¿Por qué un perro come caca y cómo lo evito para siempre?

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

¿Tu perro se come las heces de otro perro? Esta situación, llamada coprofagia, suele producirse en cachorros que acaban de ser separados de su madre o en perretes que tienen una mala alimentación. También puede darse en peludos que no han sido bien educados y entrenados a no meter las narices en elementos del entorno que no deben comer.

Lo que nunca has de hacer es evitar que su perro se coma sus heces o las de otro usando pastillas. Todo este tipo de cuestiones han de ser solventadas a través del cariño, el entrenamiento y dejando claro quién es el alfa de la relación (ellos agradecen la autoridad impartida con cariño). Si tienes cualquier duda a demás de lo que te vamos a contar aquí, deja tus consultas a nuestros veterinarios online.

Por qué mi perro se come las cacas de otros perros

Sean heces humanas, heces de gatos o cacas de perro, a ellos les huelen genial. Nosotros no tenemos un olfato tan desarrollado como ellos. Para los peludos, su trufa es un potentísimo receptor de información, más que la vista o el gusto. Ellos, cuando huelen una caca, no se quedan solo con su olor nauseabundo, ellos van más allá y perciben los restos de comida que ahí se encuentran.

Es fácil entender, por lo tanto, por qué se la suelen zampar sin miramientos: porque para ellos está rica, sobre todo si huele a carne o cosas que les gustan. Es decir, lo primero que nos tenemos que quitar de la mente es que nuestro perro se ha vuelto loco o esté desarrollando conductas extrañas.

¿Tu cachorro se come sus heces? Este es el motivo

Pero que huelan la comida de su interior, no quiere decir que no sean capaces de distinguir los gérmenes y patógenos que ahí habitan, porque también son conscientes de ellos. Este es el motivo por el que las perritas, cuando son madres, se meten en la boca todas las cacas que sus hijos sueltan. De ese modo, se asegura de que sus cachorros no corran peligro de intoxicarse.

Un perrete, cuando es muy joven, tienen un sistema inmune que todavía no ha sido desarrollado. Eso lo hace propenso a contraer enfermedades como el parvovirus, que pueden llegar a ser fulminantes si el animal no ha sido vacunado convenientemente. El virus de la parvovirosis, como otros, suelen hacer su hogar en estos mojones, la madre lo sabe y evita el contagio.

El problema es que los pequerrechos no razonan el motivo de por qué su madre lo hace, entienden que comer las cacas es bueno y reproducen ese comportamiento, uno que tienes que aprender a corregir. De nuevo, esperamos que entiendas que hacerlo no es que tu cachorro se haya vuelto loco.

Mi perro se come sus heces y vomita, ¿está loco?

Otro de los motivos de la coprofagia en perros está muy relacionado con su faceta de depredador y de explorador. Un perro olfatea, y de ahí recibe información, pero no tiene manos para manipular lo olisqueado, así que se lo come. El cuerpo de un perro no es como el nuestro. Si nosotros vomitamos suele ser por una causa grave. Sin embargo, ellos tienen esta reacción mucho más desarrollada. Para ellos, vomitar es un acto normal.

Esto no quiere decir que si vomita muchas veces no has de preocuparte, pero si tiene esta reacción tras comer una caca o algo extraño, es totalmente normal. Lo que has de entender ahora es cómo corregir este comportamiento.

Embedded content: https://youtu.be/uswwOG1uhsY

Tips para corregir a tu perro para que no coma caca

Aunque parezca mentira, solucionar esto es sencillo. En primer lugar, revisa su alimentación y comprueba que come todo lo que necesita. Cuando se le aparezca una caca por la calle tendrás que repetir una misma palabra de forma tajante: ¡no! Dilo de forma seca, pero no te líes a explicarle por qué es malo comer heces. En caso de que siga insistiendo, apártalo. Aprende y memoriza como lo has hecho, reprodúcelo siempre igual.

En el momento en el que se aleje de la caca, refuerza lo que ha hecho con algo rico que le guste. Puedes emplear un trozo de manzana, por ejemplo. Poco a poco, dejará de hacerlo. La clave de que este método funcione es que seas constante y que repitas del mismo modo todo el proceso, porque así tu perro comprenderá lo que tiene que hacer a la perfección.

Si tu perro te sigue sin hacer caso, no dudes en poner una consulta a nuestros etólogos. En Barkibu estamos para ayudarte en todo lo que necesites.