Mi gato maúlla antes de defecar y después de ir al baño, ¿por qué? - Solución

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

El estreñimiento en gatos es un problema al que todo cuidador se va a enfrentar tarde o temprano. La forma en la que lo expresan es quejándose con maullidos de forma lastimera tanto antes de ir al arenero como al volver sin tener éxito.

En este artículo te explicaremos los motivos por los que tu gato puede estar estreñido; que es el motivo de que maúlle y se queje, cómo prevenir el estreñimiento y también qué remedios caseros puedes hacer y cuándo es importante que vayas al veterinario.

¿Por qué mi gato llora al defecar?

Al intentar hacer caca le resulta imposible, por lo que se queja. Además, con esos maullidos está intentando llamar su atención, para que lo ayudes. Antes de saber lo que tenemos que hacer, lo primordial es comprender por qué puede estar estreñido. Atacando al síntoma, solucionaremos el estreñimiento.

Empezaremos reuniendo las situaciones en las que sí tenéis que ir al veterinario y luego nos centraremos en las que se pueden solucionar en casa. Aunque si el estreñimiento persiste siempre hay que ir al veterinario. De hacer fuerza podría llegar a hacerse daño y sangrar.

Las bolas de pelo estriñen:

los gatos tienden a acumular bolas de pelo en su interior de lamerse tanto. A veces se les quedan atoradas y les impiden hacer caca. Si no prevenimos las bolas de pelo, nos tocará ir al veterinario para que nos ayude a que las expulse.

Se ha tragado algo raro y lo tiene atascado

Si ha ingerido algo que tenías tirado por casa; lo que es habitual si tienes una casa con niños pequeños, puede que también se le haya quedado dentro. Tanto en el caso de las bolas de pelo y estos objetos que provocan estreñimiento, hay que ir al vet.

Por una enfermedad o dolor puede no ser capaz de cagar

Si se ha dado un golpe en la espalda que le afecta a la zona por la que expulsa las heces, puede no ser capaz de adoptar la postura correcta. También hay ciertas enfermedades de los riñones que pueden impedirle hacer de vientre.

Todas estas cuestiones han de ser siempre tratadas con un veterinario; de todas formas, no es lo más común. Salvo en el caso de las bolas de pelo, lo más habitual es que el estreñimiento que le hace maullar y sufrir se deba a dos cosas:

Una mala alimentación, el principal motivo del estreñimiento

Tu gato necesita tener a su alcance y de forma constante agua fresca y comida que no tenga ni muchos carbohidratos, que sea de calidad y que le aporte fibra al cuerpo. Un cuidador poco cariñoso y entregado a su gato, puede que le compre comida barata del súper, lo que además de estreñimiento le puede provocar irritaciones.

Por ello, si nuestro gato tiene diarrea o estreñimiento lo primero que tendríamos que preguntarnos es: ¿está nuestro gato comiendo bien acorde a su edad, peso y raza? Una mala comida puede provocarle una inflamación en su tracto digestivo que le impedirá hacer caca.

No beber la suficiente agua también estriñe

Si no tiene agua fresca, no beberá, y el agua es lo que favorece que tu gato haga de vientre, si no, no podrá. Imagínate si combinas una mala dieta con una falta de agua: el estreñimiento será practicamente inevitable. En realidad, muchos de los problemas de piel e internos de un gato se solucionan comiendo y bebiendo bien. En serio.

La obesidad es otra causa principal de estreñimiento

Para acabar, la otra causa principal del estreñimiento es la obesidad. Si tu gato está gordo, le costará muchísimo hacer caca y estar sano. Con todo esto que te hemos contado, hay varias cosas que puedes hacer ahora mismo para mejorar su situación e intentar aliviar su estreñimiento

Cómo estimular a un gato a defecar

  • Cambia su dieta por una mejor que tenga fibra
  • Añade algo de agua en su comida para que tenga un aporte extra de líquido
  • Si está obeso, modera la cantidad de comida poco a poco hasta llegar a lo que verdaderamente necesita
  • No le des chucherías que estriñan
  • Asegúrate de que siempte tiene agua fresca delante de él a su disposición
  • Hazlo moverse. Juega con él y cómprale juguetes para que se motive

De todas formas, si ves que nada de esto funciona y el dolor persiste, tendrás que ir al médico por si la causa de sus quejidos es por algo que solo el veterinario puede