Perro Ramon
Ramon

Ramon, mi perro cruce de caniche macho, tiene dolor al comer y dificultad al masticar

tengo un cachorrito de dos meses que me regalaron pero note que al comer gira la cabeza a un costado como si tuviera algo en la boca que no le deja mascar, y cuando come o toma lechita llora es como si se adormeciera su boca y gira la cabecita a un costado, estoy preocupada porque no se que es lo que tiene

digestivo
hace alrededor de 1 año
Información sobre Ramon
  • Especie: Perro
  • Raza: Cruce de Caniche
  • Sexo: Macho
  • Edad: 2 meses y 6 días
  • Castración: No
  • Síntomas: Dolor al comer y Dificultad al masticar
Respuesta de BarkiBot
Sobre el síntoma principal
×
Dolor al comer

Si tu mascota tiene dolor al comer puede deberse a problemas en la cavidad oral: acumulación de sarro, gingivitis o enfermedad periodontal son las más comunes y, si no se tratan, con el tiempo acaban provocando la pérdida de piezas dentales. Menos común serían problemas en los músculos masticadores o miositis músculos masticatorios.En los gatos, es muy común la gingivitis, así como la presencia de ulceraciones en la boca, que suelen ir asociados a procesos víricos e infecciosos, por lo que necesitarían tratamiento específico.

Lleva a tu mascota al veterinario para que realice un examen físico y pueda valorar qué tratamiento es el más adecuado: limpieza dental con ultrasonidos, antiinflamatorios, antibióticos, etc. Recuerda que los medicamentos deben ser suministrados siempre bajo prescripción veterinaria.

Enfermedades más probables
Relacionadas con los síntomas introducidos y presentadas en orden de más probable a menos probable.
×
Enfermedad periodontal, periodontitis

La periodontitis es la acumulación de placa o sarro en los dientes del animal. Al igual que en las personas, en la boca de los animales se alojan bacterias a diario, estas bacterias se acumulan formando placa y sarro. Con el tiempo esta placa daña los dientes provocando desde mal aliento hasta enfermedades más graves, que pueden afectar a órganos como el riñón y el hígado.

La periodontitis es el cuadro que describe la inflamación de los tejidos adyacentes a los dientes, así como los daños en piezas óseas.

Los síntomas que podemos distinguir en nuestra mascota son: mal aliento, molestias al masticar, dolor, inflamación, enrojecimiento y sangrado de las encías y la aparición de flemones.

Este tipo de infección puede ser peligrosa, ya que la degeneración de las raíces dentales puede provocar fallos en órganos, como el corazón, el tracto respiratorio o el riñón.

La pruebas diagnósticas deben ser realizadas por un veterinario. Consisten en exploración de la boca del animal, en algunos casos es necesaria la sedación; radiografías de la boca, donde podremos ver el estado de las raíces dentales, y palpación.
Una vez determinado el grado de infección y de daño de tejidos, el profesional veterinario te recomendará cómo proceder.

El tratamiento depende de los resultados obtenidos en cada caso concreto, ya que van desde la suministración de antiinflamatorios, colutorios y antibióticos; hasta la extracción de las piezas afectadas o la realización de una limpieza bucal a fondo, esta última suele requerir la sedación del animal.

Como en la mayoría de los casos, la prevención es nuestro gran aliado, si pretendemos evitar problemas dentales a nuestra mascota.

En primer lugar debemos tener en cuenta la alimentación. Un buen pienso seco puede ayudar a evitar la aparición de sarro, ya que obliga al animal a masticar arrastrando los restos de comida, hierba o cualquier cosa que pueda haber comido.
Existen también infinidad de snacks especialmente indicados para limpiar los dientes de nuestra mascota.

Por último, y siempre con el consentimiento de nuestra mascota, existen cepillos de dientes y pasta dental, indicados para ellos. Si tu animal te lo permite, un cepillado de vez en cuando le evitará posibles enfermedades bucales.
En el caso de que ya tenga una placa considerable de sarro, la mejor solución es un limpieza bucal que tendrá que ser realizada siempre por un profesional veterinario, ya que en la mayoría de los casos requiere aparatología adecuada y sedación del animal.

×
Osteopatía craneomandibular (OCM)

La osteopatía craneomandibular (OCM), también llamada, Quijada del Westie o Scottie, es una enfermedad ósea, que se caracteriza por un agrandamiento irregular de los huesos que conforman la mandíbula durante la etapa de crecimiento de los perros, entre los 2 y 8 meses de edad.

Principalmente, afecta a los huesos del cráneo, bullas timpánicas y la articulación temporomandibular (que conecta la mandíbula con el cráneo). Este agrandamiento causa problemas en la masticación, apertura y cierre de la mandíbula, etc. En muchas ocasiones, se detiene cuando el perro completa su desarrollo.

La causa es desconocida, pero se sabe que tiene un componente genético importante en los terrier blancos, West Highland Terrier (Westie), pero también el resto de terriers tienen una mayor predisposición a padecerla: Cairn Terrier, Scotish Terrier, Jack Russel Terrier; aunque no excluye a otras razas.

Síntomas:

- dificultad para masticar (pueden dejar de comer)
- dolor intenso al abrir la boca
- pérdida de peso o adelgazamiento
- fiebre intermitente (cada 10 días aproximadamente)
- atrofia mandibular (rigidez, inmovilidad), en casos graves
- inflamación y agrandamiento de la mandíbula, que se puede apreciar mediante palpación de la zona

El veterinario podrá llegar a un diagnóstico a través de un examen físico, de pruebas diagnóstica diversas, como radiografías, y de un buen historial médico.

El tratamiento consistirá en mejorar la calidad de vida del animal para que no sienta dolor, mediante el uso de fármacos específicos y de un manejo nutricional adecuado a su estado. Dependiendo del caso, en ocasiones la cirugía es otra vía de tratamiento. Sobre todo en aquellos casos en los que la mandíbula es incapaz de moverse de manera permanente.

Generalmente, a medida que el perro crece, este crecimiento irregular de los huesos se va ralentizando, o incluso llega a detenerse, pudiendo hacer vida completamente normal. No obstante, en otros casos, los problemas para comer o abrir la mandíbula pueden ser permanentes.

Si observas estos síntomas en tu perro, acude a su veterinario para que pueda evaluar sus caso y poder tratarlo adecuadamente, evitando un dolor innecesario.

Recuerda que estos resultados no están destinados a sustituir el consejo veterinario profesional, el diagnóstico o el tratamiento.
1 veterinario ha respondido
Veterinario Juan Machado Hurtado
Juan Machado Hurtado
+1
Respuesta mejor valorada

Es necesaria una revisión de tu mascota porque son muchas las causas que pueden provocar estos signos y al no tener datos desde cuando empezó el problema, temperatura y otros datos importantes. Lo mejor es asistir a un consultorio y esperar que a la revisión sólo sea in pedazo de hueso en algún lugar de la boca.

hace alrededor de 1 año