Peligros navideños para nuestras mascotas

La planta de Navidad o Ponsettia (Euphorbia Pulcherrima) representa un peligro para nuestras mascotas, sobretodo en caso de ingestión. Esta planta contiene gran cantidad de sustancias químicas pero la responsable más directa de la intoxicación de nuestras mascotas es la euforbina.

La ingestión de esta planta provoca vómitos, diarreas y problemas para tragar, junto con inflamación de las áreas expuestas como la lengua, la faringe... En gatos también es común ver mucha salivación.

Esta planta es irritante, así que también se pueden dar casos de irritación por contacto, tanto de la piel como los ojos o la boca. Esto es particularmente importante en el caso de hogares con gatos, pues nuestros felinos no acostumbran a tener problemas para saltar a lo más alto o acceder a los sitios más insospechados para luego restregar su cara con cualquier cosa que encuentran.

Este gesto tan felino, puede hacer que partículas del polen o algunas gotas de savia de la planta les puedan dañar los ojos, podría incluso provocarles úlceras corneales, y de no darnos cuenta a tiempo podríamos estar ante lesiones irreversibles con más o menos pérdida de visión.

En casos de ingestión, la evolución suele ser favorable, principalmente en animales adultos con el tratamiento adecuado. Sin embargo puede aparecer un cuadro nervioso con temblores, delirios y coma en casos de ingestión intensa, y debemos añadir que existen referencias de intoxicaciones mortales en la bibliografía.

Ésta intoxicación, a día de hoy, no se puede tratar con ningún antídoto, sino que se trata principalmente de evitar la absorción intestinal del tóxico por un lado y por otro de contrarrestar los síntomas según vayan apareciendo.

Acebo, un veneno natural para tu mascota

Otra planta también utilizada típicamente para decorar las casas por Navidad y que también puede ser peligrosa para nuestras mascotas es el acebo (o Ilex aquifolium). Al ser una planta que pincha, la parte que se comen nuestras mascotas normalmente son las bayas, aunque las hojas también son tóxicas. Hay que tener especial cuidado con los cachorros, que en general muestran más curiosidad y ganas de explorar el mundo que los demás animales.

La ingestión de estas bayas provoca síntomas gastrointestinales cómo náuseas y vómitos junto con un aumento de la cantidad de orina excretada, en algunas ocasiones se acompaña de diarrea intensa. En gatos puede aparecer mucha salivación debido al sabor amargo de la planta.

Si nuestra mascota ha ingerido una gran cantidad, la intoxicación se considera muy grave y potencialmente mortal apareciendo sintomatología nerviosa cómo somnolencia, postración y coma. A pesar de que las dosis tóxicas y/o mortales siempre varían en función del peso de quien las ingiere, se considera que aproximadamente 20 bayas de acebo serían suficientes para causar la muerte de un perro de talla mediana.

Mi gato se sube al árbol de Navidad

Otros peligros potenciales para nuestras mascotas son los artículos de decoración navideña, ya sean bolas del árbol de navidad o muñequitos del pesebre que pueden convertirse en un cuerpo extraño en el intestino de nuestra mascota. En caso de sospechar que ha ingerido algún tipo de cuerpo extraño debemos dirigirnos al veterinario, que le hará un examen físico y probablemente radiografías para ver si hay o no objeto y su localización. En función del resultado la situación será más o menos grave, y sabremos si lo podemos solucionar mediante técnicas menos invasivas como la endoscopia o más invasivas como cirugía.

En casas con gatos, debemos tener muy en cuenta su gran habilidad para tirar el árbol de Navidad al suelo. Cada uno de nosotros conocemos nuestras mascotas y sus manías, así que debemos adaptar la decoración de nuestro hogar a su seguridad.

En Navidad, al ser época de comidas familiares y bastante abundantes, también tenemos que evitar el acceso de nuestras mascotas a la basura y vigilar que les da de comer cada uno de los invitados (sobretodo los más pequeños) por debajo de la mesa...

¿Pueden COMER HUEVO los PERROS, crudo, frito cocido o en TORTILLA?

¿Los perros pueden comer tortilla de huevo, francesa? ¿Puede comer huevo crudo, frito o cocido? En este vídeo, nuestros dietistas caninos te cuentan cuántos huevos pueden comer y qué pasa si un perro come huevo. La realidad es que los huevos son un alimento muy beneficioso para los perros.

¿Cómo debo actuar ante un posible caso de intoxicación?

Nuestro primer consejo es siempre evidentemente prevenir. Llegas a casa, te encuentras el desastre y tu perro al lado. Colócale en otra habitación, que no pueda seguir comiendo restos del tóxico en cuestión (en general, cambiar de habitación es más rápido que retirar el destrozo).

Lo siguiente es avisar a tu veterinario de la situación. Él te hará preguntas para valorar la gravedad de la situación y te dará las recomendaciones adecuadas para ir ayudando a tu mascota mientras estás de camino al hospital. En función de los recursos de tu centro de atención veterinaria habitual, es posible que tu veterinario te derive a un centro de referencia para urgencias. Si es necesario, avisa a un amigo, familiar o taxi para un traslado rápido.

Llama siempre al centro al que te diriges, informándoles bien de la situación, de las características de tu animal (especie, edad, tamaño...) y la hora prevista de llegada para que puedan estar preparados para atender a tu mascota.

Irene Vehí Pomés.
Licenciada en Veterinaria por la UAB. Veterinaria generalista especialista en materia de Derecho de los animales. Actualmente trabajando en dos clínicas. Con seis años de experiencia en clínica de pequeños animales.

¿Te has quedado con dudas? Pregunta a nuestros veterinarios:

¿Qué temas te interesan?
En Barkibu queremos conocer los intereses de nuestros PetLovers. Ahora puedes decirnos qué temas te gustaría que tratase nuestro equipo de veterinarios en próximos artículos. Haz click en el botón para sugerir un tema: