Mi pug tiene mocos, ¿puede mi carlino tener gripe?

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

Si tu pug o carlino tiene mocos puede significar que está acatarrado. Los carlinos son perretes preciosos, pero por culpa del diseño de su nariz, tan chata, tienden a tener problemas pulmonares, de retención de mucosidad, etc., por lo que se recomienda que nunca se pongan en corrientes de aire, que se les limpie bien su pelamen para que no queden ácaros ni contagiosa suciedad y que se les alimente bien.

Los pug son animales preciosos, adorables, sociables y muy juguetones, pero necesitan una buena dosis de paz para no estresarse, enfermar y acatarrarse con esa gran cantidad de mocos que se les ponen en su morro chato. En este artículo te explicaremos cómo prevenir estos catarros, cómo limpiarse los mocos y cómo prevenir cualquier otra enfermedad pulmonar. Si te queda alguna duda, ya sabes, contacta con nuestros veterinarios online.

Enfermedades respiratorias que padecen los perros pug

Una de las características de los pug es que tienen el morro chato, como si su cabeza estuviera comprimida y movida hacia dentro. Por la configuración de su trufa y los conductos que en ella se encuentran, son más proclives a enfermerar. Pasa igual con los humanos. Los que tenemos la condena de tener el tabique desviado o con vegetaciones, podemos tender a tener más mocos y catarros. Eso exige que estés especialmente atento a esta cuestión con tu carlino.

Muchos pugs nacen con un problema que les impide respirar por la nariz. Precisamente por la configuración de su rostro, su interior acaba sufriendo haciéndoles imposible tomar aire por ella y, en muchas ocasiones, roncar. Otra de las enfermedades típicas de ellos es el que se conoce como estornudo inverso.

El estornudo inverso suele alertar mucho a los cuidadores novatos la primera vez que su carlino lo hace, porque es como si estornudaran para dentro. Es algo así como si tuvieran algo que les picara en su interior y tosieran hacia ello. No es algo mortal y se da por su constitución, pero se puede prevenir. El motivo de hacerlo es que el estornudo inverso puede acabar provocándole la presencia de mocos, una infección y ese catarro que te preocupa. Teniendo en cuenta que el estornudo inverso es tan común en los pug, al prevenirlo también estaremos previniendo un constipado.

¿Es peligroso el estornudo inverso en pugs?

No es peligroso, pero tampoco es bueno para él. La imagen que proyectará es que se está ahogando de repente porque le está costando tomar aire. El tratamiento es prevenirlo. Teniendo en cuenta los tremendos problemas que tiene para respirar bien, nuestra tarea es impedir que se den situaciones lesivas para él en este sentido.

¿Y a qué nos referimos? Para empezar, se acabó tirarle fuerte de la correa. Cuando quieras adiestrar a tu pug, emplea el refuerzo positivo y prémialo cuando hace algo bien. Al ser perros pequeños, si ves que lleva su boca a la caca (típico cuando son pequeñitos), apártalo con la mano o con el pie. No le dejes comer ni beber a toda velocidad y aléjalo de las corrientes de aire.

Cómo limpiarle los mocos a mi pug

Lo primero siempre es comprobar que no tenga fiebre, lo que puedes averiguar tomándole la temperatura de forma manual o con un termómetro específico para perros. Recuerda que los pug tienen un poquito más de temperatura corporal que nosotros. Si tiene fiebre, lo mejor es que salgas pitando al veterinario, porque es posible que tenga infección. Si no, solo tendrá mocos y podrás retirárselos.

Te damos varios consejos. Lo primero es añadir un poco de humedad al ambiente. La mejor forma de hacerlo siempre es ir al baño, abrir el agua caliente y dejar que el cuarto se llene algo de vapor. Luego, con un gasa estéril y algo húmeda, pero no mojada, se lo retiras poco a poco, pero nunca se lo metas por la nariz o le harías daño.

Con estos consejos no deberías de tener ningún problema en tratar los mocos de tu pug, incluso ante un catarrito. De todas formas, lo mejor siempre es la prevención. Si lo cuidas bien, podría incluso no tener ningún catarro en ningún momento de su vida, eso depende de ti. Además de todos estos consejos, recuerda que los perros son animales muy empáticos, y los carlinos no son una excepción. Necesitan mucho amor y atención, son muy sociables y no llevan nada bien ni el contacto excesivo de un niño malcriado ni la dejadez de no darle cariño a diario. Cuida bien su plano afectivo y verás qué sanote crece. Si tienes cualquier duda, pregunta a los veterinarios online de Barkibu.