Otitis en perros: Síntomas, causas y tratamiento

Our team is formed for veterinarians, ethologists, and animal health content experts.

¿Qué es la otitis en perros?

La otitis en perros es la inflamación del oído, y puede ser de dos tipos:

  • Otitis externa, desde el tímpano hacia el exterior, afecta al conducto auditivo externo.
  • Otitis media o interna, si la inflamación está en el interior del tímpano, según las estructuras que estén afectadas.

La otitis externa es la más común, sin embargo, puede evolucionar en una otitis media o interna si entra la infección a través del tímpano.

Si se ven afectados la bulla timpánica o el órgano vestibular, dos partes del oído interno, hay riesgo de que aparezcan síntomas nerviosos, ya que el sistema vestibular controla el equilibrio.
Además, una infección puede pasar a las meninges que recubren el sistema nervioso central, inflamándolas, y causando meningitis.

1

Síntomas de otitis en perros

Suele aparecer una fuerte molestia que notamos porque el perro sacude la cabeza o se rasca las orejas. Además, en otitis externas puede apreciarse enrojecimiento, mal olor, secreción abundante y/o anormal en las orejas o en la entrada del oído.

En las otitis medias o internas, en las que no está afectado el oído externo, no veremos nada anormal, pero puede aparecer fiebre y apatía graves, que el perro se mueva en círculos y que ladee la cabeza (síndrome vestibular), movimiento lateral de los ojos (nistagmo), etc. En muchas ocasiones se observan los dos cuadros clínicos (conjunto de síntomas) combinados.

Cuando el animal sacude y rasca las orejas por las molestias de una otitis, puede provocarse un otohematoma, un sangrado interno, que por la anatomía de la oreja no se puede reabsorber sólo y que es necesario intervenir quirúrgicamente. Observaremos que la oreja está mucho más gruesa y pesa más que la otra.


Causas de otitis en perros

La otitis en perros es una enfermedad muy compleja y hay algunos conceptos que se deben entender para comprender su importancia y la dificultad del tratamiento.

Causas que predisponen a la otitis en perros

Existen una serie de causas que predisponen a los perros a sufrir otitis. Por un lado, las otitis en perros son típicas de algunas razas como el cocker spaniel o el yorkshire terrier. Además, hay problemas anatómicos, como las orejas caídas o los canales demasiado pequeños, pelos en el oído, etc. que también favorecen la aparición de otitis en perros.
Por último, también influyen los climas húmedos o los baños muy frecuentes, así como la aparición de pólipos o enfermedades generalizadas, especialmente si afectan al sistema inmune.

Causas primarias de otitis en perros

Las causas primarias son lo que provocan la otitis. Si sólo tratásemos las causas secundarias, el animal nunca se curaría.

  • Enfermedades alérgicas (alergias alimentarias, dermatitis atópica, etc.).
  • Parásitos (fundamentalmente ácaros).
  • Algunos agentes infecciosos.
  • Cuerpos extraños.


Causas secundarias de otitis en perros

Son aquellas que no podrían provocar una otitis por sí mismas. Sin embargo, si hay una causa predisponente, se desarrollará la enfermedad.

  • Bacterias.
  • Levaduras (Malassezia pachidermatis es la más común).


Causas perpetuantes de otitis en perros

Las causas perpetuantes son los cambios que se producen en el oído como consecuencia de una otitis y que hacen que sea cada vez más difícil que se solucione: desarrollo de otitis media, calcificación de conductos, fibrosis, etc.

Por ejemplo: un cocker tiene las orejas caídas, que tienden a mantener el oído algo cerrado, por lo que le entra poco oxígeno. Un día le entra una espiga en el oído y, a pesar de las sacudidas, no consigue sacarla. La espiga irritará el conducto que, como está cerrado, permitirá el crecimiento incontrolado de bacterias y levaduras. Esto impedirá que la espiga sea eliminada con sacudidas.

Si se tratan las levaduras y bacterias, el perro mejorará, pero no se curará hasta que no se extraiga la causa primaria de la otitis: la espiga.

Si se tardase mucho en solucionar el problema, la espiga podría atravesar el tímpano y afectar al oído interno, produciendo una infección crónica difícil de solucionar.

Diagnóstico de otitis en perros

Decir que un perro tiene otitis no es diagnosticarlo, es mencionar que tiene un problema. Un correcto diagnóstico requiere identificar las causas predisponentes, primarias y secundarias, así como los problemas perpetuantes para poder realizar un tratamiento adecuado.

Si no se tratan las causas primarias, no se va a solucionar la otitis. Las causas secundarias se deben identificar una a una. Si hay una causa perpetuante, el pronóstico puede ser reservado.

Pruebas para diagnosticar la otitis en perros:

Lo primero es explorar al animal. Hay enfermedades generalizadas que se traducen en problemas de oído, por ejemplo el hipotiroidismo o las alergias.
Se debe evaluar el conducto siempre con un otoscopio antes del tratamiento con productos tópicos. A veces es necesario sedar o anestesiar al perro.

La citología nos permite saber contra qué hay que tratar según el tipo de bacterias que se identifiquen es necesario enviar cultivo.

Los cultivos y antibiogramas son la manera de elegir el tratamiento antibiótico adecuado, hay muchas infecciones con Pseudomonas, que son bacterias que desarrollan muchas resistencias a los antibióticos.
Puede ser necesario realizar pruebas más caras y complejas como radiografía, TAC, resonancia magnética o endoscopia, especialmente si se afecta el oído medio o interno.

