Llegada de un bebé a casa con gato - Cómo evitar celos

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

¿Te preocupa que tu gato esté celoso de tu bebé y quieres evitar reacciones agresivas? La llegada de un bebé a la familia es una grandísima alegría, pero cuando convivimos con algún animal puede suponernos también una preocupación, sobre todo pensando en cómo aceptará nuestra mascota al nuevo miembro de la familia. Como sabemos, los gatos son animales muy estresables, y cualquier cambio en el entorno puede generar niveles de estrés muy elevados.

Ante la llegada de un bebé a casa cuando vivimos con un felino, es fundamental realizar algunos preparativos previos para que el encuentro desde el principio sea lo mejor posible. Te damos algunos consejos que pueden resultarte útiles en estas situaciones.

Preparativos antes de la llegada del bebé

  • Cambios progresivos de rutinas. Con la llegada del bebé, nuestras rutinas cambiarán debido a que tendremos que dedicar más tiempo al nuevo miembro de la familia. Por ello, es conveniente que durante los meses de embarazo, vayamos modificando de forma progresiva nuestras rutinas, especialmente las que implican a nuestro gato: horarios de comidas, horarios y tiempo de atención y juego con nuestro felino,… Si los cambios se hacen con tiempo y poco a poco, cuando llegué el bebé e iniciemos la nueva rutina, nuestro minino ya estará habituado a ella por lo que el cambio será mucho menos brusco para él.

  • Cambios progresivos en casa. Otro aspecto que cambiará en nuestras vidas y la de nuestro gato será la distribución de las cosas en casa. Todo lo necesario para el bebé (cuna, carro, bañera,…) serán nuevos para el gato y ocuparán sitio en la casa, por lo que habrá que hacer redistribuciones del espacio en el hogar. Cuanto antes lo hagamos, será mejor para el gato por dos motivos:

    • Se habituará con suficiente antelación a los nuevos objetos, por lo que cuando llegue el bebé ya los conocerá y habrá tenido tiempo de explorarlos y reconocerlos.
    • Es muy importante que los objetos del gato se trasladen de forma progresiva (comedero y bebederos, arenero, rascadores, zonas de descanso). Si los objetos del bebé van a ocupar un sitio donde ahora están las pertenencias del gato, los cambios que hagamos deberán ser progresivos para evitar que se estrese.
  • Crear o mantener zonas seguras para el felino. Las zonas seguras son aquellos lugares donde el gato se “aisla” cuando desea estar tranquilo y que nadie le moleste. Suelen ser zonas elevadas o zonas escondidas. A menudo, el gato escoge estos lugares, aunque podemos facilitarle zonas seguras usando cajas de cartón, bolsas de deporte abiertas, colocando estantes elevados,… Es esencial tratar de mantener esos lugares seguros para el felino y, si previsiblemente deberán desaparecer, crearle zonas nuevas habituándolo poco a poco y de forma positiva.

  • Uso de la feromona facial felina. El marcaje facial es el que realiza el gato al frotar sus mentones sobre objetos, personas u otras mascotas. Se trata de una forma de comunicación con la que el gato deja un automensaje: “este objeto, persona o mascota es conocida y segura para mí, por lo que me puedo relajar”. Actualmente se comercializa un análogo sintético de estas feromonas, muy útil ante situaciones de cambios en el entorno del gato. Colocar uno o dos difusores de estas feromonas antes de la llegada del bebé podrá ayudar a que nuestro gato gestione mejor este momento.

  • Corte de uñas y revisión veterinaria. Es importante recortar las uñas al gato antes de la llegada del bebé. Aunque sea por curiosidad, al querer tocarle podría hacerle algún arañazo sin intención de hacerle daño. Además, algunos gatos no llevan bien el corte de uñas, por lo que es preferible hacerlo antes de que llegue el bebé y no cuando ya esté presente, para evitar que asocie la mala experiencia con él.

¿Los gatos reconocen a los bebés o tienen reacciones agresivas?

También será importante que las vacunas y las desparasitaciones estén al día, por seguridad higiénica.

  • Habituación a ruidos y lloros del bebé. Aunque no siempre resulta eficaz porque algunos animales no lo extrapolan a la realidad, puede ser útil usar cd´s o grabaciones con lloros de bebés durante los meses previos. Empieza poniéndolos a un volumen bajo y, según la reacción del gato, ve aumentando poco a poco. Aprovecha mientras suenan las grabaciones para jugar con él, acariciarlo o darle su comida o algunos premios comestibles.

  • Presentación de la ropita y los olores del bebé. El mundo de los olores es extremadamente importante en los gatos. Cuando ya ha nacido el bebé pero todavía está en el hospital, debemos aprovechar esos días para llevar a casa ropita, pañales, toallas usada por él; esto permitirá que el gato se vaya habituando al olor del nuevo miembro de la familia. Eso sí, nunca fuerces a tu gato a oler esos objetos. Déjalos por casa en una zona visible y espera a que sea él quien se acerque a olerlos y explorarlos. Puedes positivizar esto dándole la comida o algunos premios cerca de los objetos del bebé.

Pautas cuando el bebé está en casa

Tras muchos meses esperando, y haciendo los preparativos oportunos, llega el momento clave: la llegada del bebé a casa. Generalmente, los gatos que de pequeños han tenido contacto con bebés y niños, suelen mostrar menos problemas de aceptación. Con aquellos gatos que no hayan sido socializados o muestren ciertos problemas como miedo o agresividad, deberemos ser especialmente cuidadosos para evitar problemas.

  • Si el gato está relajado, deja que se aproxime y reconozca al bebé. Déjale que le huela y lo explore, sin forzarlo ni hacer movimientos bruscos mientras está interactuando con él. Puedes aprovechar estas interacciones tranquilas para ir premiando al gato con caricias y algunas chuches que le gusten mucho.

  • Uno de los momentos en los que hay que estar más pendientes es cuando el bebé llora, ya que los grititos pueden alertar o asustar al gato. Trata de mantener siempre la calma y, si el felino decidiera irse a su zona segura, no lo molestes.

  • Ante el más mínimo signo de malestar o agresividad en el gato (bufidos, gruñidos, erizamiento del pelo,…), separa al gato del bebé y ponte en contacto con un especialista en medicina del comportamiento.

Como ves, son muchas las pautas que pueden realizarse antes de que llegue un nuevo miembro a la familia para conseguir que la aceptación por parte de nuestro felino sea completa y pacífica. Y hay tiempo de sobra durante los meses de embarazo para ponernos manos a la obra. Si al llegar el bebé a casa notas algún signo de incomodidad y, sobre todo, mucho miedo o algunas conducta agresiva en tu felino, no lo dudes y contacta con un especialista en comportamiento para que te ayude con el problema.

Borja Ros Villanueva, veterinario y etólogo en Adetcan.
Adetcan es un proyecto formado por dos veterinarios etólogos y educadores caninos que prestan servicios de asesoramiento, prevención, diagnóstico y tratamiento de problemas de conducta en perros y gatos. El servicio es a domicilio. Estamos en Santiago de Compostela pero trabajamos en toda Galicia.