Perro Emma
Emma

Emma, mi perro labrador hembra, tiene dolor al contacto, apatía y curvamiento espalda

Parece que se le lastimó la cola, no se sienta y está muy incomoda, parece que le duele

peleas/heridas
hace más de 1 año
Información sobre Emma
Respuesta de BarkiBot
Sobre el síntoma principal
×
Curvamiento espalda

Cuando una mascota camina encorvada de manera puntual, generalmente se debe a que siente dolor o molestia. Puede estar relacionado con problemas gastrointestinales (por algo que haya ingerido o por una enfermedad), problemas urinarios o en su aparato reproductor, etc.

Para poder identificar la causa de ese malestar, debes acudir al veterinario para que pueda examinarla y pautar el tratamiento adecuado para aliviar el dolor y recuperar su salud.

Enfermedades más probables
Relacionadas con los síntomas introducidos y presentadas en orden de más probable a menos probable.
×
Artrosis

La artrosis es una enfermedad que se produce cuando las articulaciones de tu mascota se desgastan. Esta enfermedad se caracteriza por la dificultad para moverse, subir escaleras, lentitud, y dolor. Es una enfermedad muy dolorosa y molesta, ya que tu mascota se sentirá muy incómoda al mover sus patas, saltar o correr.

Los principales motivos por los que puede aparecer esta enfermedad responden a 3 factores: la edad del animal, el factor genético, determinado tanto por la herencia como por la raza a la que pertenece, y el estilo de vida que ha llevado el animal.

Es importante que tengas en cuenta que es una enfermedad degenerativa, que no tiene cura, como en los humanos. Sin embargo, existen tratamientos que mejoran mucho la calidad de vida del animal. El tratamiento consiste en eliminar o mitigar el dolor tanto con una mejora en la dieta (siempre por prescripción de un especialista en nutrición) como con la prescripción de medicamentos antiinflamatorios indicados para esta dolencia concreta.
Por tu parte, debes hacer más cómoda la vida de tu mascota. Recuerda comprarle una buena cama, existe una amplia gama en el mercado específica para este tipo de problemas. Mantenle alejado de temperaturas extremas, el exceso de frío y/o calor son igualmente perjudiciales. Aunque veas que se mueve menos por el dolor, debes animarle a que camine, el ejercicio es un buen aliado para luchar contra la artrosis. También es recomendable acudir a un especialista veterinario en fisioterapia, que puede darte una pautas de rehabilitación para mejorar la movilidad.
Ante todo, si sospechas que tu mascota puede sufrir de artrosis, debes acudir lo antes posible a tu veterinario, aunque no existe una gravedad inminente ni cura, el diagnóstico temprano nos ayudará sin duda a mejorar la calidad de vida de nuestra querido compañero.
Por otro lado, la prevención desde que son cachorros puede ayudarnos mucho a evitar o retrasar la aparición de la artrosis en nuestra mascota. Una dieta completa y adecuada a sus necesidades, el ejercicio físico, la no exposición a temperaturas extremas y el uso de condroprotectores son las principales pautas que debemos seguir para evitar esta dolencia en el futuro.

No olvides siempre consultar con tu veterinario para definir las pautas correctas para tu mascota.

×
Picos de loro (discoespondilosis)

La espondilosis, pico de loro o discoespondilosis, es una patología propia del envejecimiento de nuestra mascota. Como la artrosis, es un proceso degenerativo que afecta a la estructura ósea, principalmente de la columna vertebral y de los discos vertebrales. Consiste en la formación de espolones óseos (osteofitos) en la parte inferior y lateral de las vértebras. Como consecuencia, el espacio entre ellas se reduce y se produce un desgaste debido al roce continuo, perdiendo movilidad y elasticidad. Aunque su incidencia es mayor en los caninos, cada vez más se diagnostica en felinos.

El sobrepeso, problemas o alteraciones en la formación del colágeno de las articulaciones, malformaciones en la columna, microtraumatismos reiterados, alteraciones en la marcha y sobre todo la edad son las principales causas de esta patología tan dolorosa para nuestras mascotas.

Síntomas o signos característicos:

- dolor
- cojera en frío
- rigidez
- atrofia muscular
- decaimiento

Para el diagnóstico se tendrá en cuenta el historial clínico de la mascota, análisis de la marcha, manipulación y examen radiológico de la columna.

Generalmente el tratamiento es conservador y se abordará desde varios frentes (dependiendo del grado de afectación), mejorando notablemente su calidad de vida.

- mejora de las condiciones físicas: control de peso, fortalecer la musculatura, nutrición adecuada, etc.
- cambio en los hábitos de vida y reeducación postural: caminar, ejercicio moderado, etc.
- tratamiento farmacológico para aliviar el dolor a base de antiinflamatorios, corticoides, analgésicos, etc.
- fisioterapia

Esta enfermedad compromete seriamente la calidad de vida del animal, ya que puede llegar a ser muy dolorosa y limitante. Lleva a tu mascota cuanto antes al veterinario para poder tratarla y mejorar su calidad de vida.

×
Borreliosis o Enfermedad de Lyme

La borrelosis o enfermedad de Lyme, es una de las enfermedades que puede transmitir un garrapata, y está provocada por una espiroqueta (bacteria), Borrelia burdogferi.

Síntomas

- deformidad de las articulaciones
- cojera intermitente, en la misma o en otra pata, debido a la artritis
- fiebre alta, pérdida de apetito y apatía
- problemas renales.

Diagnóstico:

- Anamnesis exhaustiva. Se trata de transmitir al veterinario toda la información relevante sobre su comportamiento, rutinas, entorno, cantidad y calidad del ejercicio físico y mental, actividad diaria, etc
- Análisis de sangre y de orina
- Otras pruebas complementarias: ecografías, radiografías, etc.

El tratamiento estándar de la enfermedad en una fase temprana es a base de antibióticos, reposo y mantener a la mascota seca y caliente. Hay que tener en cuenta que si la enfermedad está avanzada, puede afectar a otros órganos, por lo que el tratamiento será personalizado.

El pronóstico es bueno si se diagnostica pronto; por ello, ante cualquier sospecha, acude a un profesional veterinario para que pueda descartar esta enfermedad.

×
Brucelosis canina

La brucelosis canina es una enfermedad bacteriana altamente contagiosa entre individuos de la misma especie. La brucelosis se contagia por el contacto con fluidos orgánicos como: leche de la madre, orina, heces, secrecciones vaginales, semén, saliva, secrección ocular y secreción de oídos.

Los síntomas que describen esta enfermedad son comunes en un gran número de dolencias, por lo que es difícil identificar la enfermedad en una etapa temprana. Los más destacados son: fiebre, inflamación de los ganglios, dolores articulares y debilidad general; en los machos se presenta inflamación testicular y abortos en el caso de las hembras.

Si sospechas que tu mascota puede sufrir esta dolencia, no dudes en acudir a tu veterinario lo antes posible. El diagnóstico se basará en análisis de sangre y en el historial clínico del paciente, no olvides informar al veterinario de tus sospechas, sobretodo si es hembra y crees que ha sufrido algún aborto.

Al tratarse de una infección bacteriana lo más común es prescribir antibióticos específicos para esta dolencia. Se recomienda hacer seguimiento continuo del paciente para evitar nuevos brotes. Es posible que la infección haya dejado secuelas en el aparato reproductor del paciente, por lo que su veterinario recomendará castrar al animal, así evitarás posibles contagios.

No existe una vacuna que prevenga la enfermedad, así que no dudes en acudir a tu veterinario si notas alguno de los síntomas descritos.

×
Ehrlichiosis

La ehrlichiosis es una enfermedad bacteriana que se transmite por la picadura de la garrapata, provocando anemia y hemorragias en nuestras mascotas.

