dos días y uno y controlar su estado.

Sin embargo, y teniendo en cuenta que los síntomas de una gastritis pueden ser confundidos con una enfermedad peor, lo mejor es que antes de iniciar un ayuno o intentar usar algún remedio casero, hagas tu consulta a nuestros veterinarios online y visites a tu especialista. Los vómitos, la diarrea, la apatía o la falta de apetito no siempre son signos de gastritis en perros.

Tratamiento casero para la gastritis en perros

Una gastritis leve puede presentarse con un cuadro de apatía, falta de apetito y algún vómito puntual. A medida que vayas conociendo a tu colega, sabrás diferenciar cuándo algo le ha sentado mal, si es una gastritis o se trata de una enfermedad más grave. Los perros no exploran su entorno con la vista, como hacemos nosotros. Ellos emplean el gusto. Si se ha comido algo raro que le ha sentado mal o tiene una irritación por una comida de mala calidad, podrá producirse una gastritis.

En ese caso, lo primero que hará será vomitar. Del mismo modo que tienen mucha facilidad para llevarse todo a la boca, también la tienen para deglutir. Esto le durará un par de días, estará triste, se revolverá y no tendrá ganas de comer nada. En esta situación, no intentes darle ningún remedio casero, lo que tienes que hacer es que haga ayuno, usar probióticos y suministrarle toda el agua que necesite.

No intentes usar medicamentos para gastritis en perros

Si ves que la gastritis dura más de dos días, preocúpate, porque puede que no sea una gastritis y sí algo peor, o tenga una gastritis de carácter crónico que ha de chequear un veterinario. Nunca recurras a esta solución si tu perrete tiene alrededor de dos meses o si es senior, tampoco si nunca antes ha tenido gastritis; mucho menos si no está vacunado contra enfermedades como el parvovirus.

Algunos cuidadores cometen el error de intentar recurrir a medicamentos para humanos empleados en perros. Creen que como una gastritis tiene pinta de infección estomacal o de síntomas de acidez, pueden darle alguna pastilla que a ellos les ha ido bien. Esto es un gravísimo error. En serio, con algo de ayuno, agua y cariño, de tratarse de una gastritis, todo debería ir bien.

Cuándo necesitamos el tratamiento para gastritis de un veterinario

En función de la intensidad de la gastritis, tu perro puede llegar a tener vómitos con sangre, diarrea o pérdidas súbitas de peso. Tienes que tener cuidado si hay sangre en sus deposiciones o vómitos, pues podría no ser gastritis o, en caso de serlo, corre el riesgo de deshidratarse. El veterinario le aplicará el tratamiento correcto, te enseñará a detectar la diferencia entre un dolor de barriga o algo más serio, y te explicará paso a paso cómo cuidar a tu perro y cómo alimentarlo.

Si la gastritis pasa de los dos y de los tres días, posiblemente tampoco sea una gastritis y tendrás que ir al veterinario corriendo. El problema es que habrás perdido dos días valiosísimos. Muchas de las enfermedades de los perretes solo se pueden curar si acudes rápidamente al médico.

Embedded content: https://www.youtube.com/watch?v=tu_JFDBBHWs

Cómo prevenir la gastritis en perros

Lo mejor, como siempre, consiste en prevenir esta dolencia. Hay tres claves para lograrlo: una excelente alimentación con comida de primera calidad, mucha agua limpia y fresca siempre a su alcance y enseñarle a no meter el hocico en la basura. Las principales causas de la gastritis son una ingesta prolongada de pienso malo o por haber comido restos de la calle. Acostúmbrate a enseñarle a través del refuerzo positivo que no puede lamer el suelo.

Te recomendamos que lo premies con trocitos de manzana, pues ayuda a asentar el estómago. Así, también, aprenderá a diferencias la comida rica de la que no le conviene. Esperamos que este artículo te haya ayudado a combatir una posible gastritis de tu perro. Recuerda que además de tu especialista de confianza, cuentas con nuestros veterinarios online para solventar todas las dudas que pudieras tener sobre este u otros temas. Nos tomamos muy en serio la salud de tu mejor amigo.