Mi perro tiene alergia, ¿qué le puedo dar para aliviarla?

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

Las alergias en los perros son una lata, les viene de repente y pocas cosas hay que puedan calmarle el picor que les produce. Una alergia puede ser alimentaria, deberse al ataque un parásito o a un agente externo, como la provocada por el roce con una planta. Todas causan síntomas muy similares: fuertes picores por todo el cuerpo. Si la alergia está causada por una pulga, solo habrá que mirar dónde se rasca, erradicarlas y tratar la zona, pero, ¿y si es alimentaria?

No se puede ‘quitar’ la alergia a un perro, pero sí entender qué se la provoca y reducir la exposición. Si le ha dado una reacción alérgica una visita al campo, anota qué plantas y elementos pudo haber tocado y comunícaselo al veterinario. Si ha comido algo nuevo y al cabo de poco tiempo se pone a rascarse, eso es quizás lo que se la ha provocado. En este artículo te explicaremos cómo reaccionar y qué no debes hacer ante una posible alergia.

Síntomas de una alergia alimentaria en perros, ¿cómo son?

Una alergia producida por un alimento se manifiesta del mismo modo que otra cualquiera: con picor. De todas formas, este picor no será tan localizado como el que tendrá con una pulga, sino que puede darse en varias zonas: en el abdomen, en una pata e incluso en la cara, pero ¿siempre que se frota en esos sitios es un síntoma de alergia? Pues no, y aquí viene el problema.

Una otitis o un ataque de hongos en el interior de los oídos le hará rascarse la cara y contra todo lo que tenga a su alrededor. Si tiene una gastritis, le duele la barriga, tiene parásitos o cualquier afección intestinal, es muy posible que también se rasque ahí para que comprendas que le duele. Otro motivo de este rascado compulsivo puede ser sarna o una dermatitis común.

Que se frote contra otros objetos, los mordiscos en las patas o que se rasque con sus zarpas son comportamientos que pueden tener causas psicológicas, como la ansiedad y el estrés. También el adormilarse, apartarse o gruñir demasiado. Es decir, no podemos jugar a los médicos y creer que siempre que se rasca el cuerpo con tesón es sintomático de una alergia pero no siempre es así.

Cómo saber que si se trata de una alergia

La forma de saber que efectivamente se trata de una alergia es a través de la prevención y la observación. Tenemos que estar muy pendientes de nuestro animal con todo lo que come, con todo lo que toca y por dónde se mueve. Solo podemos sospechar que se trata de una alergia si algo nuevo ha llegado a su organismo y luego empieza a rascarse.

De todos modos, esto tampoco es 100% eficaz, pues en algunas ocasiones la alergia puede venir de repente, incluso con alimentos que siempre le han sentado bien. El problema es que aunque creas que dos trozos de pescado son iguales, uno puede tener trazas de algo que le provoque la alergia.

La forma de actuar es sencilla. Siempre que le veas rascarse mucho y creas que algo nuevo ha entrado en contacto con él, ve al veterinario. Lo primero será realizar un estudio para ver qué agentes nuevos han entrado en contacto con tu perro e ir eliminándolos poco a poco de su vida. Si al final estamos hablando de pulgas, habrá que desparasitar y limpiar tu hogar o el lugar en el que estaban. Tras ello, aplicar un conjunto de antihistamínicos y pastillas y también te algún tipo de baño especial para sumergirlo y que le calme.

Los perros también están afectados por alergias estacionales

A mayores de estas alergias, tu perrete también está sujeto a alergias estacionales, como los humanos, que se producen con el cambio de estación. Sus síntomas seguro que los conoces si alguna vez la has padecido tú: mocos, tos, humedad y lágrimas y cierto enrojecimiento en los ojos. De nuevo, no te recomendamos que apliques remedios caseros sin supervisión del veterinario, porque el enroquecimiento podría ser conjuntivitis y la secreción en la nariz un inicio de moquillo.

Será tu veterinario el que te recomiende qué baños preparar, qué lociones usar y cómo tratar la enfermedad de tu perro. Sabemos que puedes estar un poco decepcionado porque no te estamos dando remedios naturales y gratuitos para calmar la alergia de tu perro, pero hemos visto ya demasiados casos de perretes autodiagnosticados por sus dueños que acaban mal. Si se rasca o si moquea, ve al veterinario y pide un tratamiento médico efectivo. Cuentas también con nuestros especialistas para salir de dudas.