¿Por qué a los gatos les gusta dormir con sus dueños y al mío no?

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

A algunos gatos les gusta dormir en los cuellos de los dueños, en sus pies o se tumba encima de ellos. Pero de repente y sin previo aviso, un día deciden dejar de dormir a su lado, ¿por qué? ¿Te ha pasado esto y quieres que tu gato vuelva a dormir contigo?

A quienes tenemos gato nos encanta que nuestro minino se acurruque con nosotros, especialmente en invierno cuando hace más frío. Está demostrado que acariciar a un gato ayuda a las personas a relajarse, debido a que reduce la presión arterial y la frecuencia cardíaca.

¿Por qué mi gato ya no se tumba encima de mí?

Cuando de repente nuestro felino deja de dormir con nosotros, podemos empezar a preocuparnos pensando que ya no nos quiere. Sin embargo, esta no es la explicación, pueden haber otras causas por las que nuestro gato ya no quiera dormir con nosotros.

Puede que haya encontrado un lugar más cómodo. Podemos pensar que la cama es el lugar más cómodo para descansar. Esto es así para nosotros, pero no tiene por qué serlo para nuestro gato. Sobre todo si le hemos comprado una camita, una cuevecita o cualquier otro accesorio para su descanso. Es posible que prefiera su nuevo accesorio ya que allí se siente más cómodo.

No duerme en tu cama porque tiene mucho calor o frío

La temperatura puede influir. Los animales son expertos en escoger los lugares más apropiados para descansar, incluyendo aquellos cuya temperatura es más adecuada para ellos. Así pues, puede que nuestro gato decida no dormir en cama con nosotros en determinadas épocas del año, como el verano, cuando hace más calor. Simplemente, prefiere un lugar más fresco. Lo mismo puede ocurrir en invierno, si dormimos con la calefacción muy alta y nuestro felino siente calor.

Pero también puede ser un signo de estrés, dolor o enfermedad. Los felinos son muy sensibles al estrés. Si ha ocurrido algo en su entorno que le esté generando un elevado nivel de estrés (llegada de un nuevo gato u otra mascota a casa, llegada de un nuevo miembro a la familia) puede rehuirte.

También puede evitarte si está sufriendo alguna enfermedad o un proceso doloroso, es posible que se muestre más esquivo y no busque tanto nuestro contacto. Esto se manifestará también a la hora de dormir, ya que buscará un lugar más apartado donde nadie le moleste.

Mi gato ha dejado de dormir conmigo porque ya es viejecito

La edad también es muy importante en este tema. Muy relacionado con el punto anterior, debemos tener en cuenta que gatos de edad avanzada pueden tener artrosis, dificultando así su movilidad y que puedan saltar a zonas donde antes subían sin problema. Si nuestra cama es muy alta y nuestro felino tiene sus articulaciones afectadas o bien tiene problemas de columna, es posible que no pueda subir hasta ella o que hacerlo le resulte doloroso.

Como vemos, nuestro gato puede que ya no duerma con nosotros por diferentes motivos. En muchos casos no nos deberemos preocupar, ya que las causas no suponen ningún problema para el gato; en otros, sin embargo, es posible que ocurra algo más serio que pueda comprometer su salud y bienestar. En estos casos, es necesario acudir al veterinario para descartar enfermedades o procesos dolorosos.

En cualquier caso, si tu felino ha dejado de dormir contigo no es porque ya no te quiera. Para que el vínculo entre tu gato y tú se vea afectado, habría que valorar su comportamiento contigo en líneas generales, en diferentes contextos.