Mi perro tiene otitis, ¿qué le puedo dar? ¿Hay remedios caseros?

La otitis canina es uno de los problemas más comunes en perros. Una mala higiene del oído, darle demasiados baños e incluso si es de una raza o de otra, son algunos de los culpable de su aparición. En caso de que esto suceda hay que evitar los remedios caseros. En foros verás que se recomienda erróneamente el empleo de aceite de oliva, de medicamentos baratos, de gotas e incluso de antibióticos para humanos. Nunca recurras a estos tratamientos. Lo repetimos: jamás uses remedios caseros para frenar una otitis.

Alguna de estas supuestas soluciones pueden llegar a aliviarle durante unos instantes, pero solo conseguirás que la otitis resurja con más fuerza, que una otitis externa se convierta en una dolorosa otitis interna, que se camuflen los síntomas a la hora de diagnosticarla o que le hagas verdadero daño en el oído, incluso hasta dejarlo sordo.¿Eso quiere decir que no hay nada que tú puedas hacer para sanar la otitis de tu perro? Claro que hay una serie de cosas que puedes y debes hacer. Hablamos de ellas a continuación, pero si quieres una consulta personalizada, contacta con nuestros veterinarios online.

A mi perro le duele el oído, ¿qué hago?

Una otitis canina comienza manifestándose con dolor y molestias, tantas que, en ocasiones, puede llegar a producirle algo de sangre en el oído y una infección. No le eches agua oxigenada ni ningún antibiótico en gotas que tengas por casa, pues esto solo empeorará su situación. Lo único que puedes y tienes que hacer es consultar a un veterinario.

Lo que hará un experto es diagnosticar el motivo por el que tu perro ha contraído la otitis y te dará una serie de recomendaciones para que nunca más la vuelva a pillar. Recuerda que es muy importante hacerle caso o se volverá crónica. También te recetará un remedio adecuado para él para que se cure.

Síntomas de que mi perro tiene otitis o una infección en el oído

Tu perro no sabe rascarte la pierna e indicarte que le duele algo, por lo que has de saber reconocer sus gestos. Una otitis puede ser leve, moderada o grave, lo que puedes intuir en función de cómo se comporte. Durante el comienzo de la enfermedad verás cómo intenta lamerse la oreja, que protesta y solloza e incluso que se mueve en círculos o que necesita frotársela contra tus muebles.

Si la otitis canina avanza, tu perro puede incluso a llegar a perder el equilibrio, tambalearse e incluso temblar. Si esto ocurre, se asustará y será un indicativo de que el asunto es grave. En caso de que esto suceda, visita con urgencia a un especialista, también si ves sangre en su oído.

El veterinario, como decimos, le recetará un medicamento idóneo para él analizando las causas que le han provocado la otitis y en función de su edad, peso, raza y posibles alergias. Esto es todo lo que le puedes dar, pero sí que hay remedios que tú puedes aplicar en casa para prevenir la aparición de esta infección canina, también para acelerar su curación.

A mi perro le supura el oído, ¿que puedo hacer?

Lo primero es que te preocupes de limpiarle con frecuencia el oído, pero no solo cuando tenga otitis, también antes. Hay una rutina que has de acostumbrate a hacer de manera semanal, una que implica cepillarle el pelo muerto, asear sus orejas, palparle el vientre para comprobar que no tenga dolores, examinarle la piel para comprobar que no está tirante y que, por lo tanto, no esta deshidratado y acostumbrarte a su temperatura corporal, lo que te ayudará a sospechar si tiene fiebre llegado el momento.

La manera de limpiarle los oídos a tu colega es muy sencilla: tienes que hacerlo con cuidado y de dentro hacia fuera. Usa una gasa que no esté húmeda y jamás emplees bastoncillos. Cubre con ella tu dedo e introdúcela en el cielo de su oído con mimo. Para que sus orejas estén pulcras y no se acumulen ácaros en ella, emplea un jabón específico y empléalo cuando lo bañes.

Para evitar que contraiga una otitis o para curarla antes has de de preocuparte de que siempre que lo duches se quede con los oídos limpios y secos, pero no solo ellos, también todo su cuerpo. Para lograrlo te recomendamos que uses un secador especialmente diseñado para perros.

También tienes que mantener tu casa limpia, en especial el lugar en el que duerme. En un hogar sucio se acumulan ácaros y estos pueden llegar a su oído y provocarle una infección. En resumen: si tu perro muestra señales de que tiene una otitis, llévalo al veterinario, usa el medicamento que te recete y aprende a limpiarle bien el pelo y sus orejas. Si lo haces, te asegurarás de que se curará antes. Si tienes cualquier duda, nuestros veterinarios online está para ayudarte.

¿Te has quedado con dudas? Pregunta a nuestros veterinarios:

¿Qué temas te interesan?
En Barkibu queremos conocer los intereses de nuestros PetLovers. Ahora puedes decirnos qué temas te gustaría que tratase nuestro equipo de veterinarios en próximos artículos. Haz click en el botón para sugerir un tema: