¿Las iguanas pueden comer plátano, sandía o tomate?

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

¿El tomate, la sandía y el plátano son aptas para el consumo en iguanas? Estas tres frutas (sí, el tomate también es una fruta) son muy habituales en nuestra mesa y despensa, nos aportan nutrientes, agua, minerales y vitaminas, por lo que es normal que nos preguntemos si a nuestras queridas iguanas le sientan bien las tres o alguna de ellas.

Cuando nos referimos a una iguana estamos hablando de la iguana verde, que es el tipo de iguana que es más habitual que os haga compañía. En relación a la fruta, lo mejor es que se quede en un diez o quince por ciento de su dieta. Nosotros te recomendamos que no te pases del diez.

El problema que tiene la fruta es que contiene azúcares que no le sientan bien, pero a cambio le suministran vitaminas que sí que necesita, calcio, vitamina D y fósforo, que es clave para su dieta.

¿Pueden comer tomate las iguanas?

Las iguanas sí que pueden comer tomate, pero es importante que entendamos que, como fruta que son, no hemos de abusar de ellos. En algunas webs lo veréis registrado como verdura, pero mejor ponedlo en el saco de las frutas.

El tomate aporta tres cosas que tu iguana necesita: calcio, vitamina D y fósforo, pero también contiene vitamina C, B, hierro, proteínas y fibra. Es decir, consumirlo le es altamente beneficioso si lo hace con moderación. Eso sí, no puedes darle cualquier tomate, piensa que una iguana no muerde, masca ni mastica lo que come, lo que hace con el tomate es cortarlo, así que no le compliques su tarea.

Tampoco te recomendamos que abuses del tomate, lo mejor es que te centres en darle verduras de calidad suplementadas con alimentos que también le aporten proteínas animales, como insectos o carne. Aunque el pienso de perros también se lo comen, lo mejor es que no se lo des porque suele tener demasiada grasa para ellas

¿Pueden comer plátano las iguanas?

Una iguana sí puede comer plátano, pero de forma más espaciada que los tomates. El motivo es que el plátano contiene más azúcares que el plátano, por lo que lo mejor es que se lo des de más tarde en tarde y en menores cantidades. Eso sí, esta fruta es un excelente alimento (si no fuera por sus azúcares).

Un plátano aporta grandes cantidades de potasio, pero también vitamina A, C y del grupo B. También contiene mucho magnesio. Eso sí, también contiene muchos hidratos de carbono, por lo que es muy saciante. Lo dicho: se lo puedes dar muy de vez en cuando y siempre muy pendiente de no sobrepasar ese diez por ciento de frutas para tu iguana verde.

¿Pueden comer sandía las iguanas verdes?

La sandía es otra fruta que también puedes darle a tu iguana. Lo bueno de la sandía es que no tiene nada de grasa ni colesterol. A cambio posee vitamina A en grandes cantidades, vitambina C, cinc, cobre, magnesio y vitamina C. Sin embargo, fíjate que no tiene ni calcio, ni vitamina D ni fósforo, lo que sí suelen tener las verduras que tu iguana sí que tiene que comer a diario.

Posiblemente ahora te estés preguntando: si tiene demasiados azúcares para ella y no es lo ideal que la coman, ¿no sería mejor no darles nunca nada de fruta? Es un pensamiento válido, pero el azúcar levanta el ánimo, las frutas sirven para completar su alimentación y le añaden un puntito de variedad. Son para ellas como para ti lo es un postre, solo que sirve para reforzar el consumo de vitamina C, de calcio y de minerales.

Siempre que elijas fruta para tu iguana o para cualquier otro animal, mejor selecciona frutas orgánicas, así te asegurarás de que no tenga pesticidas. Las iguanas se comen las mondas de las frutas y ahí puede haber elementos nocivos para ella. Prevenir es mejor que curar.

¿Qué frutas no pueden comer las iguanas?

Lo mejor es que evites siempre las frutas ácidas o demasiado maduras. Cuando una manzana o un tomate está muy, muy maduro, puede segregar una sustancia llamada tanino que no le sienta bien. Como último consejo, lo mejor es que siempre que introduzcas un elemento nuevo en su dieta lo hagas en pequeñas cantidades y esperando unos días a añadir uno nuevo.

De esta forma podrás ver cómo le sienta el plátano, ese trozo de tomate o la sandía. Si no le gusta una fruta o un alimento, no le fuerces a tomarlo; sobre todo si esta