¿Los perros tienen frío? ¿Qué temperatura aguantan?

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

¿Hay razas de perros que aguantan el frío mejor que otras? ¿Qué temperatura aguanta un perro? ¿Los perros tienen frío en la nieve? Es normal que tengas todas estas preguntas a la hora de adoptar un perrete. Algunas veces los vemos temblar, estornudar o tienen tan poquito pelo que nos asustamos si corre alguna brisa de viento. Lo cierto es que sí, los perretes pueden tener frío, les afectan mucho las corrientes, pueden acatarrarse y algunos necesitan ropita.

Por lo general, las razas a las que el frío les hace más daño son las más chiquitinas. Entre ellas, las más afectadas son las que apenas tienen pelo. Por el contrario, las razas más grandes y peludas tienden a soportarlo mejor. No dudes en ponerle algo de ropa si nota frío en caso de que convivas con un perrete chiquitón.

¿Cuánto frío aguanta un perro?

El nivel de frío que aguanta un perro depende muchísimo de la raza, también hay perritos en concreto que lo aguantan mejor que otros, como nos ocurre a los humanos. Por lo general, si notas que la temperatura baja de los diez grados y es un perrete de poco volumen, preocúpate. Si un perro es mediano puede llegar a estar bien hasta los seis, siete grados y un perro de mayor volumen puede soportar la bajada de un par de grados más.

Sin embargo, no van a estar cómodos. Siempre que la temperatura ronde los catorce grados, sea como sea tu perro, y aunque con estos todavía no tiene frío, empieza a preocuparte. Lo primero, conste, siempre es fijarte en tu perro, ¿ves qué tiembla o que estornuda? ¿Está inquieto e incómodo? ¿Busca zonas calientes o se niega a salir por la puerta de casa? Entonces es momento de ponerle algo de ropa de abrigo.

Lo mejor es que antes de preguntarte tú mismo si tu perrete tiene frío, hagas lo siguiente: siempre que vayas a adoptar un perrete, pregunta en la protectora si es adecuado para la temperatura de tu ciudad. Por ejemplo, no recomendamos perritos de raza enana para zonas muy interiores de España, pero tampoco Huskys para vivir en el sur. Cada uno tiene su hábitat preferido para vivir.

¿Los perros pueden morir de frío?

Sí, lo perros pueden llegar a morir de frío, como los humanos y el resto de criaturas de sangre caliente. Es lo que conocemos como hipotermia. Los síntomas son un adormecimiento generalizado de su cuerpo, una bajada súbita de la temperatura y, si no hacemos nada, podrían llegar a morir. Muchos perros abandonados mueren por esta causa.

Para evitar que un perro muera de hipotermia has de conocer sus necesidades de temperatura y satisfacerlas. Para empezar, no dejes que tiemble y que tampoco se encuentre en tu casa entre corrientes. Si la temperatura de la calle está por debajo de lo que te hemos indicado, lo mejor es que elijas ropa de abrigo para ellos, ¿y cómo hacerla?

En primer lugar, te recomendamos que no les compres ropa, sino que se la hagas a mano. Esto estrechará el vínculo entre los dos y te permitirá reciclar ese jersey que ya no te pones y ahorrar algo de dinero, ¿y qué puedes hacer con lo que ahorres? Fácil, escoger comida de mejor calidad para él.

Embedded content: https://www.youtube.com/watch?v=T7Oc36FSsjw

Evita el frío cuando son más mayores

En especial, es importante evitar el frío cuando tu perrete es o muy cachorro o muy mayor. A estas edades tienen el sistema inmune o bien sin desarrollar o muy debilitado, por lo que serán propensos a coger catarros y a enfermar. Tampoco te pases y los pegues al radiador o los cubras de ropa sin necesidad. Del mismo modo que a los perros pequeños hay que ponerles algo de abrigo si salen a la calle, que ni se te ocurra hacerlo con peludos grandotes, o los asfixiarás.

En resumen: sí, los perros tienen frío. La razas pequeñas son más propensas a padecerlo, sobre todo si son muy jóvenes o si son mayores. También hay otros perretes que, aunque no debería afectarles el frío, sí les afecta porque cada uno es un mundo. A partir de los 15º-10º, ponles algo de abrigo, pero sigue muy de cerca su reacción, porque pueden estar incómodos.

Si ves que aún haciendo todo esto sigue temblando, es muy posible que no se trate de frío, sino de alguna enfermedad nerviosa o del resultado de un traumatismo que es necesario tratar. Lo mejor que puedes hacer siempre es consultar con nuestros veterinarios online. No siempre un temblor es frío.