La prevención consiste, básicamente, en llevar un control estricto de las garrapatas a través del uso de pipetas, collares y demás tratamientos antiparasitarios, es fundamental para evitar este tipo de enfermedad.

Fases

- Fase de incubación (de una semana a un mes desde la picadura de la garrapata, en primavera y otoño.

- Fase de aguda
- Síntomas más frecuentes: debilidad, fatiga, cansancio, apatía, pérdida de peso, descargas nasales y oculares
- Síntomas menos frecuentes: fiebre, edemas (sobre todo en los machos en los genitales)

- Fase de cronificación de la enfermedad; si no se han tratado los síntomas de la fase anterior
- Síntomas de anemia: palidez de las mucosa, fatiga, debilidad, etc.
- Hemorragias
- Cojera
- Afecciones oculares: enrojecimiento, manchas, desprendimiento de retina, etc.

El veterinario realizará las pruebas de laboratorio necesarias para poder confirmar el diagnóstico y comenzar con el tratamiento adecuado cuanto antes; teniendo en cuenta la fase en la que se encuentre y si hay o no otros órganos afectados.

Hay que tener en cuenta que los perros tratados no quedan inmunizados, por lo que pueden volver a contraer la enfermedad; por ello la desparasitación externa es fundamental para evitarlo.

×
Enfermedad de Legg-Calve-Perthes

La enfermedad de Legg-Calve-Perthes, o necrosis avascular de la cabeza del fémur, se caracteriza por un desgaste del hueso en esa zona, debido a la falta de riego sanguíneo; por lo que el tejido empieza a deteriorarse y necrosarse.

Si no se frena el avance de la enfermedad, el deterioro (necrosis) continúa avanzando, extendiéndose a la cadera y a otras zonas, y terminará por afectar a toda la articulación, inmovilizándola; por lo que el perro ya no será capaz de andar por sí solo.

Esta enfermedad tiene un componente genético importante, con mayor afectación a la siguientes razas, así como a perros de razas pequeñas o miniatura:

Terriers: Yorkshire terrier, Fox terrier, Cairn terrier, Silky terrier australiano, West Highland terrier, Lakeland terrier; Carlino o pug, Pinscher, Caniche o Poodle, Manchester, Pequeño Perro León.

Aunque también puede tener otras causas, como déficit de riego sanguíneo durante el crecimiento y desarrollo de la articulación, así como golpes o traumatismos repetidos en la zona.

Síntomas más comunes:

- cojera muy marcada en la pata trasera afectada
- extremidad acortada
- dolor fuerte al contacto
- dolor en la zona de la cadera
- crepitación o crujidos en la extremidad
- en casos graves, el perro se negará incluso a andar

Para el diagnóstico, el veterinario realizará una valoración general de su estado de salud, así como otras pruebas diagnósticas, que ayuden a confirmar si padece o no esta enfermedad. Entre ellas radiografía de cadera y técnicas de palpación.

El tratamiento dependerá del estado de la enfermedad. Incluirá terapia farmacológica (analgésicos, etc.), inmovilización de la zona afectada y cirugía, en determinados casos más severos.

Si tienes dudas sobre si tu mascota puede o no padecer esta enfermedad, acude a su veterinario para que pueda examinarla y descartarla.

Recuerda que estos resultados no están destinados a sustituir el consejo veterinario profesional, el diagnóstico o el tratamiento.
1 veterinario ha respondido
Veterinario Yesenia  Alpizar
Yesenia Alpizar
+1
Respuesta mejor valorada

Hola. Es necesario llevar a Emma al veterinario. El dolor puede deberse a multiples causas. Desde una contracción mucular, hasta un trauma . Es importante que tu mascota no sufra dolor. La evaluacion fisica realizada por el veterinario es necesaria para decidir si una radiografia es necesaria en tu mascota. Saludos.

hace más de 1 año