¿Por qué a mi gato le dan espasmos en el lomo y tiembla?

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

Los espasmos musculares involuntarios en gatos pueden deberse a una enfermedad llamada hiperestesia felina. ¿Tiene solución? ¿Es grave? ¿Qué otros síntomas tiene? Te explicamos qué hacer si tu gato presenta espasmos en el estómago o en el lomo. Recuerda que la información que damos en nuestro blog es puramente informativa. Si quieres un diagnóstico profesional, consulta con tu veterinario.

Pero no siempre que tenga estos movimientos nerviosos tendrá hiperestesia felina, en ocasiones, los gatos pueden tener ese tipo de reacciones por culpa de la ansiedad, por estar muy nervioso o por sentirse inseguros. Si tiene algún problema en su columna vertebral o algún dolor muscular, podrá realizar algún movimiento raro confundido por una convulsión. Si le pica el cuerpo o tiene sarna, también.

A mi gato le dan espasmos en las patas

Los espasmos pueden darse en su lomo, en el estómago o en las patas, y con ellos pueden venir también algún ligero vómito o diarrea. Es importante que sepamos identificar si se trata de un calambre, de una pulga, de un problema de columna o de hiperestosis felina. Lo primero que tenemos que valorar es si a nuestro gato le está atacando algún tipo de parásito externo u hongo.

La sarna o las pulgas le pueden provocar picores terribles que le lleven a rascarse de formas exageradas o violentas. Revisa su pelaje, ¿detectas alguna marca enrojecida en forma de círculo o algún bichito? A veces, el problema de la piel no se debe a un prurito causado por estos agentes. Por culpa del estrés, la ansiedad o una mala limpieza o alimentación, a tu gato le puede aparecer dermatitis que le obligue a rascarse. Esto le puede ocurrir en todas las partes de su cuerpo.

La sarna puede ser identificada como una zona de su piel enrojecida y sin pelo, si estas marcas son circulares, es posible que se trate de un hongo que provoca la enfermedad conocida como tiña. Las pulgas son más fáciles de identificar. El ataque de todo esto le puede provocar espasmos.

Los golpes pueden ser causas de espasmos

Los gatos son animales llenos de energía a los que les gusta corretear, saltar, esconderse e ir de un lado a otro de la casa de forma despreocupada. Como sus cuidadores, tenemos que tener cuidado. No podemos no vigilarlos por pensar que son indestructibles. Es importante que no pongamos cosas con peso a su alcance que se les pueda caer encima.

Si recibe un impacto fuerte en la espalda o en el cuerpo, puede llegar a sufrir problemas nerviosos, musculares o esqueléticos que deriven en espasmos. Si lo piensas, en esto se parecen a los humanos. Si nos da un ataque de lumbago, tendremos movimientos involuntarios por todo el cuerpo a causa del dolor. Si estos traumatismos no se vigilan o se tratan, tu gato podría desarrollar artritis.

La artritis puede ser causa de convulsiones en gatos

La artritis no solo se causa por culpa de un golpe, también tiene causas genéticas. Le provocará dolor y se moverá menos. Realizará movimientos menos gráciles a modo de espasmos y estará de peor humor. Si tu gato padece esta enfermedad, lo mejor que puedes hacer es alejarlo del frío y de la humedad. Si tienes suelo radiante, lo descubrirás más de una vez tumbado en las zonas más calientes para conseguir aliviar el dolor de sus articulaciones.

Todos estas enfermedades o causas de movimientos involuntarios en lomo, estómago o patas no son por culpa de hiperestesia felina, por lo que lo primero que hay que hacer es descartarlos. Si nunca los has visto no lo sabrás, pero no tiene nada que ver el espasmo por dolor de una artrosis que el movimiento involuntario por estrés, tampoco el que se provoca por la hiperestesia.

En este caso estamos hablando de episodios que se parecen más a una epilepsia, pueden llegar a durar minutos e incluyen movimientos muy exagerados de todo el cuerpo y hasta mordiscos autoinfligidos. Por desgracia, a día de hoy, no hay nada que ayude a determinar si efectivamente se trata de esta patología, por lo que se suele averiguar por descarte.

Tratamiento para los espasmos en los gatos

Tu veterinario tendrá que analizar el estado de tu gato y su comportamiento. Además de darle ciertos calmantes para controlar su aparición, el mejor consejo siempre es cuidar su entorno, liberarlo del estrés y garantizarle una rutina estricta que le permita sentirse seguro y bien. Es importante que aunque creas que el médico no puede curarle, vayas igualmente al veterinario pues podrá ayudarte a darle una mejor vida a tu felino.