¿Ya estás asegurado? Cómo conseguir tu reembolso más rápidamente

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

La decisión está tomada: por fin cuentas con un seguro para tu mascota y estás más tranquilo, porque sabes que tanto tus espaldas como las suyas están cubiertas. Si ya cuentas con un seguro para tu mascota, sabrás cómo funciona el procedimiento de pago y reembolso; y si todavía no te has decidido, no te preocupes, nosotros te lo explicamos 😜 .

Funciona de la siguiente manera:

🐶 Acudes al veterinario
🐈‍⬛ Pagas la factura por los servicios prestados
🐶 Presentas a tu compañía aseguradora la documentación necesaria
🐈‍⬛ Recibes el reembolso

Si, todo esto está genial. El problema está en que entre los pasos 3 y 4 pueden pasar algunos días… a veces, incluso demasiados. Ten en cuenta que las facturas derivadas de servicios veterinarios suelen tener un coste elevado. Imagínate que acabas de gastar 700€ en el veterinario mientras tienes contratada una póliza de seguro para tu mascota. Es una cantidad lo suficientemente elevada como para que quieras recibir tu reembolso lo más rápido posible. Lamentablemente, eso no siempre es así: puede demorarse bastante o incluso denegarte el reembolso (en este post podrás ver los motivos más comunes por los cuales suelen negarse los reembolsos en las pólizas de seguros para mascotas).

Hoy queremos explicarte cómo hacer que el proceso de reembolso se agilice para que recibas tu dinero de vuelta lo más rápido posible: ¡Toma nota! 👇🏻

¿Tienes la factura y el informe veterinario?

Primero de todo, cuando vayas al veterinario, acuérdate de pedirle la factura y el informe. A veces, con las prisas y los nervios, este paso se puede pasar; pero es totalmente necesario y esencial si quieres recibir el reembolso de los servicios veterinarios. Asegúrate de que en el informe, este completo, y obtén una copia de la factura antes de irte del veterinario. ¿Qué incluye una factura completa? Fecha, el importe total cobrado, posibles descuentos, impuestos, tus datos y los de la clínica.

Presentar la documentación

En nuestro caso, este paso es súper sencillo y rápido: no nos gusta complicarte la vida. El papeleo no es lo nuestro; para empezar, nos encantan los árboles en su estado natural; y por otro lado, creemos que ya tienes suficiente yendo de veterinario en veterinario, como para hacer más drama (encima innecesario). ¿Qué necesitamos? La factura y el informe de visita. Si es la primera vez, también el historial veterinario de tu mascota. Y toooodo esto, a través de nuestra APP. Rápido y sencillo, nuestro plazo de devolución es inferior a una semana en el 95% de los casos. Vaya, que después de solicitar tu money money de vuelta, solo tendrás que esperar el reembolso en tu cuenta. No ponemos trabas ni problemas innecesarios 😉.

Depende de la aseguradora, te pueden pedir más o menos documentación y presentarla de una forma u otra. La media de tiempo que se tarda en realizar un reembolso para seguros de mascotas suele estar en 10-15 días laborables. Nosotros entendemos que esto te puede parecer un montón, ya que, teniendo un seguro, no es un gasto que tengas que asumir por tanto tiempo. Pueden surgir otros imprevistos o que necesites/ quieras disponer del dinero para lo que sea.

Agilizar el proceso

Nosotros haremos todo lo que esté en nuestras manos para agilizar el proceso y que puedas disponer de tu dinero lo más rápido posible. Pero tú también puedes poner de tu parte teniendo en cuenta los siguientes puntos:

✅ Ten el historial clínico a mano: es importante que sepas de dónde sacar el historial clínico de tu mascota. Una buena organización de la documentación (para todos los casos) es esencial para agilizar todos los procesos de reembolso. Tu compañía aseguradora puede pedirte el historial clínico (lo más seguro es que así sea). Sabiendo cómo conseguirlo , ahorrarás tiempo y dolores de cabeza buscándolo y preguntándote: jolín ¿dónde lo he metido?. Aunque a veces cueste, ser organizado es algo que te vendrá muy bien, y que tanto tú como tu mascota y tu aseguradora agradeceréis a corto y largo plazo. El historial clínico es algo que poseen las clínicas donde has asistido con tu mascota, por ello, si siempre has ido a la misma, es relativamente sencillo de obtener. Si has acudido a varias, puede ser un pelín más complicado recopilar toda la documentación en un pis pas.

✅ El informe completo: cuanto más detallado sea el informe, mejor. No es necesario que sea una trilogía, pero sí es bueno que los estudios, procedimientos y resultados queden detallados perfectamente. De este modo, tú te aseguras de que tu compañía entienda qué ha pasado y no te pida más explicaciones. Por parte de la aseguradora, es más sencillo, porque comprenderá el proceso llevado a cabo y procederá al reembolso siempre que cumpla las condiciones (en nuestro caso, lo antes posible 😉)

✅ Las facturas: como te comentamos anteriormente, la factura debe ser válida para que tu aseguradora la tenga en cuenta a la hora de reembolsarte el dinero. Hay ocasiones en las que a las facturas les faltan datos o son incorrectos. Por ello, revisa que tus datos y los del veterinario en cuestión estén actualizados y coinciden con los que le has facilitado a tu compañía. No hace falta que seas un experto fiscal, los errores en facturas ocurren cada día en todos los ámbitos. Por eso mismo, es mejor asegurarse lo máximo posible de que todo está correcto. Si no lo está, lo más probable es que tu compañía te informe de ello y tengas que contactar de nuevo con el veterinario para que te la emita de forma correcta. Para ti, es un fastidio porque quieres tener tu reembolso lo más rápido posible. Así que, mejor evitarnos este paso, ¿no? Además, a nosotros nos basta con un ticket o resguardo donde aparezcan los datos de la clínica y la fecha (nos gusta hacerlo sencillo).

Pero no te preocupes, en nuestro caso, esto suele suceder en contadas ocasiones. Como mencionamos antes, el 95% de reembolsos se llevan a cabo en un plazo inferior a una semana.

✅ La cartilla de vacunación o pasaporte: en algunos casos pueden pedirte la cartilla de vacunación o pasaporte. A tooodos se nos puede olvidar, pero porfi, trata de tenerlo actualizado. Un consejo que te damos es que lo actualices tan pronto sea posible, así no se te olvida. A veces dejamos pasar este tipo de cosas y cuando surge un imprevisto, nos pillan desprevenidos y nos toca correr. Teniendo la cartilla de vacunación o pasaporte actualizados, te aseguras de que, en caso de que te los pidan, el proceso no se retrase. Al final, es un paso básico y sencillo que, si no se hace, puede desencadenar en una demora totalmente innecesaria.

Teniendo todos estos puntos en cuenta, seguro que no tienes ningún problema a la hora de recibir tu reembolso (rápidamente si formas parte de la familia Barkibu). Como somos muy majos y sabemos que la organización es una asignatura pendiente en el caso de muchas personas, te damos un mini consejito para que seas un pelín más organizada con las cosas de tu peludo. En el momento en el que decides contratar un seguro, la documentación relacionada con tu mascota aumenta bastante. Además de toda la que ya tenías, ahora se suman la póliza y las condiciones (entre otros). Es conveniente que te crees una carpeta con tooodo lo relacionado con tu mascota. Una carpeta en tu dispositivo móvil, o una carpeta física si tienes toda esa documentación en papel. Así, será mucho más sencillo localizar cualquier cosa que te pidan. Puede parecer algo obvio, pero muchas veces dejamos documentación importante guardada en el escritorio de nuestro ordenador, olvidamos el nombre y jamás lo encontramos. O todavía peor: solo tenemos un ejemplar de forma física y lo dejamos guardado en uno de los tropecientosmil cajones que tenemos en nuestra casa. ¡A saber dónde está!. Por ello, hasta aquí nuestro consejito. De nada 😉

Y ahora sí, tendrías todo lo necesario para que tu proceso de reembolso sea más rápido que la velocidad de la luz (bueno, igual no tanto). De regalo, un mini esquema muuuy organizado para que tengas las principales ideas claras:

😉 Cuando asistas al veterinario solicita la factura y el informe completo (recuerda que cuanto más detallado mejor)
😉 Ten al día toda la documentación de tu amiguete: cartilla de vacunación, pasaporte e historial clínico.
😉 Asegúrate de tener localizada toda la documentación.

Con estos 3 puntos debería ser todo coser y cantar. Bueno, siempre y cuando la visita al veterinario cumpla los requisitos para ser cubierta por tu póliza. Pero eso ya es otro tema que tratamos en este post; y para repetirse, ya está el ajo (además está buenísimo).

Ahora es tu turno, ¿han tardado mucho a reembolsarte un gasto veterinario? ¿Has perdido alguna vez la cartilla de tu mascota o eres de lxs que lo lleva todo al día? ¡Te leemos en comentarios! 👇🏻