Trato a mi perro como un bebé, ¿es malo para él?

Muchos PetLovers nos preguntan si es malo tratar a sus perros como si fueran sus hijos, preocupados por si es negativo para su conducta humanizarlos. Sabemos que muchos de vosotros queréis más a vuestros perros que a muchas personas, pero para poder tener una relación saludable con ellos, disfrutar verdaderamente de vuestra vida en común y no sucumbir a psicopatologías de amor por los animales, hay que entender qué necesidades afectivas tienen en realidad,aunque eso sea no tratarlos como a un bebé.

Nuestros etólogos online solucionarán todas tus dudas con respecto a cómo mimar a tu colega. Aquí te vamos a dar una serie de consejos y apuntes sobre esta cuestión en líneas generales. Recuerda, eso sí, lo importante que es tratar correctamente a tu perrete desde que es pequeño porque, si no, tendrá problemas de conducta cuando sea mayor.

¿Qué problema hay en tratar a los perros como a las personas?

Nuestro amor por los peludos es tan grande que resulta muy difícil no considerarlo como a un igual. Está demostrado que acariciar su pelo, mirarlos a los ojos e incluso dormir a su lado, nos produce serotonina y una gran sensación de felicidad. Los perros son unos grandes amigos y adoran estar a nuestro lado, son sociables y familiares, pero no son bebés.

Un perro tiene que aprender a ser un perro para vivir su vida con alegría, lo que requiere nuestra atención en lo que referido a cómo nos relacionamos con él. Cuando tu cachorro llega a casa tiene que aprender que tú mandas, que eres el alfa. Si no lo entiende, creerá que es él, no te respetará y hasta puede que se vuelva agresivo. Algunos cachorros incluso recurren a la monta de tu brazo o de tu pierna para ponerte a prueba cuando no entienden cuál es su puesto en la jerarquía familiar.

¿Es malo querer más a un perro que a una persona?

No podemos malcriarlos como si fueran bebés, tienen que entender quién manda y su posición en la casa. Muchos cuidadores realizan otras acciones típicas que se hacen con los más pequeños: darles besos, abrazarles e invitarles continuamente a estar encima de ellos en el sofá. En cuanto a lo primero, los peludos no acaban de comprender por qué lo haces. Su manera de mostrar afecto es a lametazos, por lo que les cuesta interpretar la presión de sus labios contra su cara, es mucho mejor acariciarlos, pues les produce placer.

Abrazar a los perros les confunde mucho, sobre todo si insistes porque entenderán que te gusta que lo hagas. Como sucede con los besos, estaremos cambiando su conducta para que se adapte a la nuestra, es decir, los estamos humanizando o antropomorfizando. Ocurre lo mismo si los invitamos a ponerse sobre nuestras piernas y a quedarse quietos. Ellos son cazadores, son seres activos. Al forzar este tipo de reposo le estás enseñando que la vida sedentaria es la correcta.

¿Cómo deshumanizar a un perro y dejar de tratarlo como a las personas?

La mejor manera de relacionarse con tu perrete es mostrarle tu afecto de la manera en la que él lo entiende y lo necesita. En primer lugar, llámalo por su nombre siempre. Los perros no entienden de motes y solo le confundirás si usas apelativos cariñosos. En lugar de preferir pasar mucho tiempo en casa con él, los dos solos y abrazándolo, sácalo a pasear y haz que se relacione con otros perros.

Cuando haga algo mal, sé estricto y dile que no una sola vez y abiertamente. Intenta recordar siempre cómo se lo has dicho para reproducirlo. Tiene que ser capaz de relacionar tu reacción con las cosas que no puede hacer. Emplea el refuerzo positivo cuando hace algo bien hasta que comprenda cómo socializar correctamente. Además de todo esto, juega muchísimo con él, sal a pasear, corre y acarícialo mucho. Escoge comida de calidad y elige una zona de la casa para él, aparte y en la que tenga su comida y su bebedero. Todo esto le permitirá ser feliz de la forma que él necesita, no se deprimirá y podrás disfrutar a tope a su lado.

Recuerda que tratar a tu perro como a un bebé acabará haciendo que adquiera dependencia de aquello que le enseñas, lo que a la larga le generará ansiedad por no poder desarrollar sus instintos como su naturaleza le exige. Esto no quiere decir que no le des todo tu cariño, que quieras dormir con él, que a veces te apetezca darle un beso o un abrazo, pero recuerda que no es una persona, es un perro y tiene sus propias necesidades de afecto.

¿Te has quedado con dudas? Pregunta a nuestros veterinarios:

¿Qué temas te interesan?
En Barkibu queremos conocer los intereses de nuestros PetLovers. Ahora puedes decirnos qué temas te gustaría que tratase nuestro equipo de veterinarios en próximos artículos. Haz click en el botón para sugerir un tema: