¿Los gatos puede comer pan, migas, de molde o pan dulce?

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

Seguro que te has preguntado un montón de veces si tu gato puede comer pan, y en caso de poder o incluso de deber, de qué forma. ¿Le puedo dar un trozo con miga o le quito la corteza? ¿Tengo que apartarlo si intenta comerse las migas? ¿Y si el pan es dulce, como el pan de molde, un bollito de leche, un trozo de pastel o una torrija?

En este artículo te vamos a hablar de este tema, pero también te explicaremos cómo funciona el estómago y el sistema digestivo de un minino, pues eso te ayudará mucho a comprender qué puedes darle de comer y qué no. También hablaremos de los valores nutricionales del pan y de cómo le afectan las enormes variedades que hay a día de hoy. Recuerda que puedes hacer más preguntas a nuestros dietistas especialistas en gatos.

ALIMENTOS que tu GATO NO puede comer y SÍ - Frutas, verduras, pescado...

¿Qué no puede comer un gato bebé? ¿Qué sí puede comer un gato adulto? ¿Leche, fruta, chocolate, huevo, queso, pescado...? ¿Le sienta bien o mal? En este vídeo te vamos a contar qué es lo que puede comer un gato y lo que no, dándote consejos sobre cómo alimentarlo bien.

¿Los gatos puede comer pan? ¿Y deben?

Los gatos pueden comer pan, pero no deben, no es una obligación. Es decir, si sus fauces corren a coger algo de pan y se lo tragan, y estamos hablando de un trozo de pan normal y corriente, comprado en panadería y sin nada raro, no le tiene por qué sentar mal. _Pero un gato no necesita comérselo, por lo que no debe. _

La explicación es muy sencilla. Aunque a veces veamos a los gatos o los mininos como si fueran bebés o un hijo más, no lo son. Son animales con sus propias necesidades alimenticias. El pan es todo hidratos de carbono. A los seres humanos nos vienen bien, pues los necesitamos para poder realizar actividad física.

Si tienes una vida normal y trabajas en una oficina, no necesitarás más que unos 100 o 150 carbohidratos al día. Si corres o realizas esfuerzos físicos a diario, esta cifra podría subir casi hasta los 200. Si eres un deportista, los carbohidratos que necesitarás podrán llegar hasta los 500. Es por ello por lo que se recomienda que haya pan en tu dieta.

Los gatos no digieren bien los carbohidratos

Los gatos, sin embargo, no necesitan carbohidratos para funcionar. Lo que a ellos les hace falta es una gran cantidad de proteínas de primerísima calidad y algo de grasa. Sí es verdad que les hace falta una pequeña cantidad de ellos, pero los acaban extrayendo de la comida que les ponemos en su comedero, todo lo demás es un excedente.

Pero esto no quiere decir que el pan sea tóxico para ellos o lo rechacen. Todo depende de sus gustos. En Barkibu conocemos gatos que rechazan el pan pero otros se pirran por él. Lo mejor, como siempre, es la prudencia: no premies a tu gato con pan, pero no te asustes si come un poco. Eso sí, siempre que encuentras a tu colega comiendo algo nuevo, vigílalo durante 24 horas. Si ves que vomita, tiene diarrea o se encuentra mareado, llévalo al veterinario.

Los gatos pueden comer pan y migas, ¿pero también de molde?

Aquí empezamos con los problemas. Los panes de molde añaden aditivos, saborizantes, colorantes y conservantes pensados y aprobados por sanidad para el consumo humano, por lo que podrían sentarle mal a tu gato. Estos panes de molde añaden azúcares y en algunos territorios se refieren a ellos como ‘pan dulce’ con razón.

Con los azúcares, como les ocurre también a los perros, hay que tener mucho cuidado. Estamos hablando de una criatura preparada para procesar proteínas y grasas, no azúcares ni un exceso de hidratos de carbono. Si come azúcares acabará teniendo grandes problemas en su intestino, produciéndole una defecación muy anormal, dolores y muy mal olor. Si notas que tu gato huele raro, lo más posible es que haya tenido una penosa digestión por culpa de alguna buena dosis de azúcar.

¿Los gatos pueden comer panes de semilla, espelta o masa madre?

Para acabar de rizar el rizo, ahora hay una gran cantidad de variedades de panes que llevan semillas de amapola, espelta, avena, salvado, etc. En este caso, mientras que somos más abiertos con la idea de que coma un poquito de pan, te desaconsejamos que le des estos panes modernos a tu gato. En caso de quiera comer un poco de él, elige panes lo más naturales posibles, que no tengan condimentos ni nada que los adultere.

En cualquier caso, aunque se haya comido un trozo de pan de lo más sano posible, vigílalo. Su intestino no está diseñado para digerirlo bien. En caso de flatulencias, vómitos o náuseas, visita a tu veterinario con urgencia. Si tienes cualquier duda, cuenta con nuestros especialistas en Barkibu.