Perro Brutus
Brutus

Brutus, mi perro schnauzer miniatura macho, tiene babeo excesivo o espuma blanca por la boca

Quisiera saber si he de preocuparme por el goteo continuo de baja en forma líquida o puede deberse a la edad ya que también ha perdido parte de su dentadura frontal. O directamente e aconsejas ir al veterinario teniendo en cuenta que el perro come bien juega y sigue revolucionando el barrio con sus ladridos

ladridos
hace alrededor de 1 año
Información sobre Brutus
Respuesta de BarkiBot
Sobre el síntoma principal
×
Babeo excesivo o espuma blanca por la boca

Las causas del babeo son numerosas:
- Presencia de algún cuerpo extraño en la cavidad oral. Algo bastante habitual en perros que suelen ingerir objetos o mordisquearlos
- Cambios en la cavidad bucal / faringe / esófago, tumor en las glándulas salivales
- Después de suministrar algún medicamento
- Trastornos gastrointestinales que producen náuseas
- Enfermedad periodontal o gingivitis
- Enfermedad renal
- Alteraciones neurológicas

La más grave sería la intoxicación y requiere atención veterinaria de urgencia. Los síntomas asociados serían: cambios de comportamiento (desorientación, jadeo, cansancio...), vómitos blancos/amarillos, con sangre o con alguna otra sustancia, pupilas dilatadas, dolor abdominal, dificultad respiratoria, dificultad para andar, desmayos, convulsiones, arritmias cardíacas...

Acude al veterinario para determinar la causa exacta y poder tratarla.

Enfermedades más probables
Relacionadas con los síntomas introducidos y presentadas en orden de más probable a menos probable.
×
Epilepsia

La epilepsia es una enfermedad del sistema nervioso, debida a la aparición de actividad eléctrica anormal en la corteza cerebral, que provoca ataques repentinos caracterizados por convulsiones violentas y pérdida del conocimiento. Acude a tu veterinario lo antes posible, es urgente.

×
Enfermedad periodontal, periodontitis

"La periodontitis es la acumulación de placa o sarro en los dientes del animal. Al igual que en las personas, en la boca de los animales se alojan bacterias a diario, estas bacterias se acumulan formando placa y sarro. Con el tiempo esta placa daña los dientes provocando desde mal aliento hasta enfermedades más graves, que pueden afectar a órganos como el riñón y el hígado .
La periodontitis es el cuadro que describe la inflamación de los tejidos adyacentes a los dientes, así como los daños en piezas óseas.
Los síntomas que podemos distinguir en nuestra mascota son, mal aliento, molestias al masticar, dolor, inflamación, enrojecimiento y sangrado de las encías, y la aparición de flemones.
Este tipo de infección puede ser peligrosa ya que la degeneración de las raíces dentales pueden provocar fallos en órganos como el corazón, el tracto respiratorio o el riñón.
La pruebas diagnósticas deben ser realizadas por un veterinario, consisten en exploración de la boca del animal, en algunos casos es necesaria la sedación, radiografías de la boca, donde podremos ver el estado de las raíces dentales, y palpación.
Una vez determinado el grado de infección y de daño de tejidos, el profesional veterinario te recomendará cómo proceder.
El tratamiento depende de los resultados obtenidos en cada caso concreto, ya que van desde la ingesta de antiinflamatorios, colutorios y antibióticos, hasta la extracción de las piezas afectadas o la realización de una limpieza bucal a fondo, esta última suele requerir la sedación del animal.

Como en la mayoría de los casos la prevención es nuestro gran aliado si pretendemos evitar problemas dentales a nuestra mascota.
En primer lugar debemos tener en cuenta la alimentación, un buen pienso seco puede ayudar a evitar la aparición de sarro ya que obliga al animal a masticar arrastrando los restos de comida, hierba o cualquier cosa que pueda haber comido.
Existen, también, infinidad de snacks especialmente indicados para limpiar los dientes de nuestra mascota.
Por último, y siempre con el consentimiento de nuestra mascota, existen cepillos de dientes y pasta dental, indicados para ellos. Si tu animal te lo permite un cepillado de vez en cuando le evitará posibles enfermedades bucales.
En el caso de que ya tenga una placa considerable de sarro, la mejor solución es un limpieza bucal que tendrá que ser realizada siempre por un profesional veterinario, ya que en la mayoría de los casos requiere aparatología adecuada y sedación del animal.
"

×
Envenenamiento o intoxicación

El envenenamiento o intoxicación es el efecto que se produce cuando una sustancia tóxica se ingiere, inhala o entra en contacto con la piel, los ojos o las membranas mucosas, como las de la boca o nariz del animal. Si crees que tu mascota puede estar envenenada o intoxicada, acude al veterinario lo antes posible, el tiempo es un factor muy importante en este caso.