Tratamiento de la otitis en perros

El tratamiento de las otitis en los perros es largo y complejo. En muchas ocasiones no hay cura y se deben realizar tratamientos preventivos de por vida.
Un tratamiento antibiótico nunca debería durar menos de 4 semanas para una otitis.
Se debe continuar el tratamiento hasta una semana después de que la citología sea normal.

Se debe combinar la limpieza del oído con el uso de medicamentos. La cera, las secreciones y el pus inactivan la mayoría de los antibióticos y son caldo de cultivo para microorganismos.

Sólo si el tímpano no tiene heridas, se podrá usar cremas para su tratamiento. Si el tímpano está roto, el animal puede quedar sordo de por vida o sufrir problemas neurológicos. Para esto debe ser el veterinario el que decida el tratamiento.
En un gran porcentaje de casos es necesario un tratamiento combinado oral y tópico (gotas).

En los casos crónicos o en afecciones del oído medio e interno, es necesario intervenir quirúrgicamente.

En el caso de las otitis, automedicar al perro es especialmente peligroso, por los posibles efectos adversos de los productos si el tímpano está dañado y por el riesgo de resistencias bacterianas.

Resumen de otitis en perros

La otitis en perros es la inflamación del oído y puede ser de dos tipos, la otitis externa que es la más común, o la otitis media o interna. Existe una predisposición de algunas razas como el cocker spaniel o el yorkshire terrier de padecer la enfermedad y se ve de forma más frecuente en climas húmedos. La otitis externa es más fácil de apreciar, el perro sacude la cabeza o se rasca las orejas, mientras que en las otitis medias o internas pueden aparecer fiebres, apatías graves, que el perro se mueva en círculos o ladee la cabeza. En cualquier caso, será el veterinario quien deberá examinar al perro y detectar las causas para realizar un correcto diagnóstico.

Imágenes relacionadas

Los bastoncillos de oídos fueron diseñados para limpiar los cordones umbilicales de neonatos, no para limpiar oídos. Su uso se debe limitar al pabellón auricular y nunca introducirse por el conducto auditivo. La excepción será la toma de muestras por un profesional para cultivo o examen microscópico.


Las otitis pueden estar predispuestas por un exceso de pelo en el conducto que acumula la secreción cérea. En este caso parece haber un componente alérgico por la presencia de eritema (enrojecimiento), hiperqueratosis e hiperpigmentación (piel engrosada y oscurecida). Ésto es síntoma de que el problema es crónico y es bastante típico en otitis crónicas alérgicas.


Los otohematomas son acumulaciones de sangre en el pabellón auricular. El tratamiento es quirúrgico, ya que suelen rellenarse si sólo se vacía el contenido y tienden a formar fibrosis. Son secundarias a las sacudidas de cabeza y el rascado violento ocasionados por otitis o por traumatismos.


Productos relacionados

Atención Los medicamentos y/o vacunas mencionados están sujetos a prescripción veterinaria. No se deben administrar sin la recomendación y el seguimiento de un veterinario. La sección de productos relacionados es meramente informativa. La elección de alimentos y tratamientos en un problema de salud debe ser supervisada siempre por un veterinario, ya sean de prescripción veterinaria obligatoria o no. Barkibu no se responsabiliza de un uso inapropiado de estos productos.

Limpiadores:

- Vetnova TrisEDTA: limpiador de oídos potenciador del efecto antibiótico.

- Vetnova Abelia Znc-Otic: limpiador de oídos con efecto antiséptico. Especialmente indicado en el tratamiento de infecciones por Malassezia Spp.
- Virbac Epiotic: solución limpiadora, de alta tolerancia, desarrollada especialmente para prevenir y ayudar en el control de las otitis externas del perro y el gato.

- Fatro Vetramil Auris: gotas a base de miel para el cuidado del conducto auditivo externo. No administrar en caso de perforación del tímpano.

- Farmadiet Otinet: solución ótica equilibrada no irritante a base de agua de Citrus medica limonum para la higiene del conducto auditivo externo y del pabellón auricular.

- Otoclean: limpiador de oídos para perros y gatos que elimina la suciedad de los pabellones externos de las orejas. Con efecto ceruminolítico.

- Fatro Otodine: solución para limpieza y tratamiento de otitis a base de clorhexidina y Tris-EDTA.


Medicamentos:

- Esteve Conofite Forte: solución ótica a base de polimixina B, miconazol y prednisolona para el tratamiento de infecciones bacterianas y fúngicas del conducto auditivo externo del perro y el gato.

- Vetoquinol Aurizon: gotas óticas para el tratamiento de otitis externas de origen bacteriano por gérmenes sensibles al marbofloxacino, fúngico (Malassezia spp). Contiene marbofloxacino, clotrimazol y dexametasona.


Alimentación:

- Royal Canin Skin Care: alimento completo para perros con inflamación cutánea, dermatitis atópica o dermatitis alérgica a la picadura de la pulga. Con antioxidantes y ácidos grasos beneficiosos para la piel.

- Advance Atopic Care: dieta para perros con dermatitis atópica, reacciones adversas al alimento, prurito crónico, enteritis y otitis externa de componente alérgico así como otros problemas inflamatorios de la piel.

- Eukanuba Dermatosis FP: dieta formulada para gestionar nutricionalmente la alergia a los alimentos y problemas gastrointestinales relacionados.


Consultas relacionadas