Torsión gástrica en perros - Cómo evitarla y remedios caseros

La torsión gástrica en perros es una dilatación de su estómago que provoca una posterior torsión, le impide a tu perro expulsar el alimento y causa presión sobre los órganos colindantes. Esta enfermedad puede matar a tu amigo si no reaccionas a tiempo. Por fortuna, tiene tratamiento y buen pronóstico si reaccionas rápido y si sabes prevenirlo.

En relación a los remedos caseros para intentar curarla una vez se ha provocado, tenemos que decirte que son en vano. Si decides usar soluciones sacadas de internet solo conseguirás perder tiempo y limitar sus posibilidades de supervivencia. Cuenta con nuestros veterinarios online para hacernos todas las consultas que necesites.

Cómo evitar la torsión gástrica canina

Prevenir que se produzca este giro involuntario de su estómago es en lo que tienes que esforzarte para prevenir males mayores. Hay varias maneras de lograrlo. En primer lugar dale una buena dieta, una con pienso rico en vitaminas, latas orecetas naturales de calidad. Eso le ayudará a hacer la digestión bien y le dará energías para salir adelante si algo sale mal.

En segundo lugar, no dejes que se atiborre. A los perros hay que espaciarles su comida a lo largo del día. Para algunos perretes que comen con muchísima ansía, se le llega a separar hasta en cinco raciones a lo largo del día. Por lo general, sirve con que coma un par de veces, pero que lo haga con calma. Lo que no puedes hacer es darle una única comida copiosa.

Si ves que come muy rápido tendrás que comprarle un comedero con obstáculos, para que aprenda a hacerlo poco a poco. Elige un lugar tranquilo para que devore su rancho, que esté a gusto, cómodo y que lo haga en los veinte minutos en los que tiene que comer.

Comer despacio es clave para evitar la torsión gástrica

Una vez haya despachado su rancho, déjale que repose, que descanse y que no haga ninguna actividad durante un rato. Este es el momento crítico de la torsión gástrica. Si se ha llenado el estómago de alimento o gas y hace un ejercicio brusco puede producirse la dilatación y luego la torsión. Si dejas que repose, evitarás su aparición.

Cuando le saques a la calle a hacer sus necesidades después de alimentarlo, no le dejes correr hasta que haya transcurrido un tiempo prudencial. La clave es que dejes que su cuerpo haga su trabajo antes de permitirle hacer deporte, pues podría interrumpir con todo el proceso digestivo.

En resumen: para evitar la torsión gástrica tienes que repartir bien su comida, no dejarle correr tras acabar su rancho y darle alimento de primerísima calidad. Si tienes alguna duda al respecto, no dudes en poner tu consulta a nuestros veterinarios online.

Síntomas de torsión gástrica en perros

Has de estar atento tras una gran comilona o si se ha puesto a trotar al galope sin hacer una pausa. Si su estómago está sufriendo una torsión lo sabrás por la dilatación previa. Mírale el abdomen, ¿lo tiene hinchado? Si la respuesta es que sí, deja de leer este artículo y corre al veterinario. Los perros suelen advertir que están sufriendo esta enfermedad haciendo arcadas.

Lo cierto es que está intentando vomitar pero no pueden porque tienen el estómago obturado. Si dejas que pase más tiempo, morirá. Además de por esto, también lo sentirás raro, quejica y aletargado. Recuerda que el tiempo es crucial, no intentes buscar en internet cómo aliviar el dolor de estómago de tu perro ni nada parecido, porque no tiene una gastroentiritis, sino una dolencia que lo puede matar.

Tratamiento de la torsión gástrica canina

Esta patología es habitual en perros grandotes, así que sé especialmente cuidadoso si convives con uno. Cuando lleves a tu colega al veterinario, lo examinará y comprobará si en efecto tiene torsión gástrica. El tratamiento dependerá mucho de su estado y de cómo llega al médico. En muchas ocasiones, lo primero que se hace es permitirle sacar el gas que tiene acumulado en el estómago con una pequeña perforación.

Eso le aliviará, pues los órganos a su alrededor dejarán de sentir la presión de su barriga. Tras ello, es necesario intervenir quirúrgicamente para ponerlo en su sitio. Algunos profesionales pueden llegar a coserlo para prevenir que la torsión gástrica vuelva a producirse.

Como ves, para tratar este problema es necesaria una cirugía rápida. Es por ello que, de nuevo, no recurras a una manzanilla ni le hagas caminar pretendiendo que expulse sus gases. Tienes que visitar a un especialista cuanto antes. Si necesitas más consejos sobre cómo prevenir la torsión, ponte en contacto con nuestros veterinarios sin compromiso.

¿Te has quedado con dudas? Pregunta a nuestros veterinarios:

¿Qué temas te interesan?
En Barkibu queremos conocer los intereses de nuestros PetLovers. Ahora puedes decirnos qué temas te gustaría que tratase nuestro equipo de veterinarios en próximos artículos. Haz click en el botón para sugerir un tema: