Perro Luna
Luna

Luna, mi perro cruce de pastor belga hembra, tiene dificultad al caminar o levantarse, dolor de cadera y pérdida o atrofia muscular

Hola Erika, deseo saber si podemos hacer algún tratamiento con cannabi y flores de bach . Busco algo muy natural para ella.
Quisiera saber también dónde atendes para ver si puedo llevarla y que la veas en persona.

hace 2 meses
Información sobre Luna
Respuesta de BarkiBot
Sobre el síntoma principal
×
Rigidez en las patas traseras

Si tu mascota sufre rigidez en las patas traseras, lo más seguro es que esté sufriendo un problema traumatológico. Llévala cuanto antes al veterinario para descartar enfermedades más graves y poder solucionar el problema cuanto antes.

Enfermedades más probables
Relacionadas con los síntomas introducidos y presentadas en orden de más probable a menos probable.
×
Displasia

La displasia de cadera es una enfermedad ósea genética y degenerativa que afecta a las articulaciones, sobre todo a la inserción del fémur en la cadera (displasia de cadera). Consiste en una malformación de la articulación de la cadera, que impide caminar y correr correctamente al animal. Suele tener más incidencia en perros de raza grande y gigante.

La displasia tiene un factor genético muy importante, aunque también influyen otros factores como la obesidad, las condiciones en las que viva el perro, el tipo de alimentación, factores ambientales, etc.

En algunos casos la enfermedad no se muestra desde cachorro, sino que va evolucionando con el tiempo y los síntomas comienzan a aparecer cuando del perro ya es adulto. En otras ocasiones, los animales son portadores pero no llegan a manifestar nunca la enfermedad.

Los principales síntomas que debemos de tener en cuenta si sospechamos que nuestro perro puede sufrir displasia de cadera son:

- inactividad
- movimientos extraños con las patas traseras, corre como si fuera un conejo
- aproximación de las patas traseras al caminar, llegando incluso a cruzarlas en algunos casos
- dolor al subir escaleras
- rigidez de las patas traseras
- cojera
- dolor a la palpación

El diagnóstico se centra en una exploración física y manipulación de la zona de la cadera, apoyado en radiografías de la zona, para comprobar el grado de displasia que sufre el animal. Una vez que el veterinario identifique el grado de displasia, procederá a recomendarte el mejor tratamiento para tu mascota.

Al ser una enfermedad genética y degenerativa no tiene cura como tal, aún así existen dos tipos de tratamiento diferentes, que se aplicarán dependiendo del grado de la displasia y de la edad del animal.
El tratamiento médico se basa en antiinflamatorios para disminuir la inflamación de la articulación, analgésicos para controlar el dolor, condroprotectores para proteger los cartílagos y terapia física o rehabilitación. Por otro lado se recomienda una buena alimentación, ejercicio físico, moderado y constante, y control del peso del animal.

En cuanto al tratamiento quirúrgico, suele recomendarse en casos severos con un alto grado de displasia. Existen varias técnicas, su veterinario te explicará y recomendará la mejor según sea su caso.

A parte de lo que te recomiende tu veterinario, si tu perro sufre displasia, tu principal objetivo debe de ser mejorar su calidad de vida al máximo.
sácale a pasear más. Paseos cortos, pero más a menudo. El ejercicio moderado es muy recomendable para mejorar su estado físico.
cuida su dieta. El sobrepeso es el principal enemigo de las articulaciones. Restringe su dieta, que sea rica y adecuada para su raza y edad (siempre bajo supervisión veterinaria)

Recuerda que un perro con displasia, si recibe los cuidados adecuados, puede disfrutar de una vida larga y normal.

×
Neosporosis

La neosporosis canina es una enfermedad causada por un parásito que conduce naturalmente a la muerte de células y tejidos vivos (necrosis) en respuesta a la invasión del virus. La neosporosis se puede prevenir evitando alimento contaminados. Otros perros o animales que pueden haber tenido contacto con un animal infectado, deben ser examinados y recibir tratamiento lo antes posible. Acude al veterinario cuanto antes.

×
Artrosis

La artrosis es una enfermedad que se produce cuando las articulaciones de tu mascota se desgastan. Esta enfermedad se caracteriza por la dificultad para moverse, subir escaleras, lentitud, y dolor. Es una enfermedad muy dolorosa y molesta, ya que tu mascota se sentirá muy incómoda al mover sus patas, saltar o correr.

Los principales motivos por los que puede aparecer esta enfermedad responden a 3 factores: la edad del animal, el factor genético, determinado tanto por la herencia como por la raza a la que pertenece, y el estilo de vida que ha llevado el animal.

Es importante que tengas en cuenta que es una enfermedad degenerativa, que no tiene cura, como en los humanos. Sin embargo, existen tratamientos que mejoran mucho la calidad de vida del animal. El tratamiento consiste en eliminar o mitigar el dolor tanto con una mejora en la dieta (siempre por prescripción de un especialista en nutrición) como con la prescripción de medicamentos antiinflamatorios indicados para esta dolencia concreta.
Por tu parte, debes hacer más cómoda la vida de tu mascota. Recuerda comprarle una buena cama, existe una amplia gama en el mercado específica para este tipo de problemas. Mantenle alejado de temperaturas extremas, el exceso de frío y/o calor son igualmente perjudiciales. Aunque veas que se mueve menos por el dolor, debes animarle a que camine, el ejercicio es un buen aliado para luchar contra la artrosis. También es recomendable acudir a un especialista veterinario en fisioterapia, que puede darte una pautas de rehabilitación para mejorar la movilidad.
Ante todo, si sospechas que tu mascota puede sufrir de artrosis, debes acudir lo antes posible a tu veterinario, aunque no existe una gravedad inminente ni cura, el diagnóstico temprano nos ayudará sin duda a mejorar la calidad de vida de nuestra querido compañero.
Por otro lado, la prevención desde que son cachorros puede ayudarnos mucho a evitar o retrasar la aparición de la artrosis en nuestra mascota. Una dieta completa y adecuada a sus necesidades, el ejercicio físico, la no exposición a temperaturas extremas y el uso de condroprotectores son las principales pautas que debemos seguir para evitar esta dolencia en el futuro.

No olvides siempre consultar con tu veterinario para definir las pautas correctas para tu mascota.

×
Picos de loro (discoespondilosis)

La espondilosis, pico de loro o discoespondilosis, es una patología propia del envejecimiento de nuestra mascota. Como la artrosis, es un proceso degenerativo que afecta a la estructura ósea, principalmente de la columna vertebral y de los discos vertebrales. Consiste en la formación de espolones óseos (osteofitos) en la parte inferior y lateral de las vértebras. Como consecuencia, el espacio entre ellas se reduce y se produce un desgaste debido al roce continuo, perdiendo movilidad y elasticidad. Aunque su incidencia es mayor en los caninos, cada vez más se diagnostica en felinos.

El sobrepeso, problemas o alteraciones en la formación del colágeno de las articulaciones, malformaciones en la columna, microtraumatismos reiterados, alteraciones en la marcha y sobre todo la edad son las principales causas de esta patología tan dolorosa para nuestras mascotas.

Síntomas o signos característicos:

- dolor
- cojera en frío
- rigidez
- atrofia muscular
- decaimiento

Para el diagnóstico se tendrá en cuenta el historial clínico de la mascota, análisis de la marcha, manipulación y examen radiológico de la columna.

Generalmente el tratamiento es conservador y se abordará desde varios frentes (dependiendo del grado de afectación), mejorando notablemente su calidad de vida.

- mejora de las condiciones físicas: control de peso, fortalecer la musculatura, nutrición adecuada, etc.
- cambio en los hábitos de vida y reeducación postural: caminar, ejercicio moderado, etc.
- tratamiento farmacológico para aliviar el dolor a base de antiinflamatorios, corticoides, analgésicos, etc.
- fisioterapia

Esta enfermedad compromete seriamente la calidad de vida del animal, ya que puede llegar a ser muy dolorosa y limitante. Lleva a tu mascota cuanto antes al veterinario para poder tratarla y mejorar su calidad de vida.

×
Leishmaniasis

La leishmaniosis canina es una grave enfermedad parasitaria diseminada por la picadura de un mosquito infectado. El diagnóstico se realiza mediante pruebas serológicas, análisis de sangre, biopsia de piel o citología de la médula ósea. La leishmaniosis canina es una enfermedad crónica que no tiene cura, pero sí tiene tratamiento, y éste será más eficaz cuanto más precoz se diagnostique. Si sospechas que tu perro puede tener leishmaniosis canina, es importante que acudas cuanto antes al veterinario.

×
Síndrome vestibular idiopático

El síndrome vestibular idiopático en el perro es una de las enfermedades más comunes y que causan alteraciones en el sistema vestibular, encargado de proporcionar orientación y equilibrio al caminar. El oído interno, el globo ocular, así como otras partes que conforman el sistema nervioso central están involucradas en la tarea de permitir al perro andar sin caerse y orientarse correctamente.

Hay razas con mayor predisposición que otras a padecer este tipo de dolencia: beagle, doberman, pastor alemán, cocker spaniel inglés y algunos terriers. Asimismo, también es más común que se manifieste en perros mayores (síndrome vestibular idiopático geriátrico) a partir de los 8 años de edad

Las causas pueden ser diversas: otitis, infecciones en el oído interno, problemas neurológicos, etc.

Los signos visibles son muy característicos, aunque no tienen porque darse todos a la vez, y pueden ir apareciendo progresivamente, dependiendo de varios factores como el el grado de infección, etc.
Los más comunes serían:

- movimiento incontrolado e involuntario de los ojos o nistagmo
- movimiento descoordinado o en círculos
- desorientación
- cabeza torcida o ladeada
- pérdida de apetito
- mareos
- babeo excesivo

Una vez identificada la causa principal se instaurará el tratamiento adecuado y también se tratarán los síntomas secundarios, que generalmente van desapareciendo a medida que avanza el tratamiento.

Es importante prestar asistencia a nuestro compañero y ayudar a que se sienta mejor durante este periodo. Facilitándole el acceso a determinadas zonas de la casa, dándole de comer o beber (podemos utilizar una jeringa, sin aguja, para suministrarle agua, si no puede hacerlo por sí mismo), ayudarle a tumbarse o incorporarse, etc.

Ante la aparición de cualquiera de estos síntomas, debes acudir al veterinario lo antes posible para que pueda realizar las pruebas necesarias que ayuden a identificar la enfermedad y tratarla.

Recuerda que estos resultados no están destinados a sustituir el consejo veterinario profesional, el diagnóstico o el tratamiento.
1 veterinario ha respondido
Veterinario Erika Deis
Erika Deis

Hola como va? Atiendo en el centro peru 1202 de ciudad de Mendoza, te dejo mi cel escribime por whatsapp 2616625763

hace 2 meses