¿Por qué mi gato vomita las croquetas después de comer?

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

Tu gato puede vomitar por muchos motivos, porque tiene bolas de pelo, porque tiene una irritación de estómago, por estrés... Lo que tenemos que ser capaces es de analizar ese vómito: ¿es amarillo? ¿Tiene comida sin digerir o está digerida, es una sustancia líquida transparente, es espuma? Con todos esos datos tenemos que ir al veterinario a informarnos.

Cuando nos informemos, sabremos que las tres soluciones más comunes suelen ser:

  1. Mejorar su alimentación, comprando comida de más calidad
  2. Adecuar la forma en la que come a su comportamiento para evitarle estrés
  3. Afrontar alguna enfermedad que tenga, como una gastritis
  4. Entender que los gatos, como los perros, son exploradores, se lo llevan todo a la boca y por eso a veces vomitan.

Con esto claro, vamos a repasar los motivos por los que tu gato vomita el pienso a las croquetas nada más comerlo, de las causas más comunes a las más raras. Si tienes cualquier duda, ya sabes: usa nuestro servicio de consultas veterinarias online o visita a tu especialista.

Mi gato vomita después de comer por ansiedad

Uno de los motivos más comunes por los que tu gato echa la comida justo después de comer es por tragar con ansiedad, a grandes bocados o muy rápido. Normalmente, estos casos se dan por los siguientes motivos:

  • Convivencia competitiva con otro gato
  • Sentir que le van a quitar la comida
  • No estar cómodo en su zona de comida
  • No tener una rutina clara

Los animales necesitan sentirse seguros y protegidos, esa es tu responsabilidad, por lo tanto, siempre es bueno que organices sus comidas y cenas con un horario estricto. En el lugar en el que comen tiene que reinar la paz y el sosiego y evitar que exista competición entre varios gatos dentro de una casa.

Asegúrate de que tu gato no tiene estrés

Si tu gato engulle como una oca y lo hace a toda velocidad, te tocará comprarle comederos especiales y sosegarlo. Este estrés también puede provenir de su día a día, así que asegúrate de que tiene en casa todos los estímulos suficientes para desfogarse.

Mi gato vomita el pienso, las croquetas y la comida sin digerir

Es importante que seamos capaces de distinguir el regurgitado del vómito. Lo primero se hace con la comida sin digerir y que todavía no ha procesado. El vómito es lo que todo conocemos, con la comida ya procesada. Si regurgita, lo que suele producirse inmediatamente o a los pocos minutos de comer (algo que también estípico de bebés) puede ser por lo siguiente:

Tu gato regurgita por una enfermedad

Si tiene algún problema en los riñones, páncreas o hígado o una gastritis, puede que le esté costando procesar por los alimentos. Suele ser por una gastritis o por una irritación, no siempre es por algo tan grave como una insuficiencia

Puede regurgitar por bolas de pelo

Si ha tragado algo raro que le provoca una obstrucción, también regurgitará. El veterinario tiene que examinar su caso, determinar lo que es y quitarlo.

La regurgitación puede ser por una alergia

Los gatos, como los perros y los humanos, pueden sufrir alergias alimentarias. Pueden ser provocadas por un nuevo alimento que le hemos introducido a su dieta; sobre todo de alimentación humana, pero también su pienso de siempre puede contener alguna traza de algo que le ha provocado una reacción.

Mi gato vomita las croquetas y sangre, ¿qué ocurre?

Si vomita sangre podemos pensar varias cosas. La más normal es que tenga una gastritis o que algo como un hueso de pollo se le haya colado y le haya provocado una lesión. En caso de sangre, no tenemos ni que decirl: hay que ir volando al veterinario.

Porque esa sangre puede ser también un síntoma de una enfermedad dolorosa, de un cáncer o de una úlcera. Guarda una muestra de esa sangre para ver si es negra o más bien tirando a brillate, eso le ayudará a tu veterinario a determinar qué pasa.

Mi gato está triste y no quiere comer y vomita

Si no solo vomita, sino que además su conducta ha cambiado totalmente, está triste y decaído, tenemos que empezar a valorar una posible enfermedad. La falta de apetito, los vómitos y la tristeza son un elemento común a muchas enfermedades, tanto físicas como psicológicas.

Aquí volvemos al primer punto de nuestro artículo. Es importante que un gato tenga estimulación en su entorno, que juegue, que descanse sus horas, que tenga una rutina y que pruebe cosas que le gustan. De esa forma, combatirás la tristeza.

Esperamos que este artículo te haya ayudado. Si quieres saber más sobre el vómito de tu gato, consulta con nuestros especialistas online.