¿Por qué mi perro me muerde las manos cuando lo acaricio?

¿Tú perro te muerde los pies cuando caminas, las manos cuando lo mimas o te ataca cuando lo regañas? La mordida en un peludo es una conducta normal en él, especialmente durante sus primeros meses de vida. Necesitan hincarle el diente a las cosas que tienen a su alrededor. De esa manera, alivian el dolor que sienten cuando les nacen las encías y exploran el mundo a su alrededor.

Sin embargo, una vez que ya no son tan cachorros, es tu labor como PetLover enseñarle a dejar de hacerlo. En caso de que no lo eduques bien, transformará esos mordiscos en un hábito que pueden acabar haciéndote daño, sobre todo si hablamos de perros de raza grande.

Puedes poner una consulta a nuestros etólogos online y recibir una respuesta personalizada para tu colega. Tan solo detalla su comportamiento y dinos cuál es su raza, edad y peso. En este artículo trataremos los casos más comunes por los que tu perro te muerde las manos.

Mi perro me muerde los pies cuando camino

Los perros usan los dientes como respuesta a estímulos en movimiento que se producen en tu entorno. Si paseas con él por el monte y descubre un animalito o ve tus pies moverse, lo más posible es que lleve a ellos sus fauces. Tenemos que comprender que esto es algo natural. Los perros, pese a haberse transformado en maravillosos compañeros a través de la evolución, siguen siendo depredadores. Su instinto de cazador permanece vivo en él.

Nuestro labor como sus cuidadores es enseñarle conductas básicas de control para que su comportamiento sea más civilizado. La clave para hacerlo no puede ser nunca a través de los castigos. Morder es parte de su naturaleza y no puedes castigar a un perro por ser un perro. En su lugar, recurre al refuerzo positivo y a una educación de estilo progresivo.

¿Qué hacer si mi perro me muerde?

Antes de empezar a educar a tu perro, te recomendamos que lo hagas asesorándote primero con nuestros etólogos online. Ellos te dirán cómo hacerlo bien. Además de ello, tienes que saber que los perretes no siempre muerden porque estén educados de manera incorrecta, también lo hacen si les duele algo. Imagínate que a ti te tocan una zona de tu cuerpo que está inflamada y no puedes hablar, ¿qué harías?

Es decir, si tu perro te muerde de repente y nunca antes lo había hecho, lo más posible es que algo le duela. Para conocer el estado de tu amigo y el momento exacto en el que empeora, te recomendamos que lo acaricies a diario y que compruebes que su temperatura está bien. Si sigues esta rutina siempre tendrás claro si algo le duele o si tiene fiebre.

Mi perro me ataca cuando lo regaño, ¿qué hago?

Si te muerde cuando lo estás castigando, lo más posible es que esté teniendo una respuesta emocional ante un estímulo que le causa miedo. Este es uno de los motivos por los que siempre recomendamos que nunca se eduque a través del castigo, solo mediante el refuerzo positivo y el premio.

Si tu perrete acaba de llegar a casa y cuando le echas la bronca se enfada y te muerde, puede que tenga todavía el recuerdo traumático de un antiguo dueño maltrador. Te tocará ser paciente y ponerte en contacto con nuestros etólogos para saber qué hacer, pero el amor es la clave.

Mi perro me muerde las manos despacio y flojo

Si los mordiscos son sin intención lesiva, no lo hace ni por miedo, estrés o instinto animal, está jugando. Eso no quiere decir que no tengas que educarlo. Hazlo. Para lograr que tu perro deje de morder tienes que recordar que él te ama, solo desea tu felicidad y que le quieras. Sabiendo eso, te tocará hacer un poco de teatro.

Siempre que lance tus dientes contra ti, apártate, ponle cara de enfado y detén el juego. Si estás dando un paseo y te muerde los pies, párate y regresa a casa. Pasados unos días, si no es capaz de comprender que los mordiscos arruinan la diversión, tendrás que decirle que ‘no’, de manera seca y directa.

A continuación viene la parte del refuerzo positivo. Cuando estéis jugando, llegue el momento en el que te suele morder y no lo haga, premialo con algo que le guste comer y acarícialo. Poco a poco, con paciencia, cariño y sin enfadarse, tu colega comprenderá que los mordiscos no son bien recibidos. Sabemos que dicho así puede sonar muy fácil, por eso no dudes en contactar con nuestros etólogos si lo necesitas.

¿Te has quedado con dudas? Pregunta a nuestros veterinarios:

¿Qué temas te interesan?
En Barkibu queremos conocer los intereses de nuestros PetLovers. Ahora puedes decirnos qué temas te gustaría que tratase nuestro equipo de veterinarios en próximos artículos. Haz click en el botón para sugerir un tema: