Los testículos de mi perro no bajan, ¿qué hago?

La bajada de los testículos en los cachorros ha de producirse antes de que se cumpla el medio año de vida. En caso contrario, el que se le queda en el interior podría convertirse en un tumor. El motivo de que no se le bajen los dos testículos o uno suele atender a causas genéticas. En caso de que pasado el tiempo establecido uno o ambos sigan en el interior, hay que consultar en el veterinario.

En esta situación surgen muchas preguntas: ¿un perro que no tiene testículos puede tener hijos? ¿Y si solo tiene uno de ellos? ¿A qué edad le bajan los testítulos a un perros? A continuación te daremos consejos sobre lo que tienes que hacer, pero lo mejor es que te pongas en contacto con nuestros veterinarios online.

Mi perro no tiene testículos, ¿puede tener hijos?

La posibilidad de tener hijos está asociada a los testículos, pues en ellos se forman los espermatozoides que dan origen a la vida. Para que haya una buena producción de los mismos, es necesario que se den ciertas condiciones. Una de las principales es la temperatura. El problema que tienen los testículos que no bajan y que se quedan en el interior del cuerpo de tu perro es que están muy calientes.

Es por ello por lo que solo tienen posibilidades de tener hijos aquellos perretes que, por lo menos, tienen un testículo bajado, porque estos sí estarán frescos y tendrán espermatozoides de calidad. De todas formas, aunque los que tengan uno puedan ser padres, es mejor que no lo sean, pues herederán esta condición a sus hijos.

¿Por qué mi perro de un solo testículo no debe tener crías?

El problema de poseer solo uno en su ubicación natural es que puede convertirse en un tumor. Hay muchas posibilidades de que eso ocurra. En ese caso, puede acabar derivando en un cáncer que acabe con su vida tras un largo proceso agónico. Es para evitar esto por lo que muchos cuidadores deciden castrar a sus perretes.

El cáncer en un perro se manifiesta de forma agresiva. Al principio, suele manifestarse a través de cierta apatía de nuestro animal. Un perro con cáncer estará tristón, tendrá menos ganas de jugar y más de dormir. Notarás en su mirada que no está bien, que le faltan fuerzas. A medida que pasen los días, perderá el apetito y se quedará muy flaco.

Además de la pérdida de peso, es muy posible que también vomite sangre, haga caca con coágulos oscuros o algo similar a la hora de orinar. De todas formas, no te alarmes, no todos los testículos que se quedan en el interior de tu perro se convierten en tumores, pero sí es algo de lo que ha de preocuparte y que has de comentar con un veterinario.

A mi perro se le suben los testículos, ¿es normal?

Sabiendo que un testículo que no ha bajado del todo implica un posible problema de cáncer y un rasgo genético hereditario, muchos cuidadores se preocupan al ver cómo estos, a veces, parece que vuelven a perderse en su abdomen y desaparecer. Sin embargo, no es que los testículos vuelvan a subirse.

El descenso de los testículos hasta la posición que ocupan con normalidad no se produce por casualidad ni por accidente, es un proceso natural del cuerpo y de su maduración sexual. A los hombres les ocurre lo mismo. Una vez que bajan, no vuelven a subir.

Sin embargo, debido a variaciones térmicas o de presión o en función de su actividad sexual, puede que te dé la impresión de que han encogido e incluso de que se han vuelto a subir, pero no te preocupes. En caso de que notes que ha pasado esto o de que crees que puede tener alguna lesión, haz tus preguntas a nuestros especialistas online o visita a tu veterinario.

¿A qué edad le bajan los testículos a un perro?

Por lo general, a los perros les bajan los testículos durante sus primeros meses de vida. Se estima que al llegar a la mitad de su primer año de vida ya tendrían que estar bajados los dos. Como durante estas semanas tu perrete estará siendo examinado y vacunado, el veterinario se asegurará de comprobar esto.

Recuerda que no hay remedios caseros para que a tu perro le bajen los testículos. Si no se le han bajado, deberás atender al consejo del veterinario, que te dirá cómo proceder. No intentes ningún tipo de masaje, hierbas o soluciones milagrosas. Recuerda que tienes a nuestros especialistas online para recibir más información.