Mi perro suelta un líquido por el ano y se queja, ¿qué le pasa?

El líquido que sale del culo de tu perro es uno provocado por sus glándulas anales. Tu colega tiene dos, una a cada flanco de su culete. Tienen una misión muy importante: la de segregar ese liquido transparente. Gracias a él, sus heces salen mejor y sin dolor. Además de para esto, también sirve como un DNI de cara a otros perretes. A veces te parecerá que su culo huele a óxido o a pescado; ese es el líquido de sus glándulas y ese es un olor identificador.

Cómo sus cuidadores, tenemos que conocer estas glándulas anales y también su funcionamiento. El problema que tienen no es que le salga algo de líquido por el ano procedente de ellas, sino que se le acumule ahí. El líquido va a más, a más y a más y le puede provocar graves problemas de salud. Dada esta situación, lo recomendable es vaciarlas. Podrás encontrar artículos por internet que te indicarán cómo hacerlo, pero lo mejor es que la primera vez sea un profesional el que te diga cómo hacerlo.

Como siempre, recuerda que cuentas con nuestros veterinarios online para saber todo lo que necesitas sobre este líquido que a veces huele a óxido, a amoniaco o peor y cómo afecta a su salud. Haz tu consulta de forma personalizada añadiendo una foto de tu perrete y todas tus dudas.

Síntomas de unas glándulas anales hinchadas

El primer síntoma de que estas glándulas necesitan tu atención es el mal olor. Además de la peste que provocan, si no haces nada verás cómo las molestias lo llevan a frotarse contra la alfombra o el suelo. La acumulación severa puede causar una infección o incluso algo peor. No te preocupes, no tienes que preocuparte de vaciar todo el líquido de sus glándulas anales de forma regular porque lo habitual es que sean ellos mismos los que lo hagan.

En caso de que al visitar el veterinario te diga que es necesario un vaciado, te indicará cómo proceder. Te recomendamos que siempre acudas a un profesional. Cuando le tocas el culo a tu perro sin tu permiso y aprietas, reacciona como reaccionarías tú mismo: enfadándose, ladrando e incluso mordiéndote. El especialista determinará si es posible que tú mismo se lo vacíes o no.

Cómo vaciar las glándulas anales de mi perro

Verás que el procedimiento es muy sencillo. Una vez localizadas las glándulas anales, basta apretar con suavidad y cómo te enseñe el médico para vaciarlas; pero cuidado, porque a veces puede salir un líquido a chorro muy desagradable. Si te salpica, no te enfades con él, claro. Tienes que conocer los pormenores de este tratamiento antes de que sea demasiado tarde.

Si ves que tu perrete se rasca por las molestias, examina la zona. ¿La notas excesivamente inflada y algo roja? En caso afirmativo, lo más posible es que ese líquido que le ha salido del ano sea algo viscoso. En un estado avanzado, podrá tener hasta algo de sangre. Si esta es la situación a la que te enfrentas, lo más posible es que al apretar, salvo algo más y tambén pus.

Llegados a este punto, ese líquido y esta sintomatología pueden significar fistulas, un tumor o una infección. Precisamente por esto es por lo que no recomendamos que sea el propio Petlover el que realice el primer vaciado del líquido acumulado en las glándulas, para que el veterinario descarte todos estos problemas de salud. A veces hasta puede ser necesaria una intervención quirúrgica.

Embedded content: https://www.youtube.com/watch?v=d9LAA14Vb4s

Operación de glándulas anales para mi perro

De todas formas, incluso aunque haya una infección o de una fístula, las intervenciones relativas a estas glándulas siempre salen bien. Al visitar al veterinario, aprenderás a identificar cuándo vuelven a llenarse y cuándo regresar al especialista para que produzca un nuevo vaciado. Si tu perrete se deja, podrás vaciarlas tú mismo y permitirle usar este líquido solo para que sus heces fluyan correctamente.

En resumen: si ves que un líquido pastoso o viscoso sale de su ano, notas inflamación, molestias en tu colega, gimoteos o que se frota contra el suelo, es muy posible que necesite un vaciado de sus glándulas. Como la situación puede haber derivado en una infección, una fistula o un tumor, es siempre recomendable que la primera vez lo haga un veterinario.

En caso de que lo considere oportuno, te enseñará a ti a hacerlo. Recuerda que si tienes más dudas sobre el vaciado de glándulas anales de un perro o de las características de este líquido puedes hacer tu consulta a nuestros veterinarios online sin compromiso.