Mi gato pierde el equilibrio al caminar, ¿qué puedo hacer?

¿Tu gato se tambalea al caminar? ¿Pierde el equilibrio en las patas traseras como si tuviera debilidad? Si a tu gato le tambalean las piernas, se arrastra y no puede andar, te vamos a dar una serie de consejos y recomendaciones acerca de lo que tienes que hacer. Todo lo que leerás aquí son consejos generales, si prefieres recibir una consulta personalizada, contacta con nuestros veterinarios online.

Mi gato se tambalea al caminar

Los gatos son criaturas con un excelente sentido del equilibrio pero, a veces, este puede fallarle. Esto es lo que conocemos como ataxia, un trastorno que puede originarse por muchos motivos que vamos a repasar hoy, pero no te alteres, los dos más comunes no son preocupantes y tienen fácil solución.

La razón más frecuente por la que tu gato no puede andar bien es porque se ha dado un golpe. Un trauma fuerte puede haberle desorientado, como también lo haría con una persona. La manera de actuar en este caso es visitar de urgencia a un veterinario, pues puede tener daños internos. En la mayoría de los casos, recuperará la movilidad con reposo y cariño, pero la ayuda de un especialista te ayudará a descartar problemas derivados del impacto.

Si estás totalmente seguro de que no se ha dado un coscorrón y esta debilidad se alarga en el tiempo, puede que el culpable sea su alimentación. El pienso barato de supermercado no siempre cuenta con el hierro, las vitaminas y todas las proteínas que necesita para que esté sano. En ocasiones, muchos PetLovers no son conscientes de que los hábitos alimenticios de un gato cambian en función de su edad y su peso, lo que los condena a no contar con los nutrientes que precisa en cada una de sus fases vitales.

El primer tratamiento para la ataxia en gatos es mejorar su alimentación

Ponte en contacto con nuestros veterinarios online para saber qué dieta tiene que recibir tu peludo y en qué cantidad. Hacerlo también te permitirá saber si la imposibilidad de tu gato para caminar no se debe a otros motivos.

Dejando de lado que haya recibido un golpe en un mal lugar o que no coma bien, tu peludo puede estar sufriendo una infección en el oído, teniendo dañado el control del equilibrio. Las otitis son frecuentes en gatos y suelen provocarse cuando su sistema inmune está bajo y viven en un entorno sucio con ácaros.

Estos parásitos son uno de los principales causantes de este tipo de infecciones. Si se extiende desde el oído externo hasta llegar a convertirse en una otitis interna, sufrirá mareos y los síntomas de una ataxia. Sabrás que es posible que se trate de esto si al acercar tu nariz a su oreja, esta huele mal. También se agitará e intentará rascarse, perderá audición y le cambiará el humor.

La mejor manera de evitar que esto suceda es darle un abuena alimentación y tener la casa impoluta. De todas formas, una otitis también puede provocarse por la inserción de un cuerpo extraño en su cavidad auditiva, ten mucho cuidado si tienes hijos porque jugando con él pueden intentar meterle un lápiz o un o de sus juguetes.

Mi gato se arrastra y no puede andar, ¿es grave?

Si descartamos la otitis, un traumatismo o la alimentación, es posible que se trate de un problema con origen en sus nervios, la médula, el oído o del sistema vestibular. Tu peludo cuenta con tres encargados de mover y coordinar su cuerpo: el cerebelo, el sistema sensorial o el sistema vestibular. El primero, alojado en el cerebro, le ayuda a que todos sus movimientos sean precisos, da las órdenes a sus músculos y estos las ejecutas para que, si salta, caiga en buen sitio. Si el cerebelo está dañado, estos movimientos serán erráticos.

El sistema vestibular le permite caminar bien, mantener la postura y moverse de la manera en la que lo hace un gato. Las enfermedades asociadas a él suelen estar relacionadas con el oído. Por último, el sistema sensorial abarca tanto la médula como los nervios. Si le falla, no será capaz de orientarse bien, de entender dónde está y, por lo tanto, de decirle a su cuerpo hacia donde quiere moverse.

Este tipo de problemas pueden acompañarle desde su nacimiento a haber sido desencadenados por un golpe. La única manera de ponerle solución y tratarla es contando con un veterinario. Lo que hará el especialista es hacerle pruebas para descubrir qué tiene dañado, procediendo a determinar la mejor manera de atajarlo.

Además de estos problemas, la ataxia también puede sobrevenir por un problema muscular, de huesos o de articulaciones, que se agravan con la edad. Cuenta con nuestros veterinarios online para salir de dudas.

¿Te has quedado con dudas? Pregunta a nuestros veterinarios:

¿Qué temas te interesan?
En Barkibu queremos conocer los intereses de nuestros PetLovers. Ahora puedes decirnos qué temas te gustaría que tratase nuestro equipo de veterinarios en próximos artículos. Haz click en el botón para sugerir un tema: