¿Por qué mi perro tiembla después de la vacuna?

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

Los efectos secundarios y las reacciones adversas a las vacunas en los perros son tan comunes como en los humanos. Las vacunas son unas inyecciones o sustancias bebibles en las que se contiene un virus debilitado. Al meterse en el cuerpo del perro, su sistema inmune puede derrotarlo fácilmente y aprender a hacerlo de nuevo en el futuro. De esa forma, cuando el virus vuelva a aparecer, estará protegido

Es decir, una vacuna no es un medicamento, es un virus debilitado para enseñar al cuerpo de tu perro a vencerlo; algo así como si le sirviera de entrenamiento. Precisamente por esto, una vacuna puede provocarle reacciones adversas como temblores. Hay algunos efectos secundarios más comunes que otros. Siempre que tengas dudas, lo mejor es que acudas siempre a un veterinario.

Efectos secundarios de las vacunas para perros

Lo primero que tenemos que hacer siempre que vamos a ponerle la vacuna a un perro es informarnos de qué hacer en caso de fiebre, adormecimiento o pérdida de humor, también si surgen temblores. Tu veterinario te dirá lo que tienes que hacer en cada caso. Por norma general, solo hay una situación que es verdaderamente grave: si se le hincha la cara puede ser una reacción alérgica tan agresiva que le puede atascar la tráquea e impedir que respire.

En caso contrario, lo más habitual es que en pocas horas se le pase este efecto adverso. Además de los temblores hay otros muchos cambios leves que le pueden suceder. Como te hemos dicho, no te preocupes. Lo más común es que el lugar en el que le han pinchado se le inflame y hasta se le ponga duro. No quiere decir que se le esté ‘endureciendo de por vida’ o que el virus le esté ganando la partida a su sistema inmune, es un proceso normal.

Mi perro tiembla y tiene fiebre tras vacunarlo

Como es un virus de lo que estamos hablando, en ocasiones la vacuna puede provocarle algo de fiebre, lo que suele ser motivo de temblores. Que le suba un poquito la fiebre es absolutamente normal. Nos ocurre lo mismo a los humanos, seamos adultos o bebés. Si sois padres ya sabréis que lo normal es que a tu enano le suba algo la temperatura tras la inyección.

Otra reacción que puede tener es la de protestar o estar algo más agresivo de lo normal justo tras recibirla. Tras ella, y también unida a la fiebre, pueden darse episodios de somnoliencia. Es normal que todas situaciones te causen cierto pavor. Los perros no pueden decirnos si están bien o están mal, si esa reacción es grave o no, pero, de nuevo, queremos tranquilizarte. Todo esto es la expresión física de su cuerpo combatiendo la amenaza. Tiene que aprender contra el virus.

Cuando sí preocuparse de las reacciones adversas de las vacunas

Aunque queramos inspirarte confianza, siempre que tengas cualquier duda sobre la salud de tu perro tienes que consultar a tu veterinario. Puede que los temblores por sí solos, si son leves, no sean motivo de preocupación y sí sean una reacción absolutamente normal, pero si se dan sumados a fiebre persistente, mal humor e inflamación de su garganta o cara es posible que su sistema inmune no haya soportado la inyección o le esté dando una reacción adversa.

Tienes que estar especialmente preocupado en el caso de cachorros. A estas edades es cuando hay que ponerles el mayor número de vacunas, precisamente porque es entonces cuando se encuentran más débiles y necesitan aprender cómo combatir cualquier tipo de enfermedad. Así que si es un cachorro y esos temblores son violentos, se dan con otros síntomas o estás preocupado, visita al veterinario.

Las vacunas, pese a esas reacciones, salvan vidas

Pese a que las vacunas puedan provocan ligeros temblores, somnolencia o fiebre, son la única forma de erradicar virus e impedir que maten a nuestros perros. Los virus no pueden ser eliminados por antibióticos, pues estos solo pueden eliminar bacterias. Los virus son muy contagiosos, por lo que si no vacunas a tu perro podría contagiar a otros, y viceversa.

Las vacunas son la única forma de evitar que tu perro sea atacado por parvovirus, rabia o moquillo canino. ¿Esto quiere decir que si vacuno a mi perro es absolutamente inmune al virus del parvovirus? Para que no le haga daño tendrás que renovar las vacunas y cuidarlo mucho. Cuando el parvovirus le ataque, su cuerpo estará preparado para hacerle frente. Es posible que presente síntomas, pero su sistema inmune estará listo para combatirlo.