×
Dilatacion o torsión gástrica

La torsión gástrica en perros es un síndrome que afecta al aparato digestivo, producido por una sobre dilatación de los ligamentos de la pared gástrica del estómago, lo que a su vez provoca la torsión del órgano principal. Esta torsión bloquea la salida de gases y alimentos y estrangula los capilares de la zona cortando el flujo normal del aparato digestivo, es decir, el estómago está lleno y no puede vaciarse por ninguna vía, ni hacía los intestinos ni hacia la boca.

Es una enfermedad muy grave y con una mortalidad alta aproximada del 20-30%. Es importante identificar bien los síntomas y acudir con urgencia a un veterinario para que pueda salvar la vida de nuestra mascota. Es más común en perros de raza grande o gigante, aunque ninguna raza está exenta de padecer esta dolencia.

La principal causa que provoca este síndrome es la ingesta masiva de comida y bebida después de realizar ejercicio físico, esto provoca la acumulación de gases y la dilatación estomacal. Si es mucha la cantidad, los ligamentos no soportan la presión y producen la torsión gástrica. Existen también factores psicológicos como el estrés, que pueden provocar esta dolencia, pero es una causa menos probable.

Los primeros síntomas que se presentan son:

- vómitos fallidos y náuseas. El perro intenta vomitar y no puede.
- intranquilidad e incomodidad. El perro se muestra incómodo: se tumba, se levanta y evita tumbarse sobre la barriga.
- dilatación abdominal. La parte del estómago se ve inflamada y con dolor al tacto
- salivación y jadeo constantes.
- apatía y debilidad. Según se va desarrollando el problema el perro se encontrará peor, más débil y sin ganas de hacer nada.

El diagnóstico debe de ser rápido, el veterinario reconocerá los síntomas rápidamente, teniendo en cuenta factores como la raza, la edad y los hábitos del perro, además puede apoyarse en pruebas radiológicas para ver el estado en el que se encuentra el estomago.

El tratamiento debe ser realizado siempre por un veterinario cualificado y consiste en la descompresión del estómago; para ello sedará al animal e introducirá una sonda gástrica por la boca para realizar un lavado de estómago y acabar con la hiper dilatación de la zona. En algunos casos, es necesaria una cirugía más complicada, que consiste en vaciar el estómago mediante una vía directa, realizando una punción en el órgano para extraer el contenido que provoca la torsión. Una vez realizado el vaciado del estómago, se puede realizar una cirugía preventiva que consiste en fijar parte del estómago a la pared costal, y así evitar nuevas torsiones.

Pronóstico: el estado de maduración de la enfermedad en la que se encuentre el paciente es clave para su recuperación, cuanto más avanzado esté, más complicado será salvarle la vida. En etapas tempranas la recuperación es casi segura, pero en otros casos, en los que comienza a aparecer necrosis en los tejidos, la tasa de mortalidad es alta incluso después de la cirugía abdominal. La recuperación suele ser favorable después de las siguientes 48 horas a la operación. El animal deberá de permanecer ingresado al menos dos días para comprobar cómo evoluciona. No escatimes en visitas, y menos cuando esté ingresado, seguro que te lo agradecerá.

Como medidas preventivas, te recomendamos:

- evitar la ingesta de grandes cantidades de comida, fraccionando la dosis en varias veces a lo largo del día
- evita que beba mucha agua de golpe. Quítale el cuenco del agua si ves que se pasa con las cantidades, espera unos minutos y vuelve a dejarselo
- controla el ejercicio físico al que sometes a tu mascota, en la moderación está la clave
- evita cualquier situación que pueda producirle estrés.

Una vez más recalcar la importancia de acudir con urgencia al veterinario si identificas algunos de los síntomas descritos anteriormente, el tiempo corre en contra de la vida de mascota.

×
Síndrome vestibular idiopático

El síndrome vestibular idiopático en el perro es una de las enfermedades más comunes y que causan alteraciones en el sistema vestibular, encargado de proporcionar orientación y equilibrio al caminar. El oído interno, el globo ocular, así como otras partes que conforman el sistema nervioso central están involucradas en la tarea de permitir al perro andar sin caerse y orientarse correctamente.

Hay razas con mayor predisposición que otras a padecer este tipo de dolencia: beagle, doberman, pastor alemán, cocker spaniel inglés y algunos terriers. Asimismo, también es más común que se manifieste en perros mayores (síndrome vestibular idiopático geriátrico) a partir de los 8 años de edad

Las causas pueden ser diversas: otitis, infecciones en el oído interno, problemas neurológicos, etc.

Los signos visibles son muy característicos, aunque no tienen porque darse todos a la vez, y pueden ir apareciendo progresivamente, dependiendo de varios factores como el el grado de infección, etc.
Los más comunes serían:

- movimiento incontrolado e involuntario de los ojos o nistagmo
- movimiento descoordinado o en círculos
- desorientación
- cabeza torcida o ladeada
- pérdida de apetito
- mareos
- babeo excesivo

Una vez identificada la causa principal se instaurará el tratamiento adecuado y también se tratarán los síntomas secundarios, que generalmente van desapareciendo a medida que avanza el tratamiento.

Es importante prestar asistencia a nuestro compañero y ayudar a que se sienta mejor durante este periodo. Facilitándole el acceso a determinadas zonas de la casa, dándole de comer o beber (podemos utilizar una jeringa, sin aguja, para suministrarle agua, si no puede hacerlo por sí mismo), ayudarle a tumbarse o incorporarse, etc.

Ante la aparición de cualquiera de estos síntomas, debes acudir al veterinario lo antes posible para que pueda realizar las pruebas necesarias que ayuden a identificar la enfermedad y tratarla.

×
Gastritis aguda

La gastritis aguda es una enfermedad muy común en los animales de compañía. Consiste en la inflamación de la mucosa gástrica producida por diferentes factores, el más común es la ingesta de sustancias dañinas para el organismo del animal.

Algunas de estas sustancias pueden ser:

- deshechos de comida o basura
- plantas venenosas
- medicamentos. Existen protectores gástricos, como para los humanos, así que no te olvides de preguntar a tu veterinario si es que mascota tiene que tomar alguna medicación.
- objetos no alimenticios
- venenos: líquidos de limpiar, raticidas, detergentes, etc.

Los principales síntomas que se presentan son:

- vómitos
- diarrea
- dolor abdominal
- inflamación abdominal
- pérdida de apetito
- sangre en la heces

En cuanto al diagnóstico, debe ser realizado siempre por un profesional veterinario, que estudiará la historia clínica del animal, sus hábitos alimenticios, si ha tenido acceso a algún producto dañino, etc. Además, deberá realizar una exploración física con palpación, radiografías y, en algunos casos, análisis de sangre para determinar las causas de la gastritis.

Al igual que en los humanos, el tratamiento inicial consiste en ayuno durante un periodo de tiempo señalado por el veterinario, normalmente de entre 12 y 48 horas. Es importante también controlar la cantidad de agua que ingiere nuestra mascota durante este periodo de ayuno. Se suele recomendar cantidades pequeñas de agua para evitar vómitos y la consecuente sobre irritación del aparato digestivo. Tu veterinario te aconsejará lo más óptimo según tu caso. Tras el periodo de ayuno, te recomendará, si necesario, una dieta específica. En algunos casos, se incluye el tratamiento con antibióticos, medicamentos para evitar vómitos, etc.

Recuerda que estos resultados no están destinados a sustituir el consejo veterinario profesional, el diagnóstico o el tratamiento.
1 veterinario ha respondido
Veterinario Elena Laguno
Top
Elena Laguno
+1
Respuesta mejor valorada

Se aconseja llevarlo al veterinario por si fuera el problema de una posible enfermedad periodontal o por obstrucción de glándulas salivares o por problema deglutorio o por ingestión de algún tóxico entre otras posibles causas.

Un saludo

hace alrededor de 1 año
El dueño de Brutus está muy agradecido
"Gracias, eso haré"