Mi perro tiene un bulto que se mueve en el lomo como una bola

Los perros pueden tener bolas o bultos en sus cuellos, en su barriga, en su lomo… y no siempre es cáncer. Muchas veces se trata de simples bultos de grasa o de pus. En este artículo te vamos a enseñar a diferenciar los diferentes bultos que le salen a los perros para que sepas identificar cuál es el que le ha salido en el lomo a tu perrete.

De todas formas, lo mejor que puedes hacer es documentar el bulto desde el momento en el que aparece, analizar su crecimiento y si aparece en presencia o no de dolor. Con esos datos y con fotos, deja tu consulta a nuestros veterinarios online para que te podamos ayudar a saber qué tienes qué hacer y si entraña gravedad.

Mi perro tiene una bola en su cuello

Los bultos en perros, sean en el lomo, en su cuello o en el costado no siempre son cáncer, de hecho, suelen ser siempre otra cosa antes que cáncer, solo que es normal que tendamos a ponernos en la peor de las posibilidades. De todos modos, comencemos este artículo aprendiendo a sospechar que se trata de un posible tumor.

Si el bulto que presenta tu perro aparece en combinación con una pérdida drástica de peso, desánimo, dolor e incluso sangre en las heces, hay motivo para preocuparse porque sí podría tratarse de un cáncer. Es decir, esta terrible enfermedad se manifiesta de una manera cruel que se extiende a todo su cuerpo, si solo le ha aparecido un bulto y esto no presenta un crecimiento continuo y desmesurado, lo más posible es que se trate de otra cosa.

Bultos en perros mayores, ¿es cáncer?

El gran grupo de riesgo para padecer cáncer es en perros mayores. Si tu perrete anciano presenta bolitas en su cuerpo, acude con urgencia a tu veterinario. Hecha esta advertencia, analicemos qué suelen ser esas bolas que aparecen de repente en su cuerpo. Unos de los más comunes son los lipomas. No presentan motivo de alarma pues son acumulaciones de grasa que se aglutinan hasta formar un bulto. No les afecta a la salud y no crecen más de cómo aparecen.

Algo parecido a los lipomas son los quistes producidos por un exceso de sebo. Tu perrete tiene unas glándulas que lo generan, si esta se tapona provocará este quiste. Normalmente se extirpan, pero tampoco presentan ningún riesgo. Además de la grasa o el sebo, otra sustancia que provoca bultos en el pus.

Los bultos de grasa en perros son comunes y no presentan problemas mayores

Si la bola en el cuello de tu perro se ha formado porque se ha dado un golpe o tiene una herida, no te preocupes. Ese bulto se forma para proteger la herida, son sus defensas haciendo una barrera para que no se produzca un mal mayor.

Además de por estos motivos, también se puede provocar un bulto en la pata o en el costado de tu perro por culpa de una acumulación de sangre cerca a una herida que tiene tu perro, tampoco presentan problemas.Esto no quiere decir que una lesión y un bulto relacionado con ella no merezca tu atención, al contrario. Si se infecta o se irrita, también pueden producirse bultos, así que ten cuidado.

¿Hay vacunas para los bultos en el lomo de perros?

Esta es una pregunta común que nos hacéis pensando que las bolas en los cuerpos de los perros se producen por una sola causa, pero no es así. Los bultos, bien sean por tratarse de un tumor, como consecuencia de una herida, siendo una verruga por ser un bulto de grasa no tienen tratamiento preventivo.

Siempre que aparezca un bulto en el cuerpo de tu perro has de documentarlo, porque eso le dará pistas a tu veterinario para saber de qué se trata. En el caso de que este bulto sea una verruga, piensa que estas han aparecido por culpa del virus del papiloma que está sufriendo y extirparla no evitará que le salgan más, pues el virus seguirá así.

Tanto en el caso de estas verrugas y de otros bultos o bolas que le puedan aparecer en la piel de tu perro, siempre que no se trate de un tumor, no hace falta intervenir. Solo si tu perro empieza a lamerlo hasta irritarlo sí que se recomienda acudir al veterinario para determinar de qué se trata y proceder a su extirpación. Piensa que los perretes puedan hacer de frotarse el bulto una compulsión, irritarlo y causar una infección. De todas formas, para confirmar que no es un tumor, lo mejor es acudir a un especialista.

Esperamos que este artículo te haya ayudado a saber que no siempre ese bulto que se mueve y que le ha salido a tu perro es grave. Para salir de dudas, sácale una foto y déjanos una consulta a nuestros veterinarios online.ç

¿Te has quedado con dudas? Pregunta a nuestros veterinarios:

¿Qué temas te interesan?
En Barkibu queremos conocer los intereses de nuestros PetLovers. Ahora puedes decirnos qué temas te gustaría que tratase nuestro equipo de veterinarios en próximos artículos. Haz click en el botón para sugerir un tema: