Las razones más comunes por las que se rechazan los reembolsos de servicios veterinarios

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

Crees que lo has hecho todo bien: vas a tu veterinario, pides la factura, la presentas, todo parece estar correcto pero… ¡ups! el reembolso es rechazado 🙅‍♀️. La verdad es que puede resultar frustrante e incómodo. Has contratado un seguro para asegurarte de poder hacer frente económicamente a los elevados gastos veterinarios derivados de un accidente o enfermedad, ¿verdad?. Por ello, para que jamás de los jamases te vuelvan a denegar un reembolso, te traemos los motivos más comunes por los cuales esto sucede. Intenta evitarlos para así prevenirte de dolores de cabeza y frustraciones innecesarios (aunque si contratas nuestro seguro, será mucho más fácil, jeje 😜).

¡Atent@! 👇🏻

¿Has leído bien la póliza? (Incluyendo la letra pequeña)

Siempre, siempre, debes leer tooodo lo que contratas. Parece lógico, ¿pero lo haces? ¿Cuántas veces aceptamos los términos y condiciones sin haber leído absolutamente nada? Pues bien, en el caso de los seguros es SÚPER IMPORTANTE que leas qué estás contratando. Si tienes alguna duda, seguro que la aseguradora te la resuelve muy amablemente (al menos nosotros así lo hacemos, y además, en nuestra póliza no hay letra pequeña).

También deberías entender todo lo que estás firmando. Por eso, si hay términos que se te escapan no te cortes, pregunta. Nadie nace sabiéndolo todo, y más en estos casos, firmar algo que no entiendes, podría llevarte a algún que otro sustito. Ten claro que una vez firmas algo, haces constancia de que lo aceptas. Por tanto, hacer una reclamación por algo que has aceptado es un pelín complicado.

¿Tienes clara la cobertura para enfermedades preexistentes?

Las aseguradoras no suelen cubrir las enfermedades preexistentes. Si tu aseguradora no lo deja claro o tienes alguna duda al respecto, de nuevo: pregunta. Las enfermedades crónicas previas casi nunca están cubiertas por pólizas nuevas. Por eso, si tu mascota padece alguna enfermedad que te gustaría que estuviese cubierta por la póliza de seguro, consulta antes con la aseguradora si eso es posible.

¿Cuándo empieza tu póliza?

Con esto nos referimos a la fecha efectiva de inicio de la póliza, y al periodo de carencia.

La fecha efectiva de inicio de la póliza es la fecha y hora exacta en la que la póliza entra en vigor, que no suele ser la misma que el momento en el que la pagas, sino posterior. Te aparecerá especificada en la documentación que te aporte la aseguradora al contratar la póliza.

El periodo de carencia es el número de días u horas que deben transcurrir desde la fecha de efecto de la Póliza, hasta el comienzo efectivo de la cobertura de los riesgos, no siendo indemnizables bajo esta Póliza los Siniestros que se produzcan en dicho período.. En Barkibu la carencia para accidentes es de 24h y la de enfermedades de 14 días, la más baja del mercado!.

Lo que significa que debes tener muy claro en qué momento empieza la cobertura de tu póliza de seguro; y los términos temporales de periodo de carencia que ofrece tu aseguradora; ya sea en caso de accidente como en caso de enfermedad.

Medicación y gastos de farmacia

Lamentablemente, las aseguradoras no pueden hacerse cargo del coste de los suplementos nutricionales. Este punto es muy importante a tener en cuenta, ya que en muchas enfermedades crónicas, la medicación supone un desembolso considerable durante un largo periodo de tiempo. En nuestro caso, Barkibu cubre tanto la medicación inyectable como la medicación oral prescrita por un veterinario.

Inclusión de los tratamientos rutinarios y preventivos

Hay varios tratamientos que no se encuentran cubiertos por la mayoría de aseguradoras, como son:
⚡️ Tratamientos rutinarios: Como peluquería o revisiones anuales
⚡️ Tratamientos preventivos: Como vacunación, desparasitación, limpiezas dentales o castración. Estos tratamientos son muy importantes para prevenir enfermedades que pueden hacer peligrar la vida de tu mascota.
⚡️ Tratamientos relacionados con la reproducción: los seguros no se pueden hacer cargo de los costes generados por tratamientos o pruebas como cesáreas o ecografías para confirmar la preñez.

Normalmente, los gastos derivados de este tipo de tratamientos, corren por cuenta del usuario. Además, en el caso de algunas aseguradoras, se trata de tratamientos recomendables u obligatorios con el fin de cuidar la salud de tu mascota y prevenir posibles enfermedades derivadas de una falta de cuidado o cuidados precarios. En caso de que hubiera alguna enfermedad derivada de esta falta de cuidados, la aseguradora podría rechazar el reembolso de todos aquellos tratamientos necesarios para tratar dicha enfermedad.

Enviar a la aseguradora la documentación que te soliciten para poder recibir tu reembolso cuanto antes.

Cuando realizas una solicitud de reembolso tendrás que aportar ciertos documentos a la aseguradora para que pueda valorar la cobertura de los gastos veterinarios, como la factura y un informe de la visita. Cuando realizas la primera solicitud, te pedirán también el historial completo de tu peludo.

Conseguir el historial puede ser un poco pesado, por lo que lo mejor para ahorrar tiempo y recuperar tu dinero más rápidamente, es que al contratar la póliza, se lo solicites a las clínicas a las que hayas visitado con tu compañero de cuatro patas.

Si cada vez que visitas al vete, le pides el informe y guardas la factura, tus solicitudes se resolverán en un periquete.

El límite de los 12 meses

El límite de los 12 meses se refiere a ese periodo en el que se puede reclamar por cierta enfermedad específica en las pólizas de seguro de mascotas con un límite de tiempo determinado (en este caso 12 meses).

Por ejemplo, imagínate que tu perrete tiene un tumor y tu aseguradora te permite cubrir todos los gastos derivados del tratamiento de este tumor hasta un límite de 12 meses o hasta cierta cantidad monetaria (o ambas). Cuando estos 12 meses hayan pasado, si tu mascota, lamentablemente, sigue teniendo ese tumor, y tu póliza contenía este límite de 12 meses, los gastos derivados no se incluyen en la póliza; y por tanto, no podrás hacer reclamaciones relacionadas con el tratamiento de dicha enfermedad.

En cambio, nosotros en Barkibu ofrecemos pólizas de por vida. Esto te permite reclamar por la misma enfermedad durante toda la vida de la mascota. Funciona de la siguiente manera: cubre los gastos veterinarios hasta x cantidad anual (en nuestro caso, tenemos el límite más alto del mercado: 3.000€). Tu mascota puede sufrir una enfermedad que sea larga o que perdure a lo largo de los años, por ello, esta es la mejor opción. Lo que se hace es renovar la póliza año tras año y, de esta forma, también se restablece el límite anual (cada año se restablecen tus 3000€).

Lo cierto es que, las pólizas de 12 meses suelen ser más baratas. Pero también es cierto que lo barato acaba saliendo caro y que deberíamos valorar las condiciones para tomar una buena decisión.

Cobertura dental ¿se incluye o no?

No todos los seguros de mascota tienen cobertura dental. Sin embargo tener una boca sana es muy importante, ya que los dientes pueden ser foco de infecciones y causar mucho dolor cuando hay alguna enfermedad.

En cuanto a cuidados rutinarios, pasa lo mismo que con otros tipos de tratamientos. Es importante mantener a tu mascota sana, por lo que los cuidados rutinarios dentales no se consideran una cobertura por enfermedad o accidente sino algo preventivo. Tu veterinario te puede aconsejar a cerca de como mantener los dientes de tu mejor amigo lo más sanos posible para prevenir enfermedades periodontales.

Algunas pólizas (como la nuestra 😉) sí incluye los tratamientos dentales derivados de accidente o enfermedad. Los tratamientos dentales suelen tener un coste bastante elevado, así que si tu póliza lo incluye, es un alivio.

Haber sido sincero al contratar el seguro

Este es un punto super importante a tener en cuenta. Si has ocultado algún tipo de información relevante o modificado algún dato referente a estos temas, es probable que, si te descubren, te denieguen el reembolso.

Los animales de compañía que han participado en actividades comerciales

Con esto se refiere a todos aquellos animales de compañía que hayan generado algún ingreso derivado de alguna actividad comercial o deporte: carreras, seguridad y guarda, cría, concursos… ¿el motivo? Están mucho más expuestos al peligro que una mascota que lleva una vida tranquila, vamos, de mascota. Y además, de esta manera, ya no son tanto mascotas como animales de trabajo, ¿no crees?

Es lógico, un deportista olímpico no tendrá la misma póliza de seguro que una persona sale a caminar todos los días tranquilamente de paseo.

En cambio, si es tu caso, puedes informarte y buscar pólizas especializadas para este tipo de casos.

¿Tienes actualizados los datos de tu mascota?

Es importantísimo que informes a tu compañía de seguro de cualquier cambio en cuanto a las circunstancias de tu mascota. Puede afectar a la cobertura, y debes ser conocedor de ello para que, si te deniegan algún reembolso, no te pille por sorpresa.

Si crees que la denegación de tu reembolso ha sido injusta, deberías realizar una reclamación directamente a tu aseguradora, para que revisen la decisión sobre tu caso; es posible que hayan cometido algún error, o que haya información adicional que no habías aportado al principio que pueda hacerles cambiar su decisión. En caso de que la reclamación sea rechazada, siempre puedes enviar una queja a la DGS. Pero el caso es que, antes de llevar a cabo tooodo este proceso (para evitar dolores de cabeza y pérdidas de tiempo) deberías comprobar los puntitos que te hemos indicado en este post.

Como te decíamos, puede que creas que todo está en regla y que tanto tú como tu mascota tenéis las espaldas cubiertas en caso de que suceda cualquier imprevisto. Por eso, aquí te dejamos un pequeño esquema de puntitos que deberías tener en cuenta para contratar la póliza de seguro de tu amiguete (y asegurarte de que estás ofreciéndole lo mejor de lo mejor):

✅ Lee la letra pequeña. ¿Crees que da pereza? La pereza no es nada comparada con la frustración de que no te reembolsen un gasto veterinario que creías que incluía tu póliza (de verdad).
✅ ¿Qué dice sobre las enfermedades preexistentes? Y sobre todo, lo que no tengas claro: pregunta, pregunta y pregunta.
✅Ser consciente del periodo de carencia. Recomendación: cuanto menos tiempo de carencia, mejor. Nunca sabemos cuando va a suceder un accidente o cuando nuestra mascota va a sufrir una enfermedad.
✅ Qué incluye y hasta qué cantidad. Calidad y cantidad, dos aspectos a tener en cuenta para (casi) todo en esta vida. El seguro de tu mascota no es una excepción. Los tratamientos preventivos y rutinarios pueden no estar cubiertos.
✅ El tiempo. ¿Es una póliza de cobertura de 12 meses o se renueva anualmente? Es un punto ESENCIAL, tanto a la hora de contratarlo como a la hora de utilizarlo.
✅Entregar siempre la documentación solicitada totalmente actualizada.
✅Ser sinceros al contratar la póliza.

En fin, como puedes ver, en Barkibu te lo ponemos muuuy fácil (hasta te hacemos una lista de puntos a tener en cuenta). Si quieres terminar de ver toodo lo facil que te lo podemos llegar a poner, calcula ya mismo tu póliza aquí (desde 99€ al año).

¿Nos hemos dejado algún motivo por el cual deniegan un reembolso? ¡Te leemos en comentarios!