¿Qué puedo hacer para que mi gato no se coma las plantas?

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

¿Tu gato destroza las plantas? Si estás en este artículo es porque no sabes qué hacer para que tu minino no rompa las flores que tienes por la cocina o el balcón, ¿verdad? Pues vamos a darte una mala noticia: lograr que algunos gatos no muerdan las plantas es casi, casi, una misión imposible. De todas formas, hay algunos tips a los que puedes recurrir para que se deshabitúe poco a poco.

Aunque sea difícil, hay que intentarlo. Para empezar, hay plantas que son tóxicas para gatos y que pueden hacerle daño. Si se acostumbra a mordisquearlas en tu casa, ¿qué te asegura a ti que no lo hará cuando se vaya de excursión por ahí? A veces ponemos flores en balcones y en lugares altos. Aunque sean animales ágiles y que dicen que siempre caen de pie, ¿y si se arriesgan a llegar a ellas y se caen?

Qué hacer para que mi gato no rompa las plantas

En primer lugar queremos desaconsejarte el uso de pesticidas u otros venenos ‘ligeros’. Encontrarás en algún foro de internet que te recomiendan que rocíes con ellos las flores. El plan es que, cuando se las lleven a sus fauces, el sabor les repugne y no se las coman. ¿Pero y si le sienta mal a tu gato, y si se intoxica? ¿Qué pasa si tenía ya algún problema hepático y renal y se atiborra de ese pesticida?

Con lo que sí podemos jugar es con olores o sabores naturales que les repugnan. Los gatetes, por norma general, detestan los aromas y sabores cítricos o ácidos. Es por eso muy recomendado el uso de un spray de manzana amarga para gatos que tienden a destrozar todo lo que tienen a su alrededor. Algunos dueños también optan por pulverizar algo de zumo de limón sobre las plantas, pero tampoco te lo recomendamos.

El zumo de limón, incluso tomado en pequeñas cantidades, les puede provocar vómitos, diarreas y un estado de letargia. Por eso, lo mejor es que te dejes de experimentos y recurras a productos ya preparados para evitar que se coman las plantas, como el spray de manzana que te recomendamos.

Cómo hacer que no muerda las plantas sin venenos

Lo mejor siempre será que intentes lograr que no meta los dientes en las plantas a través de la educación. Podrás conseguirlo mediante el refuerzo positivo y sin reñirle ¿Y por qué no puedes enfadarte ni ponerte hecho una furia cuando se cargue tus geranios? Pues por lo que te hemos comentado al principio del artículo: porque lo hacen en su afán de exploración, de dominio del territorio y de conocimiento de todo lo que les rodea.

Si les gruñes, estarás cargando contra su propia forma de existir, lo que resulta frustrante para él. En su lugar tienes que ofrecerle una alternativa más apetitosa. El refuerzo positivo consiste en premiar y ponerte muy contento cada vez que hace algo bien. Así que prepara un poquito de salmón, de manzana o de zanahoria, por ejemplo y dáselo cada vez que se acerque a la planta negándole el acceso hasta que se aparte, pero sin discutir. Celébralo, ponte contento y, poco a poco, comprenderá que lo que le das está más rico que lo que persigue.

¿Cuáles son las plantas tóxicas para los gatos?

Además de estos consejos, te recomendamos que nunca tengas las siguientes plantas o flores en casa si tienes gatos, porque querrán comérselas y podrán intoxicarse con ellas. Una planta muy habitual en el sur de España es la azalea. Si se come un buen puñado de ellas acabará con diarrea. Lo mismo puede decirse de las hortensias; no dejes que se acerque a ellas, apártalo con cariño usando la mano y cuando decida alejarse dale algo rico como premio; pero solo cuando él tome la determinación de dejar tranquila la planta. Los lirios y las flores de pascua tampoco son convenientes, en especial esta última, pues es muy tóxica.

Si cultivas marihuana en casa (para paliar el dolor de tener glaucoma, suponemos), nos imaginamos que no hace falta decirte que no dejes que se acerque a ella o se intoxicará severamente. El tulipán, el narciso o el muérdago que colgamos en Navidad también le harán vomitar.

En conclusión: pregunta a tu veterinario con qué rociar tus plantas y evita venenos supuestamente inocuos. No uses plantas tóxicas y confía en el refuerzo positivo para educarle a alejarle de tus flores. En última instancia, cierra las puertas del balcón o esconde las flores en un armario para que no cargue contra ellas.