Mi perro está gordo y no come mucho, ¿qué le pasa?

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

¿Tu perro está obeso pero te parece que come poco o que ha perdido el apetito? En este artículo trataremos este problema y te diremos cómo actuar, qué le ocurre y cómo proceder. Si estás leyendo este texto y nunca le ha ocurrido, no te pierdas este artículo, al final te daremos consejos de prevención para que nunca te veas en esta tesitura.

Siempre que los PetLovers nos hacéis esta pregunta creéis que la obesidad de vuestro perro es una consecuencia de una mala dieta, pero que claro, que como no come tanto, no tiene sentido que haya engordado. En algunas ocasiones, no es que haya engordado, es que su estómago se ha ampliado por otras causas. Es decir, que no está obeso, sino que tiene una enfermedad que ha hecho que su abdomen se agrande.

Obesidad canina | ¿Cómo saber si mi perro está gordo?

Borja Ros de Adetcan nos explica qué es la obesidad y cómo saber si nuestro perro está en el peso correcto. ¿Te has quedado con dudas? Haz tu consulta gratuita aquí: https://goo.gl/gpWjbN.

Pero antes de pensar que está sufriendo una patología hay que analizar su dieta. ¿Cuánto es comer poco, cuántas chucherías le das tú? ¿Sueles dejarlo a cargo de algún amigo o familiar cuando te vas a trabajar? ¿Seguro que él no le da golosinas? Empecemos por ahí.

Dieta para perros gordos o con un poco de obesidad

Cuidar la dieta de tu perrete es fundamental. Usa pienso de calidad y no el que compras en el súper, combínalo con recetas caseras con pollo cocido y verduras como la zanahoria, siempre teniendo cuidado de que no haya ni un hueso, o espinas, si decides darle merluza u otro pescado blanco.

Para rematar una correcta dieta dale también a probar comidas húmedas enlatadas especiales para él, si le gustan, altérnalas con el pienso. Muchas veces, mejorando la calidad de la comida se consigue mejorar su salud y corregir su peso, comiendo con menos grasas y más nutrientes.

Si esto no funciona, tu veterinario te enseñará a racionarle su comida y te dará consejos para que lo combines con ejercicios para que adelgace, también te señalará qué pienso light es el idóneo para él. Cuando inicies una dieta para tu perro, hazlo siempre contando con la ayuda de un especialista.

¿Pero y si realmente está gordo y no come?

En este caso tenemos que olvidarnos de la comida como una causa de la obesidad, porque lo cierto es que no come porque le ocurre algo que le está hinchando el abdomen y que le quita el hambre. Es decir, que si conseguimos solucionar ese problema, volverá a comer con normalidad. Analizamos, por lo tanto, de qué puede tratarse.

Tu perro puede estar sufriendo parásitos intestinales

Los parásitos intestinales son una de las causas más comunes por las que nuestro colega puede tener el abdomen hinchado, pareciendo que ha cogido mucho peso. Su abdomen se hincha por la presencia de estos seres, necesitando recibir un tratamiento de desparasitación urgente para que vuelva a la normalidad.

La manera más fácil de comprobar que está padeciendo este mal es examinar sus heces. Al alojarse en su sistema digestivo, podrás encontrar ahí restos de ellos, en algunos casos incluso descubrirás gusanos vivos entre sus excrementos. Si esto es lo que le ocurre a tu perro, o sospechas que puede ser la causa por la que parece que está gordo y ha dejado de comer, tienes que consultar a un veterinario. Recuerda que nunca has de tratarle con un remedio casero pues puede ser contraproducente, empeorando su situación.

La razón de que parezca que está gordo es un problema de torsión gástrica

Si tiene el vientre hinchado, tocáselo, ¿está duro? En ocasiones, la acumulación de los gases en el interior de su cuerpo le provocan tal presión que consiguen que su intestino sufra una torsión. Sospecharás qué le puede estar pasando si lo notas desorientado e intenta vomitar sin lograrlo, también porque si le tocas la barriga, le dolerá. Este caso suele darse especialmente tras una comida abundante, así que la clave para prevenir que le suceda es cuidar mucho su comida y repartírsela a lo largo del día.

Hay que tener mucho cuidado con esta enfermedad porque puede ser mortal. Al menor signo de dolor en el abdomen e hinchazón, acude a tu veterinario. Otros casos más leves son la excesiva absorción de líquidos o que haya acumulado gases.

Esperamos que este artículo te haya servido para comprender que un estómago hinchado no siempre está relacionado con una ingesta excesiva de comida. En ocasiones, oculta una enfermedad a la que hay que poner remedio. Nuestro consejo es que si tu perro tiene el abdomen hinchado, tomes nota de sus síntomas y dejes una consulta a nuestros veterinarios online, pero solo si no le duele el abdomen. Si detectas malestar al palparle, acude cuanto antes a tu veterinario.

¿Te has quedado con dudas? Pregunta a nuestros veterinarios: