Las primeras experiencias del cachorro

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

En la conducta del perro y del gato adulto influyen muchos factores como la genética, el estado de salud, el manejo del propietario...etc. Pero por pocos es conocido que la conducta del perro o gato adulto está claramente influenciada por el ambiente en el que se crió su madre y las primeras vivencias que tuvieron durante las semanas más tempranas de vida.

Las evidencias científicas de ésto son claras, por eso en este artículo abordaremos este tema de forma sencilla para comprender la importancia que tiene.

  • ### El manejo de la madre durante el embarazo

El ambiente y el manejo de la perra y la gata cuando están preñadas es fundamental ya que influye sobre la futura conducta de sus cachorros. Se ha comprobado que si la madre experimenta estrés, especialmente en el último tercio de la gestación, los cachorros son más nerviosos, muestran mayor déficit de atención y además son más propensos a tener ciertos problemas de conducta en su edad adulta. Esto último es debido a una menor tolerancia a la frustración y a una mayor sensibilidad al estrés que provocan las situaciones novedosas.

La razón de todo ello es que la madre, al sufrir estrés durante los dos meses de preñez, experimenta un aumento de hormonas que llegan hasta los fetos a través de la barrera placentaria. En los cachorros, los receptores para estas hormonas se reducen, lo que conlleva que los futuros cachorros gestionen peor las situaciones novedosas y de cambio. Como sabemos, una baja tolerancia a la frustración predispone a que el animal muestre problemas de conducta como miedos intensos, agresividad, trastornos compulsivos,...

  • ### El entorno y la conducta maternal

Además de la experiencia que tenga la madre en criar cachorros (generalmente las primerizas suelen tener más problemas), el entorno en que se encuentra afectará a los cuidados de sus cachorros. Si la madre sufre estrés crónico o ciertos problemas de conducta, su comportamiento maternal puede verse afectado, de manera que los cuidados que dé a sus crías sean inadecuados o insuficientes. Ésto pone en serio riesgo la supervivencia de los cachorros y los gatitos.

Especialmente ocurre en las gatas. Si perciben que sus crías pueden estar en peligro, está descrita la conducta de canibalismo, es decir, pueden matar e incluso ingerir a los gatitos en un ambiente hostil e inadecuado. Para evitar estos problemas, el nido, el entorno y los cuidados y manejo de la madre deben ser los adecuados.

  • ### Influencia de las primeras experiencias del cachorro

Durante la primera semana de vida los cachorros necesitan a su madre para todo: alimentarse, entrar en calor, estar seguros... A partir de la segunda semana empiezan a madurar la vista y el oído. Y es a partir de la tercera cuando se abre todo un mundo para ellos. Aún así, deben permanecer con la madre hasta al menos la mitad del periodo de socialización (3 a 12 semanas en perros y 3 a 9 en gatos).

De su madre y hermanos aprenden el lenguaje propio de la especie y, por tanto, lo que necesitan para comunicarse correctamente con sus congéneres.

En esta fase, aunque la respuesta de miedo es inferior a la conducta "de exploradores", es importante que el primer contacto que tienen las crías con los diferentes estímulos sea positivo.

El primer recuerdo es el que más perdura, por eso las experiencias negativas y traumáticas pueden ser el origen de futuros problemas como los miedos y fobias en el animal adulto.

Por lo tanto, especialmente aquellas personas que crían perros y gatos, deben tener especial cuidado en mantener un ambiente tranquilo y un manejo correcto y positivo tanto de la madre como de los cachorros durante sus primeras semanas de vida.

Debemos hacer bien las cosas desde el principio para prevenir la aparición de problemas de conducta.

Borja Ros Villanueva, veterinario y etólogo en Adetcan.\
Adetcan es un proyecto formado por dos veterinarios etólogos y educadores caninos que prestan servicios de asesoramiento, prevención, diagnóstico y tratamiento de problemas de conducta en perros y gatos. El servicio es a domicilio. Estamos en Santiago de Compostela pero trabajamos en toda Galicia.